Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Coronavirus

Israel comienza a estudiar la eficacia de la cuarta dosis de la vacuna

Se espera que en los próximos días se decida si se ofrece la inyección adicional y para quién.

Un hospital israelí comenzó el lunes un estudio para probar la seguridad y la eficacia de una cuarta dosis de una vacuna contra el COVID-19, mientras las autoridades sanitarias siguen deliberando sobre el despliegue de las cuartas vacunas para las personas vulnerables en todo el país.

Funcionarios del Centro Médico Sheba, cerca de Tel Aviv, dijeron que su estudio era el primero de este tipo e implicaba la administración de una inyección adicional a 150 miembros del personal médico que habían recibido una tercera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech hace al menos cuatro meses.

Participando en un ensayo, un trabajador médico recibió una cuarta inyección el lunes en el Centro Médico Sheba, cerca de Tel Aviv.Crédito...Ronen Zvulun/ReutersParticipando en un ensayo, un trabajador médico recibió una cuarta inyección el lunes en el Centro Médico Sheba, cerca de Tel Aviv.Crédito…Ronen Zvulun/Reuters

Las medidas adoptadas en Israel, uno de los primeros líderes en la vacunación contra el COVID, están siendo observadas de cerca mientras los gobiernos de todo el mundo se esfuerzan por encontrar la manera de hacer frente a la variante omicron, que se está extendiendo rápidamente y que está provocando un número récord de nuevas infecciones en algunas partes de Estados Unidos, Europa y otros lugares. Aunque algunos estudios sugieren que las infecciones omicrón son más leves que las causadas por otras variantes, los aumentos ya están poniendo a prueba los sistemas de salud, y los expertos advierten que podrían provocar muchas más muertes.

Dado que los estudios demuestran que las vacunas COVID siguen protegiendo a las personas de enfermar gravemente de omicron, un grupo de expertos médicos que asesora al gobierno israelí recomendó la semana pasada que las autoridades sanitarias ofrezcan una cuarta vacuna a las personas de 60 años o más, a las que tienen una inmunidad más débil y a los trabajadores médicos.

La propuesta está a la espera de la aprobación formal del Ministerio de Sanidad, pero se ha cuestionado si la recomendación era prematura dada la falta de datos sobre los efectos de una cuarta vacuna.

No está claro si el ministerio esperará a los resultados del estudio del hospital para hacer su recomendación.

El grupo consultivo reconoció la incertidumbre sobre los efectos de la omicron, pero señaló las pruebas de disminución de la inmunidad en las personas que estuvieron entre las primeras que recibieron una tercera dosis en agosto.

Los datos israelíes mostraron una duplicación de la tasa de infección por la variante delta, entonces dominante, entre el grupo de edad de más de 60 años en los cuatro o cinco meses siguientes a la tercera inyección.

Israel, un país relativamente pequeño con un sistema de salud pública eficiente, fue líder en la introducción de la primera ronda de vacunas contra el COVID y, posteriormente, en la administración de vacunas de refuerzo, lo que lo sitúa en una posición que le permite evaluar con prontitud la eficacia de las vacunas y la rapidez con que desaparece la protección.

La mayoría de los miembros del grupo consultivo argumentaron que los beneficios potenciales de una cuarta dosis superaban cualquier riesgo, y que no había tiempo que perder para tomar decisiones que protegieran a los más susceptibles.

Pero otros expertos argumentaron que no se sabía lo suficiente sobre los efectos de una cuarta inyección, y algunos científicos han planteado la preocupación de que demasiadas inyecciones podrían causar una especie de fatiga del sistema inmunológico, comprometiendo la capacidad del cuerpo para luchar contra el virus, especialmente entre las personas mayores.

Ambos funcionarios pidieron el anonimato para comentar el processo.

Las noticias israelíes dicen que el ministerio está considerando autorizar una cuarta inyección para personas de 70 años o más, en lugar de 60, y quizás no para todo el personal médico.

El ministerio está ayudando a realizar el estudio en el Centro Médico Sheba.

Se esperan los primeros resultados en unos días.

Gili Regev-Yochay, directora de la unidad de epidemiología de enfermedades infecciosas del hospital, y lider del estudio, dijo a los periodistas que ella fue una de las voces discrepantes en la reunion de la semana pasada del panel asesor.

Dijo que creía que la recomendación de una cuarta dosis abarcaba una población demasiado amplia y que era posible que la inmunidad de muchas personas de 60 años o de los trabajadores sanitarios más jóvenes siguiera siendo fuerte luego de la tercera dosis.

Pero dada la incertidumbre que rodea a la omicron, añadió:

“Eso es lo que pienso hoy, pero quizá dentro de una semana piense de forma diferente”

Noticias relacionadas