Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Internacional

Por qué millones de trabajadores en Estados Unidos están renunciando a sus empleos

4,4 millones lo hicieron en septiembre. Es la cifra más alta en dos décadas. Los motivos.

Más de 4,4 millones de trabajadores renunciaron voluntariamente a sus empleos en septiembre, según informó el viernes el Departamento de Trabajo. Esta cifra es superior a los 4,3 millones de agosto y es la más alta en las dos décadas que el gobierno lleva registro.

Casi un millón de trabajadores abandonaron sus puestos de trabajo sólo en el sector del entretenimiento y la hotelería, lo que refleja la fuerte competencia por los trabajadores en este sector, a medida que las empresas se recuperan de los cierres provocados por la pandemia del año pasado.

A fines de septiembre había 10,4 millones de puestos de trabajo vacantes en Estados Unidos. Esta cifra es inferior al récord de 11,1 millones registrado en julio, antes de que la propagación de la variante delta del coronavirus provocara una caída de las ventas en algunas empresas.

Pero la demanda de mano de obra sigue siendo extraordinariamente alta según los estándares históricos: antes de la pandemia, el récord de ofertas de empleo en un mes era de 7,6 millones en noviembre de 2018. El Departamento de Trabajo revisó su estimación de vacantes en agosto a 10,6 millones.

Crece la oferta de empelo y pero no la fuerza laboral

Hubo aproximadamente 75 trabajadores desempleados por cada 100 vacantes en septiembre, la proporción más baja registrada. Datos separados publicados la semana pasada por el Departamento de Trabajo mostraron que el crecimiento del empleo repuntó en octubre, pero que la fuerza laboral apenas creció.

“La demanda sigue aumentando sin que haya un aumento compensatorio del talento”, dijo Ryan Sutton, director de distrito de Robert Half International, una empresa de contratación de personal. “Hasta que lleguen nuevos talentos, hasta que consigamos que los empleados que están al margen vuelvan al mercado, es muy probable que esto continúe”.

Las razones

Los economistas citan una serie de razones para el lento retorno. La pandemia sigue perturbando el cuidado de los niños, lo que dificulta el trabajo de algunos padres; otros trabajadores están preocupados por contraer el virus o contagiarlo a familiares de alto riesgo. Además, muchos estadounidenses han acumulado sus ahorros durante la pandemia, lo que les ha permitido elegir mejor sus trabajos.

Es probable que estos factores se reduzcan a medida que la pandemia disminuya y los ahorros se reduzcan. Pero hay otros cambios que podrían ser más duraderos.

En una nota de investigación publicada el viernes, los economistas de Goldman Sachs observaron que aproximadamente dos tercios de las personas que habían abandonado la población activa durante la pandemia eran mayores de 55 años; muchos de ellos se han jubilado y es poco probable que vuelvan a trabajar.

La escasez de mano de obra está dando ventaja a los trabajadores en las negociaciones. Los salarios han subido mucho en los últimos meses, sobre todo en los empleos de servicios, aunque en otros sectores la remuneración va por detrás del ritmo de la inflación.

El reciente aumento del número de trabajadores que renuncian sugiere que muchos están aprovechando su ventaja para aceptar trabajos mejor pagados o para buscarlos.

Al mismo tiempo, la escasez de personal en muchas empresas puede estar sometiendo a estrés a los trabajadores restantes, lo que lleva a más personas a abandonar sus puestos de trabajo.

Las industrias que requieren que la mayoría de los empleados trabajen en persona, como la industria manufacturera, el comercio minorista y la atención sanitaria -así como el entretenimiento y la hotelería- registran los mayores aumentos en la tasa de trabajadores que abandonan sus puestos de trabajo.

“Estamos observando un gran aumento de los abandonos en los sectores que tienen más dificultades para contratar en estos momentos”, afirma Nick Bunker, director de investigación económica del portal de empleo Indeed.

Kaylie Sweeting en Holmdel, Nueva Jersey. Foto: Bryan Anselm / The New York TimesKaylie Sweeting en Holmdel, Nueva Jersey. Foto: Bryan Anselm / The New York Times

Kaylie Sweeting trabajó como camarera en Millburn, Nueva Jersey, durante la mayor parte de la pandemia, a pesar de la preocupación por interactuar con clientes no enmascarados y la frustración por los bajos salarios. Pero cuando el restaurante presionó a un colega para que fuera a trabajar enfermo este verano, Sweeting renunció.

“El trabajo ya no merecía en absoluto la pena”, dijo. “Me dolía que una empresa a la que daba mi tiempo no pareciera priorizarme a mí o a mi seguridad“.

Así que Sweeting, de 23 años, y su pareja, cocinero, decidieron tomar el dinero que habían ahorrado para comprar una casa y abrir su propio restaurante vegano.

Hace poco firmaron un contrato de alquiler y están empezando las reformas, con planes de abrir a principios del año que viene. Intentan aplicar las lecciones que han aprendido como empleados, prometiendo buenos salarios, tiempo libre pago y otros beneficios básicos que los trabajos en restaurantes en general no brindan.

“Me encanta el sector”, dice Sweeting. “Simplemente no me gusta la forma en que se gestiona. Siento que la única forma de cambiarlo es que uno mismo haga el cambio”.

Noticias relacionadas