Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Salud

El estrés podría ser el peor enemigo de tu corazón

El estrés psicológico activa el centro del miedo en el cerebro, poniendo en marcha una cascada de reacciones que pueden conducir a ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Probablemente conozca los principales factores de riesgo de las enfermedades cardíacas: presión arterial alta, colesterol alto, tabaquismo, diabetes, obesidad e inactividad física.

Y lo más probable es que su médico le haya examinado más de una vez para detectar estos riesgos y, espero, le haya ofrecido consejos o tratamiento para evitar un ataque al corazón o un ictus.

El esfuerzo físico puede teenr un imapcto menor en el riesgo cardíaco que el estres crónico. Foto Michael Holahan/The Augusta Chronicle via AP).El esfuerzo físico puede teenr un imapcto menor en el riesgo cardíaco que el estres crónico. Foto Michael Holahan/The Augusta Chronicle via AP).

Pero, ¿le ha preguntado también su médico por el nivel de estrés en su vida?

Estudios recientes indican que el estrés psicológico crónico puede ser tan importante -y posiblemente más- para la salud del corazón que los factores de riesgo cardíacos tradicionales.

De hecho, en las personas con un corazón poco sano, el estrés mental supera al físico como posible precipitante de ataques cardíacos mortales y no mortales y otros eventos cardiovasculares, según el último informe.

El nuevo estudio, publicado en noviembre en la revista JAMA, evaluó el destino de 918 pacientes con enfermedades cardíacas subyacentes, pero estables, para ver cómo reaccionaban sus cuerpos al estrés físico y mental.

Los participantes se sometieron a pruebas estandarizadas de estrés físico y mental para ver si sus corazones desarrollaban isquemia miocárdica -una reducción significativa del flujo sanguíneo a los músculos del corazón, que puede ser un desencadenante de eventos cardiovasculares- durante una o ambas formas de estrés.

Seguimiento

A continuación, los investigadores les hicieron un seguimiento de cuatro a nueve años.

Entre los participantes en el estudio que experimentaron isquemia durante una o ambas pruebas, esta reacción adversa al estrés mental se cobró un peaje significativamente mayor en los corazones y las vidas de los pacientes que el estrés físico.

Tenían más probabilidades de sufrir un infarto no mortal o de morir de una enfermedad cardiovascular en los años siguientes.

Ojalá lo hubiera sabido en 1982, cuando mi padre sufrió un ataque al corazón que casi lo mata.

Al salir del hospital, se le advirtió que no se excediera en los esfuerzos físicos, como no levantar nada que pesara más de 14 kilos.

Pero nunca se le advirtió sobre el estrés emocional excesivo ni sobre los riesgos de reaccionar de forma exagerada ante circunstancias frustrantes, como cuando el conductor que le precedía conducía demasiado despacio en una zona de prohibición de paso.

Las nuevas conclusiones subrayan los resultados de un estudio anterior que evaluó la relación entre los factores de riesgo y las enfermedades cardíacas en 24.767 pacientes de 52 países.

Se descubrió que los pacientes que experimentaron un alto nivel de estrés psicológico durante el año anterior a su entrada en el estudio tenían más del doble de probabilidades de sufrir un infarto durante un seguimiento medio de cinco años, incluso cuando se tenían en cuenta los factores de riesgo tradicionales.

El estudio, conocido como Interheart, demostró que el estrés psicológico es un factor de riesgo independiente para los infartos, similar en sus efectos dañinos para el corazón a los riesgos cardiovasculares más comúnmente medidos, explicó el Dr. Michael Osborne, cardiólogo del Hospital General de Massachusetts.

Pero, ¿qué ocurre con los efectos del estrés en las personas cuyo corazón sigue estando sano?

El estrés psicológico adopta muchas formas.

Puede producirse de forma aguda, causada por incidentes como la pérdida de un trabajo, la muerte de un ser querido o la destrucción de la casa en un desastre natural.

Un estudio reciente realizado en Escandinavia descubrió que en la semana siguiente a la muerte de un hijo, el riesgo de que los padres sufrieran un ataque al corazón era más de tres veces superior al esperado.

