Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Policiales

Motochorros mataron a un playero en un robo a una estación de servicio

La pareja de la víctima denunció falta de seguridad y pidió justicia. Marcelo Altamirano recibió un tiro en el abdomen.

Se llamaba Marcelo Altamirano, tenía 36 años y este miércoles a la madrugada estaba trabajando en una estación de servicio de la provincia de Córdoba cuando motochorros lo sorprendieron y lo mataron de un disparo. “A mi hijo no le van a devolver a su padre”, expresó la pareja del playero asesinado.

El trágico episodio ocurrió en la estación de servicio Santa Lucía ubicada en avenida Rancagua al 3300, en barrio Villa Corina, de la ciudad de Córdoba.

La víctima estaba trabajando solo en el lugar, cuando llegaron dos delincuentes a bordo de una moto. Uno de ellos lo amenazó para robarle la recaudación del día.

Según testigos, Marcelo se resistió y forcejeó con el asaltante, que le disparó en la zona abdominal.

Mientras los motochorros escapaban a toda velocidad, el playero quedó tendido en el suelo gravemente herido. Fue auxiliado por vecinos y luego trasladado en un auto al Hospital de Urgencias, donde falleció.

En el lugar del hecho trabajaba en la mañana de este miércoles la Policía Judicial y personal de la Policía de la Provincia de Córdoba. El fiscal Raúl Garzón quedó a cargo de la investigación.

Uno de los principales objetivos que buscó el autor fue matar, señaló el fiscal en diálogo con Cadena 3.

Dijo además que por estas horas estaban revisando las cámaras y tomando declaraciones para dar con el autor del disparo.

“Lo dejaron solo”

Marcelo, que vivía a pocas cuadras de la estación de servicio, era padre de un nene de 10 años. Hacía cinco que trabajaba en el turno de la madrugada y su pareja denunció la falta de policía en la zona.

“Era el mejor padre que podía haber. Mi hijo le decía: ‘Sos mi mejor amigo’“, expresó Anabel, pareja del playero y madre del chiquito.

Ella contó que Marcelo estaba a cargo de la estación casi todas las noches, ya que compartía turno con un compañero solo los fines de semana.

Dijo que durante la cuarentena por el coronavirus había un guardia de seguridad en el lugar, pero denunció que “después lo sacaron y lo dejaron solo, sabiendo que en otras estacionas habían robado”.

“Era una excelente persona. No me lo van a devolver y a mi hijo no le van a devolver a su padre”, lamentó Anabel en diálogo con medios locales.

Por último, señaló que los delincuentes permanecen prófugos, y sentenció: “Si la policía los va a agarrar y después un juez los va a soltar, ¿para qué?. Tiene que haber justicia”.

Noticias relacionadas