Connect with us

Hi, what are you looking for?

Politica

Con críticas internas, Alberto Fernández termina de definir el reemplazo de Marcela Losardo

Una semana después de anunciar la salida de la ministra de Justicia siguen las dudas. Según su entorno, lo podría oficializar entre el lunes y el martes.

 

Una semana después de revelar sorpresivamente por televisión el agobio de Marcela Losardo, Alberto Fernández decidió estirar el suspenso en torno al reemplazo de la ministra mientras llueven críticas internas por la indefinición que ponen en jaque la autoridad presidencial.

No tiene apuro“, lo justificó un funcionario que habló con el jefe de Estado en reiteradas oportunidades en los últimos días. Fernández alargó el misterio el fin de semana, en paralelo al fuerte malhumor por los incidentes durante la visita a Chubut, destinado casi exclusivamente al gobernador Mariano Arcioni por el operativo que terminó con la camioneta que trasladaba a la comitiva presidencial con los vidrios estallados.

Según su entorno más cercano, el Presidente podría anunciar al nuevo ministro “entre el lunes y el martes”. Fernández está frente a una encrucijada que se agiganta mientras corren los días. Hace una semana, el lunes pasado por la noche, anunció que su socia y amiga íntima dejaría el ministerio de Justicia, cansada por las constantes críticas del kirchnerismo y una gestión deslucida, y siete días después todavía no había podido encontrar su reemplazo. Este domingo seguía el misterio. Una estrategia política que fue vapuleada puertas adentro hasta por varios de los colaboradores más cercanos.

En el caso de Julio Vitobello y Juan Pablo Biondi, los dos secretarios más cercanos que lo siguen a sol y sombra, la cercanía de ambos genera recelo en buena parte del gabinete. Fernández incluso llegó a pensar en el secretario General de la Presidencia como posible reemplazo de Losardo, una idea que no prosperó.

Es que el jefe de Estado le dio desde el discurso inaugural del 1 de marzo un lugar de privilegio al Poder Judicial en la agenda pública. Mucho más volcado a las pretensiones de Cristina Kirchner, urgida por los expedientes que la acorralan. La salida de Losardo, que aún no fue oficializada en el Boletín Oficial, lo pone en aprietos: cualquier movimiento va a ser analizado por la injerencia o no del Instituto Patria. Pasó con la llegada de Jorge Ferraresi y de Fernanda Raverta al gabinete. Con la diferencia de que ahora se desprende de su socia de hace más de dos décadas.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra, son dos de los funcionarios de confianza del Presidente que hubieran actuado de otra manera. También Gustavo Béliz. Algunos de ellos incluso protestaron más de una vez por la performance del otro círculo de colaboradores que rodea al jefe de Estado, y que antes integraba además el diputado Eduardo Valdés, raído por el escándalo de la vacunación VIP en el Ministerio de Salud. Valdés y Fernández se encontraron en Olivos el pasado fin de semana para limar asperezas.

La indefinición del Presidente colabora en ese sentido con la tómbola de nombres que suenan para ocupar la silla que Losardo deje vacante cuando viaje a París para hacerse cargo de la embajada ante la UNESCO. El tema se coló en la comida que Fernández compartió en la semana en Olivos con Cristina Kirchner.

El miércoles Marisa Herrera, una abogada de la UBA y el CONICET que participó en la redacción del nuevo código civil y comercial, activa militante por la igualdad de género, picaba en punta. Después se sumaron desde Vitobello y Juan Manuel Olmos, jefe de Asesores, hasta la senadora Anabel Fernández Sagasti y el ministro bonaerense Julio Alak, que ya encabezó el ministerio durante la era K. Ya se habían mencionado a Martín Soria y a Ramiro Gutiérrez, nombrados por el propio Fernández en una entrevista por C5N. Un amplio abanico para todos los gustos que desnuda debilidad. “El Presidente ya está decidido. No sale de esos”, confiaban este domingo.

Juan Martín Mena, ex número dos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), actual viceministro de Justicia, también se coló en la danza de candidatos. Pero Mena, trasciende de su entorno, no tendría interés. Prefiere mantenerse en el bajo perfil, y reportar, como ahora, sin intermediarios a la vicepresidenta, interesada como nadie en la agenda judicial.

Es una de las razones que impacta en la indefinición del Presidente. Haberse jugado por Losardo, que se resistió en vano a ser ministra para no salir de su zona de confort, no le salió bien.

También te puede interesar

Policiales

Ocurrió esta mañana en Boulogne. El conductor de la formación declaró que vio a la víctima y al victimario forcejear antes del hecho. El...

Economia

Las consultoras empiezan a medir lo que fueron los precios en la primera quincena y señalan que los valores se aceleraron. Diciembre, con 4%,...

Nacionales

El Buque “Afonso de Albuquerque”, de Jan De Nul, alcanzó el 100% de tripulación argentina. Jan De Nul, la compañía familiar de origen belga,...

Coronavirus

Ni el tratamiento básico. Ni el plasma. Ni la ivermectina. Ni el suero equino. Ni en la Argentina ni en el mundo existe consenso...