Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Internacional

Ella tenía corona y ahora podemos ver su cara

Una nueva investigación resuelve los misterios relacionados con un enterramiento de un antiguo pueblo europeo.

Este año, los arqueólogos anunciaron el descubrimiento de un notable entierro doble de 3.700 años de antigüedad en Murcia, España.

Los esqueletos de un hombre y una mujer estaban cubiertos de plata: aros, brazaletes, anillos y, sobre todo, una diadema de plata que había brillado en la cabeza de la mujer.

El lugar de enterramiento, y en particular la corona y otras galas que acompañaban a la mujer, apuntaban a una cultura europea premoderna en la que las mujeres podían tener un poder considerable.

Los esqueletos fueron desenterrados en una gran tinaja ovoide en La Almoloya, un asentamiento clave de la cultura de El Argar, que es uno de los primeros ejemplos de una sociedad en Europa con una burocracia gobernante, fronteras geopolíticas y otras características de un estado avanzado.

Doce rostros reconstruidos del cementerio de La Almoloya, en España. El hombre de la parte inferior izquierda, con la barbilla retraída, se conoce como AY38/2. Foto Joana Bruno/ASOME/Universidad Autónoma de Barcelona vía The New York Times.Doce rostros reconstruidos del cementerio de La Almoloya, en España. El hombre de la parte inferior izquierda, con la barbilla retraída, se conoce como AY38/2. Foto Joana Bruno/ASOME/Universidad Autónoma de Barcelona vía The New York Times.

Aunque la política de género de El Argar sigue siendo objeto de debate, un par de proyectos de investigación complementarios están resolviendo misterios en este lugar de enterramiento.

Uno de ellos ha puesto rostro a la mujer, al hombre y a otras personas enterradas en La Almoloya, mientras que el otro está completando una intrigante historia genética del pueblo de El Argar.

Joana Bruno, estudiante de doctorado de la Universidad Autónoma de Barcelona, creó representaciones faciales digitales de 36 personas enterradas en La Almoloya.

En el enterramiento, dijo, “no sólo tenemos la mayor parte de la parte facial de los cráneos completa, sino que también tenemos la mandíbula, que es una parte muy importante de lo que constituye el contorno inferior de la cara”.

La investigación forma parte de su tesis doctoral; los resultados aún no se han publicado en una revista revisada por expertos.

Utilizando una combinación de métodos de reconstrucción facial, conocimientos anatómicos y programas informáticos, Bruno creó una serie de rostros con tonos grises y representados de perfil, cuyas narices y orejas distintivas se hacen más prominentes por la falta de pelo.

Las reconstrucciones tienen expresiones faciales intencionadamente neutras para poder compararlas.

La tumba de la mujer coronada de plata en Al Almaloya, en España. Una nueva investigación resuelve los misterios relacionados con el enterramiento de La Almoloya y revela la historia genética de un antiguo pueblo europeo. Foto ASOME/Universidad Autónoma de Barcelona vía The New York Times.La tumba de la mujer coronada de plata en Al Almaloya, en España. Una nueva investigación resuelve los misterios relacionados con el enterramiento de La Almoloya y revela la historia genética de un antiguo pueblo europeo. Foto ASOME/Universidad Autónoma de Barcelona vía The New York Times.

“Intentamos utilizar estos rostros para ver si el parecido entre ciertos rasgos puede apuntar a una relación genética compartida” entre los cuerpos, dijo Bruno.

La mujer rica en plata murió alrededor del 1.700 a.C., durante la última fase de la cultura de El Argar.

La parte superior de su cráneo no sobrevivió a los milenios, pero un breve vídeo de Bruno la muestra con una nariz larga y estrecha y gruesos tapones de plata en los lóbulos de las orejas.

La reconstrucción facial digital del hombre enterrado junto a ella (conocido como AY38/2) muestra que tenía la mandíbula hundida, o retrognatismo. Una niña enterrada cerca (AY30/2) tenía el mismo rasgo.

Bruno propuso que ambos estaban emparentados, y el análisis genómico le dio la razón.

El hombre era el padre de la niña.

“El hecho de que AY38/2 sea el padre de AY30/2 da más apoyo al retrognatismo como marcador relevante de las poblaciones argáricas”, dijo Cristina Rihuete Herrada, profesora de prehistoria de la Universidad Autónoma de Barcelona y una de las descubridoras del enterramiento.

Bruno también modeló el rostro de un niño hallado en el enterramiento.

Cuando lo dibujó digitalmente, aparecieron sus ojos inusualmente abiertos.

El hipertelorismo puede estar causado por una serie de trastornos genéticos.

Elasentamiento argárico de la Edad de Bronce en La Bastida, en España. Los investigadores están analizando los genomas de 33 personas que fueron enterradas aquí. Foto ASOME/Universidad Autónoma de Barcelona vía The New York Times.Elasentamiento argárico de la Edad de Bronce en La Bastida, en España. Los investigadores están analizando los genomas de 33 personas que fueron enterradas aquí. Foto ASOME/Universidad Autónoma de Barcelona vía The New York Times.

Entender las relaciones genéticas de los cuerpos de Almoloya con otros de la Península Ibérica era el objetivo de otro estudio, publicado el miércoles en Science Advances.

Los investigadores analizaron los genomas de 67 personas enterradas en La Almoloya, incluida la mujer coronada de plata, y 33 enterradas en el yacimiento argárico de La Bastida.

A continuación, los investigadores los compararon con los genomas de casi 200 personas encontradas en lo que hoy es España y Portugal, abarcando los años 3.300 a.C. a 1.000 a.C.

Este período incluye la transición de la Edad del Cobre a la Edad del Bronce, en torno al 2.200 a.C.

