Connect with us

Hi, what are you looking for?

Coronavirus

Crisis política en Brasil: acorralado por el descontrol del coronavirus, Jair Bolsonaro cambió a 6 ministros, incluido el canciller

Más temprano había presentando su renuncia el canciller, Ernesto Araújo. Además del polémico ministro de Exteriores relevaron a los titulares de Defensa, Justicia, Casa Civil Jefatura de Gobierno y el Fiscal General. El presidente cede así a sus socios de centro.

Acorralado por la crisis de la pandemia, en descontrol en el país, el presidente Jair Bolsonaro reformó su gabinete, cambiando a seis ministros, entre ellos a un aliado ideológico central, el polémico canciller Ernesto Araújo. El funcionario cayó en medio de una lluvia de presiones de legisladores oficialistas y diplomáticos que lo acusaron de destruir el prestigio del país y obstaculizar el acceso a las vacunas contra el Covid por su furioso desprecio a China y a Rusia.

Esa dimisión, más que la propia reforma del gabinete, busca aliviar la presión sobre el presidente, en momentos que el gobierno brasileño esta acuciado por la ineficiencia frente al Covid que ha causado más de 300 mil muertos. Hace apenas una semana la tensión llevó a la jefatura de la cámara de Diputados a sugerir la posibilidad de un impeachment contra Bolsonaro, un fuerte negacionista de la pandemia con las consecuencias actuales.

Los cambios se iniciaron por la mañana, con la renuncia del canciller, Ernesto Araújo, bajo el fuego de críticas por el fracaso de la política de Brasil para contener la pandemia de coronavirus, y se amplió por la tarde con cambios imprevistos.

En el lugar de Araujo, señalado como entrará el diplomático Carlos Alberto Franco França. La mayor sorpresa fue la renuncia del ministro de Defensa, Fernando Azevedo, quien será sustituido por General Walter Souza Braga Netto.

En la secretaría de Gobierno de la Presidencia Bolsonaro eligió a la Diputada Federal Flávia Arruda. En la Oficina del Procurador General irá el hasta ahora ministro de Justicia, André Luiz de Almeida Mendonça, quien reemplazará a José Levi, que renunció por divergencias con las políticas presidenciales. A Mendonça lo reemplazará a su vez Anderson Gustavo Torres.

Casa Civil de la Presidencia de la República será ocupado por el General Luiz Eduardo Ramos Baptista Pereira. Y el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública estará a cargo del Comisario de la Policía Federal, Anderson Gustavo Torres.

El presidente de Brasil buscó así dar una muestra de autoridad con un fuerte cambio en su gabinete. La jugada de Bolsonaro cayó como sorpresa en el mundo militar, sobre todo porque el mandatario se irritó por la posición del jefe del Ejército, general Edson Pujol, en favor de las cuarentenas.

Este es el segundo general que echa Bolsonaro: la semana pasada cayó el hasta entonces ministro de Salud, Eduardo Pazuello.

El diario O Globo indicó que Bolsonaro quiere destituir a todos los comandantes de las tres fuerzas para que tengan un mayor alineamiento con su pensamiento, sobre todo luego de que la jefatura militar no adhiriera a las manifestaciones a favor del cierre del Congreso el año pasado.

La renuncia del ministro de Exteriores, Ernesto Araújo, era pedida a gritos por muchos parlamentarios, hasta de la base oficialista, que acusaban a Araújo de haber creado fricciones con importantes socios de Brasil, lo cual le habría obstaculizado al país el acceso a vacunas contra el coronavirus.

La salida de Araújo fue requerida públicamente hasta por el jefe del Senado, Rodrigo Pacheco, y la senadora Katia Abreu, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara alta, que encabezaron un coro engrosado por líderes de las dos cámaras legislativas, tanto de la oposición como del oficialismo.

El malestar se fundamentaba en críticas del canciller a China, Estados Unidos y la India, tras países claves en el escenario internacional importantes socios comerciales del país.

El canciller

Los analistas señalan que es un esfuerzo de Bolsonaro para recuperar la iniciativa al costo de entregar la cabeza de un aliado de peso como era Araujo. Pero ya no lo podía sostener. Hay dos dimensiones en esta decisión. Por un lado el acercamiento crucial del presidente al bloque del Centrao, que tiene fuerte peso en el Congreso y que Bolsonaro originalmente había despreciado acusándolo de ser parte de los ejes de corrupción del legislativo. Esa nueva alianza intenta garantizar el apoyo para intentar la reelección el año entrante. Un paso previo en ese camino, se produjo cuando recientemente se relevó a las dirección de las dos cámaras del Congreso para beneficiar a políticos alineados con esos sectores.

El otro tema complejo para el mandatario era el controvertido canciller ahora dimitido. Ya no lo podía sostener. Las presiones para que Araújo fuera despedido crecieron entre grupos parlamentarios de la propia base oficialista debido a las críticas del canciller contra socios claves para Brasil, como China y EE.UU. o Rusia. Entre las voces que reclamaron correr al canciller figuraron el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, y la titular de la Comisión de Relaciones Exteriores de esa cámara, Katia Abreu.

También te puede interesar

Policiales

Ocurrió esta mañana en Boulogne. El conductor de la formación declaró que vio a la víctima y al victimario forcejear antes del hecho. El...

Economia

Las consultoras empiezan a medir lo que fueron los precios en la primera quincena y señalan que los valores se aceleraron. Diciembre, con 4%,...

Nacionales

El Buque “Afonso de Albuquerque”, de Jan De Nul, alcanzó el 100% de tripulación argentina. Jan De Nul, la compañía familiar de origen belga,...

Coronavirus

Ni el tratamiento básico. Ni el plasma. Ni la ivermectina. Ni el suero equino. Ni en la Argentina ni en el mundo existe consenso...