Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Economia

Changómetro: qué se podía comprar con $ 1.000 hace cuatro años y para qué alcanza ahora

El índice elaborado por FADA muestra cómo se devaluó el poder adquisitivo en tan pocos años.

El día que el INDEC anunció la inflación de julio, que fue de 3%, la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de la Argentina (FADA) publicó el “Changómetro”, una forma original y gráfica de medir la fiebre inflacionaria local. Según el informe, en diciembre de 2017, el año en que el Banco Central puso en circulación el billete de $ 1.000 con la imagen del hornero, uno sólo de esos bastaba para llenar un chango de supermercado. Hoy, casi cuatro años después, se necesitan más de cuatro para comprar lo mismo.

Según el relevamiento que compara indumentaria, productos alimenticios y hasta nafta, a fines de 2017, con $ 1.000 se podía llenar un tanque de 40 litros, mientras que casi cuatro años después apenas se llega a 10 litros.

Y en la comparación entre alimentos, el changómetro releva cómo se mueve a nivel de precios una misma canasta de productos. De esta manera, el informe FADA revela que en cuatro años, para llenar un changuito se pasó de $ 1.000 a $ 4.000, es decir, un 85.7% más hoy que lo que se necesitaba en 2017.

El mismo relevamiento muestra que en diciembre de 2017 una canasta de productos de consumo masivo costaba $ 1.000, pero sólo doce meses después para llevarse lo mismo había que desembolsar $ 1.512. Y en diciembre de 2019, $ 2.370. Es decir, que en dos años el incremento registrado fue de 137%.

Changómetro

Changómetro

En diciembre de 2020. esa canasta ya valía a $ 3.367, y en julio de 2021, $ 4.401. De esta manera, desde la asunción de Alberto Fernández el incremento llegó al 85,7%. Esto se verifica, según FADA, en algunos productos emblemáticos de la canasta alimentaria como asado y yerba, entre otros.

Sobre la bebida más emblemática de los argentinos, la yerba, los números son contundentes también: “Mil pesos eran 29 paquetes de yerba de medio kilo en 2017, hoy sólo compramos 5. Tomamos 240 mates menos, perdimos 24 paquetes”, explicaron desde FADA.

Y si el punto se pone sobre otra pasión argentina: el asado. El informe revela que mientras cuatro años atrás se podía compartir un generoso asado de 8 kilos con 16 amigos, ahora con lo mismo se puede comprar 1,5 kilos, que no alcanzan ni para una familia tipo (dos adultos y dos niños). “Esta puesta en imágenes cotidianas nos sirve para entender los datos duros: perdimos seis kilos y medio”, remarcó David Miazzo, economista Jefe de FADA.

Medidor de compras

Medidor de compras

“El problema de la inflación no son los precios, son los pesos“, afirma  Miazzo. Y aclara que “lo que pierde valor es el peso, cada vez necesitamos más billetes para comprar lo mismo: eso es la inflación”.

“El termómetro arroja que para comprar un changuito, que a fines de 2017 nos salió mil pesos, hoy tenemos que gastar más de $ 4-000. Mismo changuito, con mismos productos, cuatro veces más”, afirma Natalia Ariño, economista de FADA.

Y aclara que no sólo pasó con los productos del supermercado, también con la ropa, con lo que llenar el mismo placard hoy cuesta cuatro veces más. “Las mismas prendas que nos comprábamos con mil pesos, ahora cuestan cuatro mil”, agrega Ariño.

“El aumento sostenido de los precios, afecta a la producción, salarios, empleo e inversiones. Además, la inflación impacta directamente sobre la pobreza. Si bien tenemos menor poder adquisitivo mes a mes, esto incide con mayor fuerza en quienes tienen menores ingresos”, detalló.

La propuesta para los economistas de FADA destacan que las soluciones deben apuntar a: “Dejar de imprimir pesos además de solucionar el desequilibrio monetario; y generar un plan económico que sea consistente y permita generar confianza”.

Noticias relacionadas

Aire Libre Acebal