Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Internacional

Descubren a un nuevo tipo de antepasado humano

Huellas, descubiertas en Tanzania en 1976, fueron dejadas por un homínido no identificado, o ancestro humano primitivo, hace más de 3,6 millones de años.

Unas huellas fosilizadas que se encontraron en Tanzania en la década de 1970, y que se descartaron durante décadas por haber sido hechas por osos, podrían haber sido dejadas por un ancestro humano primitivo no identificado hace unos 3,6 millones de años, según sugiere una nueva investigación.

Las huellas se descubrieron en 1976 cerca del yacimiento de Laetoli, en el norte de Tanzania, donde, dos años más tarde, la paleontóloga Mary Leakey y su equipo encontraron otro conjunto de huellas -que se cree que fueron hechas por la misma especie que dejó el famoso esqueleto de “Lucy”- que ofrecía la primera prueba clara de que los primeros humanos caminaban con dos pies.

Una de las huellas excavadas en 1976, a la izquierda, y una huella que se encontró cerca dos años después, que se cree que fue hecha por la misma especie que dejó el famoso esqueleto de "Lucy". De izquierda a derecha: Jeremy DeSilva/Dartmouth; Eli Burakian/Dartmouth vía The New York Times)Una de las huellas excavadas en 1976, a la izquierda, y una huella que se encontró cerca dos años después, que se cree que fue hecha por la misma especie que dejó el famoso esqueleto de “Lucy”. De izquierda a derecha: Jeremy DeSilva/Dartmouth; Eli Burakian/Dartmouth vía The New York Times)

El primer juego de huellas quedó eclipsado.

La sugerencia de un paleoantropólogo de que podían ser huellas de oso no hizo más que disminuir el interés por el descubrimiento, y las huellas habían sido olvidadas por los arqueólogos hasta ahora.

Pero un estudio basado en un nuevo análisis de esas huellas, publicado la semana pasada en la revista Nature, indica que fueron hechas por un hominino no identificado, o un humano primitivo.

Los hallazgos sugieren que la especie de Lucy, Australopithecus afarensis, no era el único homínido que caminaba por la Tierra hace 3,6 millones de años.

“La marcha erguida es una característica definitoria de nuestro linaje”, dijo Jeremy DeSilva, profesor asociado de antropología en Dartmouth y autor principal del estudio.

“Es un sello distintivo del ser humano. A pesar de ello, nuestra comprensión de los orígenes y la evolución de la locomoción bípeda es algo que todavía estamos tratando de averiguar.”

Ellison McNutt, profesor adjunto del Heritage College of Osteopathic Medicine de la Universidad de Ohio y autor principal del estudio, buscaba una mejor comprensión de las posturas que precedieron al bipedismo.

A través de su investigación sobre los osos y sus movimientos, dio con el conjunto de cinco huellas que habían sido parcialmente excavadas en 1976 y pensó que podrían ayudar a desentrañar el misterio de lo que llevó a los humanos a caminar sobre dos piernas.

Las huellas, conocidas como el rastro A, tenían una forma inusual, como una versión más corta y robusta de una huella humana moderna.

Mostraban un movimiento de caminar con pasos cruzados -no muy diferente al de una modelo en una pasarela- en el que cada pie cruza la línea media del cuerpo para tocar el suelo delante del otro.

Los investigadores afirmaron que la relación entre la anchura y la longitud de las huellas indicaba que habían sido realizadas por una especie diferente a la de Lucy, que no compartía una trayectoria evolutiva con los chimpancés.

El pie es más ancho que el de un humano primitivo típico, dijeron los investigadores, y el patrón de cruce que muestran las huellas sólo puede darse si una especie camina sobre dos piernas, con la ayuda de las caderas.

Los investigadores grabaron casi 60 horas de vídeo de osos negros americanos salvajes.

La postura y el movimiento bípedo sin ayuda se produjo sólo el 0,09% de las veces, dijeron.

Según el estudio, sólo una vez un oso dio cuatro pasos bípedos sin ayuda. Los arqueólogos concluyeron que esto “hace poco probable” que las huellas fosilizadas pertenecieran a un oso.

El hecho de que haya más de una especie de homínidos viviendo durante el mismo período de tiempo, caminando de forma un poco diferente con distintos tamaños de pies, “nos dice que no hubo una especie de camino único para nuestra evolución”, dijo McNutt.

“Y resulta que el tipo de camino que hacemos es el único que aún sobrevive en la actualidad”.

El estudio se produce en un momento en el que más investigaciones están desafiando y cambiando la comprensión de cómo muchas de las primeras especies humanas ocuparon la tierra hace entre tres y 3,7 millones de años, durante lo que se conoce como la Época del Plioceno, dijo Stephanie M. Melillo, paleoantropóloga del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania. Melillo no participó en el estudio, pero resumió sus conclusiones para Nature.

William Harcourt-Smith, profesor asociado de antropología en el Lehman College e investigador asociado residente en el Museo Americano de Historia Natural, dijo que ambos conjuntos de huellas podrían haberse realizado con pocos días de diferencia.

“Lo novedoso de este hallazgo en particular es que se trata de huellas hechas casi exactamente en el mismo tiempo”, dijo Harcourt-Smith, que no participó en el estudio.

“Esto es lo más importante”, añadió.

“Es la pistola humeante de dos homínidos fósiles diferentes al mismo tiempo en el mismo paisaje, si es que ambos son efectivamente homínidos”.

Pero Tim D. White, paleoantropólogo y profesor de biología integradora en la Universidad de California, Berkeley, se mostró escéptico y dijo que era “un paso demasiado lejos” concluir que se había identificado una nueva especie de homínido.

White, que estuvo presente en las excavaciones de ambos conjuntos de huellas en Laetoli, dijo que las diferencias entre ellos eran mínimas, y no suficientes para indicar definitivamente la existencia de otra especie bípeda.

Cuando las huellas están hechas en ceniza volcánica, como era el caso de éstas, las huellas en sus capas más profundas pueden desviarse, ser más planas o más anchas, cambiando su tamaño y forma, dijo.

Los expertos estuvieron de acuerdo en que la nueva investigación refuta la hipótesis original de que las huellas del rastro A habían sido hechas por osos.

No hay osos en el registro fósil de Laetoli, dijo White.

Los investigadores dijeron que tenían previsto seguir excavando en el lugar en busca de más huellas.

Noticias relacionadas