Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Politica

Ruta de la Seda: China presiona por un acuerdo millonario con la Argentina

La largamente discutida adhesión de Argentina al convenio se habló en la entrevista que el fin de semana mantuvo el canciller Santiago Cafiero con su par Wang Yi.

Durante el fin de semana, en el contexto de la cumbre del G20 que tuvo lugar en Roma, el canciller Santiago Cafiero mantuvo una reunión con su par chino, Wang Yi, con quien intercambió planteos por la agenda de un acuerdo millonario, en la que conviven intenciones compatibles pero colisionan tiempos diferentes.

En particular porque, como dejaron plasmados los funcionarios chinos en un comunicado de la agencia Xinhua, el gobierno de Xi Jinping quiere firmar “lo antes posible” la adhesión de Argentina a su iniciativa mega millonaria de obras de infraestructura conocida como la nueva Ruta de la Seda.

“Wang elogió la respuesta activa de Argentina para la construcción conjunta de la Ruta de la Seda y dijo que China está dispuesta a firmar un memorándum de entendimiento de cooperación con el país sudamericano lo antes posible para promover aún más la sinergia de sus respectivas estrategias de desarrollo”, dijo Xinhua el domingo a la noche. Esa intención no está en el comunicado argentino sobre el mismo encuentro.

El embajador en Beijing, Sabino Vaca Narvaja con el canciller chino Wang Yi.

El embajador en Beijing, Sabino Vaca Narvaja con el canciller chino Wang Yi.

También son diferentes las informaciones que se difundieron sobre los proyectos de inversión: la razón de ello es el hecho de que el Gobierno no puede avanzar en la relación con China en aspectos que irritan a Washington, y menos aún hasta tanto no se cierre un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, para el que que el Gobierno necesita el apoyo directo de los Estados Unidos.

“Las dos partes deben fortalecer la cooperación en inversión y financiamiento, energía y minería, electricidad y otros campos y ampliar la colaboración en nuevas áreas como la aeroespacial, las comunicaciones, la Antártida y los océanos”, dijeron los funcionarios chinos en referencia a la bilateral Cafiero-Wang y en la que la diplomacia china afirmó estar “dispuesta a continuar proporcionando vacunas e insumos médicos para ayudar a Argentina a superar la pandemia en una fecha temprana”.

En rigor, el borrador del memorándum de entendimiento para la adhesión argentina a la Ruta de la Seda china ya está listo hace un año en ambas cancillerías, en Buenos Aires y Beijing. Lo trabajaron los embajadores Sabino Vaca Narvaja -que ya estuvo con el canciller Wang- y Yang Wanming, antecesor de Zou Xiaoli, en la embajada porteña. Estaba en el escritorio, incluso del ex ministro Felipe Solá.

Sin embargo, como todo memorándum de entendimiento, se trata de un acuerdo preliminar con generalidades, a las que hay que llenar de contenido, y ese es el punto en el que el gobierno de Alberto Fernández no avanza.

Si bien China permanece aún fuertemente cerrada debido a la pandemia, la visita de Fernández a Beijing, que estuvo programada para mayo de este año, se pasó para febrero de 2022.

Para entonces, los chinos quieren que Xi y Fernández firmen de una vez la entrada argentina a la Ruta de la Seda, de la que ya son parte varios paises latinoamericanos como Uruguay, Ecuador, Venezuela, Chile, Uruguay, Bolivia, Costa Rica, Cuba y Perú.

Pero en el Gobierno argentino afirman que lo siguen estudiando. No definen. Y afirman que si bien han dado el “sí”, buscan “el momento conveniente”. Y aseguran que “solo se están estudiando las ventajas en financiamiento de infraestructura, desarrollo productivo, las pymes argentinas y financiamiento”.

Los chinos están insatisfechos con aquella alianza estratégica integral que se acordó con Cristina Kirchner cuando la ex presidenta les dio incluso tierras en Neuquén para que levantaran una base cívico militar de exploración del espacio profundo, que es uno de los grandes puntos de rispidez de la hoy vicepresidenta con los Estados Unidos.

Desde entonces, los chinos han querido avanzar con la construcción de las represas en Santa Cruz, con la construcción de la central nuclear, con la venta de equipamiento militar y con otros proyectos que tanto el gobierno de Mauricio Macri como el de Fernández frenaron buscando hacer equilibrio con EE.UU.

Durante sus visitas a la Argentina, los consejeros en seguridad de Joe Biden, Jake Sullivan y Juan González, se quejaron de la diplomacia china y rusa sobre las vacunas contra el coronavirus y también hablaron explícitamente contra la avanzada asiática para vender en esta región el 5G en la telefonía móvil y las telecomunicaciones.

Noticias relacionadas