Fue una época de agitación social en China, Oriente Próximo, Egipto y Europa, que puede haber sido incitada por un siglo de intenso cambio climático, durante el cual los entornos se volvieron mucho más secos.

En la baja península ibérica, la delimitación entre las dos épocas es especialmente nítida.

Los yacimientos de la Edad del Cobre contienen estructuras funerarias monumentales, mega-asentamientos fortificados y artefactos que proceden de lugares lejanos.

Pero este estilo de vida se abandonó en gran medida a principios de la Edad del Bronce.

Los de El Argar prefirieron los grandes asentamientos en las cimas de las colinas, como La Almoloya, y sus entierros eran más íntimos, con una o dos personas enterradas.

Su cerámica, armas especializadas y artefactos de bronce, plata y oro eran claramente diferentes.

Los investigadores descubrieron que la genética argárica reflejaba este cambio.

Basándose en el ADN extraído de los dientes y los huesos del cráneo, descubrieron que, tras la transición de la Edad del Cobre a la del Bronce, El Argar tenía vínculos genéticos con una población de Europa Central conocida como pueblo estepario.

Los investigadores también hallaron una sorprendente división por sexos en los yacimientos argáricos.

Según su ADN mitocondrial, transmitido de madre a hijo, las mujeres y las niñas descendían en su mayoría de la población local.

Sin embargo, los hombres y los niños estaban emparentados en su inmensa mayoría con los habitantes de la estepa, y no tenían prácticamente ninguna herencia genética de la población local.

Los hombres y los niños, rastreados a través de sus cromosomas Y, pertenecían a una población genética que ahora se encuentra entre las más comunes de Europa Occidental, pero que era relativamente nueva en la Península Ibérica hace 4.200 años.

Aproximadamente un siglo después de su llegada, estos hombres de ascendencia esteparia sustituyeron por completo a los hombres ibéricos locales, y tuvieron muchos hijos con las mujeres locales.

Cuando los investigadores estudiaron estos genomas, surgió otra diferencia de género.

“Los hombres tienen muchos parientes en el yacimiento, mientras que las mujeres tienen menos”, explica Vanessa Villalba-Mouco, investigadora postdoctoral del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Alemania y autora del estudio.

De los 30 genomas de mujeres adultas que los investigadores secuenciaron en La Almoloya, ninguna estaba emparentada con otra.

Tenían hijos -como la hija pequeña de la mujer coronada de plata-, pero aparentemente estaban solas.

El yacimiento no contiene pruebas de colonización o violencia, pero tampoco tiene una explicación fácil para estas relaciones genéticas.

“No sabemos si es el resultado de que los hombres enviudaran y tuvieran cónyuges secuenciales o, por el contrario, de prácticas poligámicas“, dijo Rihuete-Herrada, coautor del estudio genético.

Pero los investigadores no creen que el descubrimiento genético contradiga la idea de que las mujeres tenían cierto poder en El Argar.

Una posibilidad, dijo Rihuete-Herrada, es que las mujeres de los distintos asentamientos enviaran “a sus hijas en alianza con otros grupos dirigidos igualmente por líneas femeninas”.

Las únicas otras diademas de plata argáricas se encontraron con mujeres.

David Reich, experto en ADN antiguo de la Facultad de Medicina de Harvard, dijo que ese cambio casi completo del cromosoma Y podría haber ocurrido cuando las poderosas mujeres locales formaron alianzas con hombres extranjeros.

“Tal vez dijeron: ‘Oh, hay estos hombres extranjeros de élite que tienen cultura o religión o algún grado de poder militar o tierras’. Y así se produce un rechazo total o parcial de la población masculina local”, dijo Reich, cuyos datos en un estudio de 2019 sobre la historia genómica de la Península Ibérica se utilizaron en la investigación actual.

Aunque el estudio se centra en la genética de la población a escala regional, también hay detalles sobre algunos individuos en los datos.

El análisis del fenotipo sugiere que la mayoría de ellos tenían los ojos marrones, el pelo castaño o negro y la piel, en general, de tono medio.

Unos pocos eran pelirrojos.

Y los investigadores también encontraron indicios de trastornos genéticos.

Una de las niñas tenía trisomía X, es decir, tres cromosomas X, lo que está relacionado con una serie de trastornos.

Sus entierros, sin embargo, eran típicos de La Almoloya.

La mujer de la corona de plata, por ejemplo, tenía la tumba más rica, así como una columna vertebral acortada y fusionada y un pulgar izquierdo atrofiado.

“Lo importante aquí es que las personas potencialmente discapacitadas no fueron tratadas de forma diferente y, desde luego, no fueron excluidas“, dijo Rihuete-Herrada.

El siguiente paso en su investigación es tratar de establecer vínculos familiares entre las personas de La Almoloya basándose en sus ubicaciones, entornos de vivienda y entierros, lo que informará de su comprensión de la estructura social argárica, incluyendo si era patrilineal o matrilineal, dijo Rihuete-Herrada.

Volker Heyd, profesor de arqueología prehistórica de la Universidad de Helsinki, dijo que los estudios de parentesco basados en la genética como éstos suponen una “clara revolución” en nuestra comprensión de las conexiones humanas.

“Hasta ahora, el parentesco sólo podía evaluarse con investigaciones etnográficas o con un poco de registros históricos”, dijo Heyd, que no participó en el estudio.

Pero ahora, dijo, los científicos pueden estudiar “patrones que a veces se remontan a miles de años y que siguen siendo visibles”.

Villalba-Mouco también está enviando los datos del fenotipo de su estudio a Bruno, para que pueda añadir el color de los ojos, la piel y el pelo a sus reconstrucciones de las canas.

Bruno dijo que se sentía “bastante privilegiada por ser la primera persona en ver sus rostros emergiendo de los cráneos después de tantos años.”

Noticias relacionadas