Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Internacional

La posición global de EE.UU. se desmorona

Joe Biden necesita un nuevo equipo de seguridad nacional ya.

Un “ataque complejo, coordinado y deliberado” fue como John Kirby, el secretario de prensa del Pentágono, describió el lunes un reciente asalto con drones a un puesto militar estadounidense en Siria que ayuda a entrenar a los aliados locales para luchar contra el ISIS. Se llevó a cabo con hasta cinco drones iraníes, lanzados por apoderados iraníes, y realizado con la ayuda y la bendición de Irán.

Veremos si hay algún tipo de respuesta de Estados Unidos.

El gobierno de Biden sigue desesperado por conseguir que Irán vuelva a la mesa de negociaciones para firmar un acuerdo nuclear que liberaría miles de millones de dólares de financiación que Irán puede utilizar para realizar más ataques de este tipo.

Joe Biden, habla sobre los planes de gasto social de su administración, desde la Sala Este de la Casa Blanca en Washington, DC. Foto de Nicholas Kamm / AFP.

Joe Biden, habla sobre los planes de gasto social de su administración, desde la Sala Este de la Casa Blanca en Washington, DC. Foto de Nicholas Kamm / AFP.

También el lunes, David Sanger, de The New York Times, informó de que una agencia de inteligencia rusa, la SVR, está de nuevo inmersa en una campaña “para perforar miles de redes informáticas del gobierno, las empresas y los grupos de reflexión de Estados Unidos”, según los expertos en ciberseguridad de Microsoft.

Esto se produce apenas unos meses después de que el presidente Joe Biden advirtiera personalmente a Vladimir Putin de que no debía reanudar este tipo de ataques, al tiempo que se mostraba indulgente con las sanciones que Estados Unidos había impuesto por las anteriores intrusiones.

Al mismo tiempo, Biden anunció que “ahora es el momento de desescalar“.

Parece que su homólogo ruso no está de acuerdo.

Luego está el brusco y preocupante aumento de los vuelos militares chinos que se acercan al espacio aéreo de Taiwán.

La idea de que Pekín intente apoderarse de la democracia isleña por la fuerza ha pasado, en cuestión de semanas, de ser una perspectiva remota a una posibilidad clara.

Biden ha afirmado en repetidas ocasiones que Estados Unidos tiene la obligación, en virtud del tratado, de acudir en defensa de Taiwán en caso de ataque, la última vez en su intervención en la CNN la semana pasada.

Las aclaraciones posteriores de la Casa Blanca han reconocido que Estados Unidos está obligado por la Ley de Relaciones con Taiwán sólo a proporcionar lo suficiente para la autodefensa de Taiwán, sin una garantía explícita de intervención militar estadounidense.

En otras palabras, en uno de los principales retos de la política exterior de nuestro tiempo, el presidente no puede aclarar sus datos.

En otro, parece que no consigue transmitir su mensaje.

En el tercero, no está claro si existe una política coherente.

La posición de Estados Unidos en el mundo como un aliado creíble para los amigos asediados y un enemigo serio para los enemigos aventureros se está desmoronando visiblemente.

Las raíces de este declive se remontan a años atrás, y las culpas a repartir son casi infinitas.

Pero Biden fue elegido con una promesa de sabiduría, experiencia y competencia.

¿Puede alguien decir seriamente que hemos conseguido eso?

Y no se trata sólo de Taiwán, Irán y Rusia.

La administración entró en el cargo con una idea de hacia dónde pensaba que se dirigía el mundo.

La salida de Donald Trump mejoraría drásticamente las relaciones con nuestros aliados y al menos facilitaría la diplomacia con nuestros adversarios.

Una política más humana en la frontera sur aliviaría la crisis humanitaria.

La carga de la pandemia se aliviaría sustancialmente para el 4 de julio.

Haríamos una salida segura y popular de Afganistán para el 11 de septiembre. La economía prosperaría.

Ahora, todas las expectativas se han desviado, con pocos indicios de que la administración haya pensado en lo que podría salir mal, y mucho menos en la planificación en caso de que lo hiciera.

¿Afganistán?

“No va a haber ninguna circunstancia en la que se vea a la gente siendo levantada desde el tejado de una embajada”, dijo el presidente en julio, apenas un mes antes de que el mundo viera a miles de afganos suplicando ser sacados por aire de un país que se rendía a los fanáticos.

¿Relaciones con los aliados?

“El presidente Biden dice que no escucha críticas de los aliados de Estados Unidos sobre la caótica retirada de Afganistán y el colapso del gobierno”, informó Steven Erlanger del Times en agosto.

“Pero las críticas en Europa, al menos, son fuertes y persistentes”.

¿La frontera?

En marzo, Biden aseguró al país que el aumento de la migración era meramente estacional y que “ocurre cada año en solitario”.

En cambio, los encuentros de la Patrulla Fronteriza con los migrantes alcanzaron un récord en el último año.

¿Y la economía?

En julio, el presidente desestimó el aumento de los precios como “esperado, y se espera que sea temporal”.

Titular actual en el Times: “El aumento de los precios, que antes se consideraba temporal, amenaza la agenda de Biden”.

Incluso el único logro estratégico genuino de la administración -el acuerdo de submarinos nucleares entre Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia, firmado a expensas de Francia- fue una chapuza.

Esperen que París sirva su venganza diplomática en frío la próxima vez que necesitemos su ayuda.

Todos estos errores no son forzados.

Y todos ellos recaen, en última instancia, en el presidente: un doloroso recordatorio, como dijo con agudeza el ex secretario de Defensa Robert Gates en 2014, de que Biden tiene un largo historial de estar en el lado equivocado de las principales cuestiones de política exterior y seguridad nacional.

Pero también es cierto que el presidente está siendo mal aconsejado.

Estados Unidos necesita desesperadamente que la presidencia de Biden tenga éxito.

Y el mundo necesita desesperadamente que Estados Unidos tenga éxito.

La alternativa a una presidencia fallida de Biden no es un cambio de administración.

Es una transformación del orden global que nos deja más pobres, más vulnerables y más susceptibles a los cantos de sirena de los populistas antiliberales, incluidos los de casa.

El consejo más importante para el presidente:

Reúna ya un nuevo equipo de seguridad nacional.

Sea el hombre más grande e invite a gente como Gates a unirse a él.

Noticias relacionadas