El estrés emocional también puede ser crónico, como resultado, por ejemplo, de una inseguridad económica continua, de vivir en una zona de alta criminalidad o de experimentar una depresión o ansiedad implacables.

Los padres en duelo del estudio escandinavo siguieron experimentando un elevado riesgo cardíaco años después.

Osborne participó con un equipo de expertos dirigido por el Dr. Ahmed Tawakol, también del Hospital General de Massachusetts, en un análisis de cómo reacciona el cuerpo al estrés psicológico.

Afirmó que las pruebas acumuladas sobre cómo responden el cerebro y el cuerpo al estrés psicológico crónico sugerían firmemente que la medicina moderna había estado descuidando un peligro de importancia crítica para la salud del corazón.

Todo comienza en el centro del miedo del cerebro, la amígdala, que reacciona al estrés activando la llamada respuesta de lucha o huida, lo que desencadena la liberación de hormonas que, con el tiempo, pueden aumentar los niveles de grasa corporal, la presión arterial y la resistencia a la insulina.

Además, según explicó el equipo, la cascada de reacciones al estrés provoca la inflamación de las arterias, favorece la coagulación de la sangre y deteriora la función de los vasos sanguíneos, todo lo cual favorece la aterosclerosis, la enfermedad arterial que subyace a la mayoría de los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares.

 Estudios

El equipo de Tawakol explicó que las neuroimágenes avanzadas permitieron medir directamente el impacto del estrés en diversos tejidos corporales, incluido el cerebro.

Un estudio anterior de 293 personas inicialmente libres de enfermedades cardiovasculares que se sometieron a escáneres de cuerpo entero que incluían la actividad cerebral tuvo un resultado revelador.

Cinco años más tarde, se comprobó que los individuos que tenían una actividad elevada en la amígdala presentaban niveles más altos de inflamación y aterosclerosis.

Traducción: Aquellos con un nivel elevado de estrés emocional desarrollaron evidencias biológicas de enfermedades cardiovasculares.

Por el contrario, según Osborne, “las personas que no están muy conectadas” son menos propensas a experimentar los efectos cardíacos del estrés.

Los investigadores están estudiando ahora el impacto de un programa de reducción del estrés denominado SMART-3RP (siglas de Stress Management and Resiliency Training-Relaxation Response Resiliency Program) en el cerebro, así como en los factores biológicos que favorecen la aterosclerosis.

El programa está diseñado para ayudar a las personas a reducir el estrés y fomentar la resiliencia mediante técnicas de mente y cuerpo como la meditación basada en la atención plena, el yoga y el tai chi.

Estas medidas activan el sistema nervioso parasimpático, que calma el cerebro y el cuerpo.

Incluso sin un programa formal, Osborne dice que las personas pueden minimizar las reacciones al estrés que dañan el corazón de su cuerpo.

Una de las mejores maneras es mediante el ejercicio físico habitual, que puede ayudar a amortiguar el estrés y la inflamación corporal que puede causar.

Dado que dormir mal aumenta el estrés y favorece la inflamación arterial, desarrollar buenos hábitos de sueño también puede reducir el riesgo de daños cardiovasculares.

Adopte un patrón consistente a la hora de acostarse y despertarse, y evite la exposición a la hora de acostarse a pantallas que emitan luz azul, como los teléfonos inteligentes y los ordenadores, o utilice filtros de luz azul para dichos dispositivos.

Practicar medidas relajantes como la meditación de atención plena, las técnicas calmantes que ralentizan la respiración, el yoga y el tai chi.

Varios medicamentos comunes también pueden ayudar, dijo Osborne.

Las estatinas no sólo reducen el colesterol, sino que también contrarrestan la inflamación arterial, lo que supone un beneficio cardiovascular mayor que el de sus efectos reductores del colesterol por sí solos.

Los antidepresivos, incluido el anestésico ketamina, también pueden ayudar a minimizar la excesiva actividad amigdalar y aliviar el estrés en las personas con depresión.

Noticias relacionadas