Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Medio Ambiente

Las orcas son capaces de matar y comer ballenas azules

Una manada de orcas atacó a una ballena azul, uno de tres eventos similares presenciados en Australia desde el 2019.

En marzo del 2019, científicos que estudiaban ballenas cerca del suroeste de Australia se toparon con un espectáculo que pocos habían visto antes:

una manada de orcas atacando brutalmente a una ballena azul.Más de una docena de orcas rodeaban al poderoso animal.

Ya le habían arrancado la aleta dorsal, y no podía evadir a los ágiles depredadores.

La población de ballenas azules podría estar recuperándose de la predación pesquera. Foto John Calambokidis, (AP Photo/Cascadia Research, John Calambokidis, File)La población de ballenas azules podría estar recuperándose de la predación pesquera. Foto John Calambokidis, (AP Photo/Cascadia Research, John Calambokidis, File)

El agua se tornó roja con la sangre de la enorme criatura, y flotaban pedazos de su carne.

Los científicos observaron a una orca abrirse paso a la fuerza en la boca de la ballena azul y darse un festín con su lengua.

Les tomó una hora a las orcas matar a la ballena azul y aparecieron otras 50 orcas para devorar el cadáver.

Las orcas, también conocidas como ballenas asesinas a pesar de ser miembros de la misma familia que los delfines, son superdepredadores que se sabe que se alimentan de casi todas las especies de ballenas grandes.

Pero van tras ballenatos y no adultos.

Ésta fue la primera vez que se observaron orcas matando y comiendo una ballena azul adulta.

El ataque fue el primero de tres eventos de este tipo presenciados entre el 2019 y 2021 y descritos en un artículo publicado en la revista Marine Mammal Science.

Una manada de orcas que acaba con una ballena azul es “el evento de depredación más grande sobre la Tierra, tal vez el más grande desde que los dinosaurios estuvieron aquí”, dijo Robert Pitman, ecólogo marino de la Universidad Estatal de Oregón y uno de los autores del artículo.“

Al acercarnos, nos asombramos con lo que estábamos viendo”, dijo Rebecca Wellard, fundadora del Proyecto ORCA, que atestiguó el ataque del 2019.

“Cuando te topas con un evento único como éste, creo que lleva un tiempo procesar lo que estás viendo”.

Las ballenas azules, las criaturas más grandes que existen, pueden crecer hasta 34 metros de largo, pero el animal atacado medía 21 metros, lo que generó dudas sobre si era joven.

Pero el equipo de Wellard pudo fotografiar a la ballena azul antes de que las orcas la hicieran pedazos.

Por su apariencia, así como por la ubicación y época del año, concluyeron que se trataba de una ballena azul pigmea adulta, una subespecie de menor tamaño.

Aunque horripilante, los científicos dicen que la depredación de ballenas azules por parte de las orcas podría ser una señal positiva para la salud de las especies de ballenas en el área.

La industria ballenera casi llevó a las ballenas azules a la extinción, y el que ahora existan suficientes para ser depredadas puede indicar un crecimiento de la población.

“Lo que podríamos estar viendo ahora es un regreso a la ‘normalidad’ al tiempo que las poblaciones de ballenas grandes y sus depredadores siguen recuperándose”, dijo Wellard.

Noticias relacionadas