InicioSaludBuena noticia en salud: por qué 4 enfermedades muestran fuertes bajas en...

Buena noticia en salud: por qué 4 enfermedades muestran fuertes bajas en lo que va del año

Gripe, neumonía y bronquiolitis tienen los indicadores más bajos de la última década. A eso se suma la caída del Covid. El factor climático y un escenario impredecible.

Mientras el dengue amenaza con transformarse esta temporada en la mayor epidemia de la historia en el país, hay otras enfermedades que parecen traer buenas noticias, al menos en lo que lleva de transcurrido este 2023. Los expertos afirman, igual, que hay que estar en alerta porque el escenario es impredecible.

En 2022 hubo fuertes incidencias de gripe, neumonía y bronquiolitis, entre las mayores de la última década. Los tres virus tuvieron un fuerte impacto desde enero. Pero en el primer trimestre de este año la tendencia cambió. Las estadísticas dan cuenta hoy de un periodo, en principio, benévolo. Y a la retracción de esas enfermedades se suma la del Covid.

Una de las principales explicaciones de lo que está ocurriendo es el clima. La prolongación de las temperaturas cálidas en el comienzo del otoño hacen, por un lado, más propicio el terreno para la reproducción de los mosquitos; pero por otro son una barrera de contención de otros virus históricamente estacionales, un corset que la postpandemia desarmó en 2022.

Las cifras indican que hasta la semana 11 de 2023 se notificaron 87.603 casos de gripe (enfermedad tipo influenza), con una tasa de incidencia acumulada de 187,8 casos cada 100 mil habitantes. Si se compara el número con todo el período 2014-2023, el mayor número fue en 2022 (cuando para esta misma altura del año se registraban 185.578 casos).

El número que arroja estas primeras semanas del año sólo es superior al del año 2021, cuando el descenso de los casos de gripe fue récord en función de que el Covid dominaba casi por completo el “espacio aéreo” entre las enfermedades respiratorias.

Si se compara la cantidad de casos de gripe en lo que va de 2023 con la que hubo durante los mismos meses de 2022, la diferencia significa un 54 por ciento menos. La incidencia acumulada cada 100 mil habitantes el año pasado era a esta altura de 401,4 casos.

Las infecciones de gripe venían con el “envión” de 2022 y hasta la tercera semana de 2023 todavía se ubicaron en las zonas epidemiológicas denominadas de “brote” y “alerta”. Luego de esa fecha, descendieron a las zonas de “seguridad” y “éxito”, con una tendencia descendente.

En el caso de la neumonía, en lo que va del año se registró la menor cantidad de casos desde 2014: 13.518. Esto es, menos de la mitad de los casos registrados para la semana 11 de 2022: 30.214. La incidencia cada 100 mil habitantes es hasta el momento de 29 casos, mientras que el año pasado a esta misma altura era de 65.

En cuanto a la bronquiolitis, la cantidad de casos registrada hasta ahora en 2023 fue de 10.504, casi la más baja de la década, a excepción de 2021, cuando para la semana 11 los contagios acumulados eran 7.462. En comparación con 2022, la cifra actual es un 37 por ciento inferior.

A estas buenas noticias se suma la baja sostenida del Covid, que según el último Boletín Epidemiológico de la última semana mensurada, la 13, contabilizó 681 nuevos casos, lo que representa un 23 por ciento menos con respecto a la semana 12.

Para comprender los motivos por los que estos virus están teniendo dicho comportamiento, Clarín consultó a dos expertos: Roberto Debbag, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica, y Eduardo López, jefe del departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

De sus explicaciones surgen dos elementos. Por un lado, el componente climático como determinante del actual escenario epidemiológico. Por otro, la imprevisibilidad de cómo puede seguir la situación en adelante, en un escenario post pandémico que le agrega una cuota de volatilidad a los patrones históricos.

“Tanto el virus de la gripe como el de la bronquiolitis, en los países de clima templado como el nuestro son estacionales. Para que empiecen a circular necesitan cambios bruscos de temperatura y marcas más bajas de las que tuvimos hasta ahora. Con el clima que estamos viviendo prácticamente no circulan”, explicó López.

El experto dijo que eso los diferencia del Covid: “Si bien el Covid tiene una tendencia estacional, circula al menos por ahora todo el año. La excepción fue en 2022, cuando el Covid empezó a bajar y hubo un brote de gripe en octubre, noviembre y diciembre, pero enseguida empezó a bajar por el intenso calor”.

López agregó que lo que está sucediendo en este presente no puede ser tomado como un anticipo de lo que sucederá todo el año. Por eso, advirtió que “hay que estimular la vacunación contra la gripe, porque si la semana que viene comienza a bajar la temperatura sería bueno que la mayor cantidad de gente posible esté vacunada”.

La espirometría permite evaluar la función pulmonar en pacientes que tuvieron neumonía.La espirometría permite evaluar la función pulmonar en pacientes que tuvieron neumonía.

Debbag explicó, por su parte, que lo que ha ocurrido en el último tiempo “es un silencio inmunitario planetario. Durante dos años los niños y los no adultos han estado sin contacto con virus y bacterias y están con un sistema inmune susceptible. Eso puede disparar para un escenario A o un escenario B. El futuro es impredecible”.

El experto agregó: “En 2022 ocurrió algo que no habíamos visto en los últimos 50 años. La gripe tuvo tres episodios epidémicos. El primero en el verano, en el inicio del año; otro en mayo y junio y el último después de la primavera. Con la globalización y el tráfico aéreo, el virus se movió entre los diferentes hemisferios”.

Otro elemento que aportó Debbag resulta inquietante: “Algunas de las infecciones virales clásicas tienen ahora formas de presentación diferentes y resulta impredecible la manera en que pueden llegar a aparecer. El actual retraso tiene que ver con cuestiones netamente climáticas. No tiene que ver con la circulación del virus, sino con el hecho de poder estar más tiempo al aire libre y la conducta humana”.

¿Qué significa que hay formas de presentación diferentes de las infecciones? El experto concluyó: “En algunos casos muestran mayor gravedad. Hasta que no se logre nuevamente la inmunidad de enfrentarse a los virus, va a haber cuadros inesperados. Es otra historia de las enfermedades infecciosas, en presentaciones diferentes y en momentos diferentes”.

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS

Aire Libre Acebal