Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Ciencia

Desviar un asteroide antes de que impacte contra la Tierra tiene sus problemas

Después de años de disparar a los meteoritos con una pistola especial propiedad de la NASA, revelan los desafíos de hacer puntería cósmica.

Probablemente haya una gran roca espacial por ahí, en algún lugar, que tenga a la Tierra en su punto de mira.

De hecho, los científicos han detectado un candidato: Bennu, que tiene una pequeña posibilidad de chocar con nuestro planeta en el año 2182.

Pero tanto si se trata de Bennu como de otro asteroide, la cuestión será cómo evitar un encuentro cósmico no deseado.

La nave espacial OSIRIS-REx en el asteroide Bennu. . Lab/Goddard Space Flight Center/NASA vía AP.

La nave espacial OSIRIS-REx en el asteroide Bennu. . Lab/Goddard Space Flight Center/NASA vía AP.

Durante casi 20 años, un equipo de investigadores se ha preparado para tal escenario.

Utilizando un cañón especialmente diseñado, han disparado repetidamente proyectiles contra meteoritos y han medido cómo las rocas espaciales retrocedían y, en algunos casos, se hacían añicos.

Estas observaciones arrojan luz sobre cómo podría responder un asteroide a un impacto de alta velocidad destinado a desviarlo de la Tierra.

En la 84ª reunión anual de la Sociedad Meteorológica, celebrada en Chicago este mes, los investigadores presentaron los resultados de toda esa puntería de alta potencia.

Sus resultados sugieren que el hecho de que seamos capaces de alejar un asteroide de nuestro planeta podría depender del tipo de roca espacial al que nos enfrentemos y de las veces que lo golpeemos.

En la década de 1960, los científicos empezaron a considerar seriamente qué hacer con un asteroide en curso de colisión con nuestro planeta.

La idea principal de entonces era lanzar un proyectil que rompiera la roca espacial en pedazos lo suficientemente pequeños como para que se quemara en la atmósfera terrestre, dijo George Flynn, físico de la Universidad Estatal de Nueva York, en Plattsburgh.

Pero los científicos se han dado cuenta de que conseguir un impacto tan directo y catastrófico es un serio desafío.

El asteroide Bennu, visto desde la nave espacial OSIRIS-REX . Foto NASA/Goddard/Universidad de Arizona vía The New York Times.

El asteroide Bennu, visto desde la nave espacial OSIRIS-REX . Foto NASA/Goddard/Universidad de Arizona vía The New York Times.

“Resulta que es muy difícil”, dijo Flynn.

El pensamiento es diferente hoy en día, y tampoco es la versión de Hollywood con una bomba nuclear.

La idea principal es apartar el asteroide que se aproxima.

La forma de hacerlo, según los científicos, consiste en provocar deliberadamente una colisión entre un asteroide y un objeto mucho más pequeño y menos masivo.

Esta colisión, conocida como desviación cinética del impacto, altera ligeramente la trayectoria del asteroide, con la intención de que su órbita cambie lo suficiente como para pasar inofensivamente por la Tierra.

“Puede que apenas falle, pero con que apenas falle es suficiente”, dijo Flynn.

La desviación cinética del impacto es una técnica prometedora -y actualmente factible-, dijo Dan Durda, científico planetario del Southwest Research Institute de Boulder, Colorado.

“No requiere tecnologías del tipo de ciencia ficción”.

En 2003, Flynn, Durda y sus colegas empezaron a disparar proyectiles a los meteoritos para probar los límites de la deflexión por impacto cinético.

El objetivo era averiguar cuánto impulso podía transferirse a un meteorito sin romperlo en metralla que pudiera seguir una trayectoria orbital similar a través del sistema solar.

“Si lo rompes en pedazos, algunos de esos pedazos pueden seguir en curso de colisión con la Tierra”, dijo Flynn.

En el pasado, estudios de laboratorio similares han disparado principalmente proyectiles contra rocas terrestres.

Pero los meteoritos son una muestra mucho mejor, dijo, porque son fragmentos de asteroides.

El problema es conseguir acceso a ellos.

“Es difícil convencer a los conservadores de los museos de que te den un trozo grande de un meteorito para que lo conviertas en polvo”, dijo Flynn.

A lo largo de muchos años, los investigadores reunieron 32 meteoritos, la mayoría comprados a comerciantes privados.

El más grande, del tamaño de un puño y que pesa 450 gramos, le costó al equipo unos 900 dólares.

Aproximadamente la mitad de los meteoritos pertenecían a un tipo conocido como condritas carbonosas, que suelen ser relativamente ricas en carbono y agua.

El resto eran condritas ordinarias, que suelen contener menos carbono.

Es importante destacar que ambos tipos son representativos de los asteroides cercanos a la Tierra que suponen el mayor riesgo para nuestro planeta.

Bennu es una condrita carbonosa.

El equipo recurrió a una instalación de la era Apolo para comprobar cómo respondían los meteoritos a los impactos de alta velocidad.

El Ames Vertical Gun Range de la NASA, en California, se construyó en la década de 1960 para ayudar a los científicos a comprender mejor cómo se forman los cráteres lunares.

Es capaz de lanzar proyectiles a más de 6 kilómetros por segundo, mucho más rápido que un rifle.

“Es una de las pocas armas del planeta que puede disparar cosas a las velocidades características de los impactos”, dijo Flynn.

Trabajando en la cámara de disparo de la instalación, del tamaño aproximado de un armario, los investigadores suspendieron cada roca espacial de un trozo de cuerda de nylon.

A continuación, bombeaban la cámara al vacío -para imitar las condiciones del espacio interplanetario- y disparaban pequeñas esferas de aluminio contra los meteoritos.

El equipo lanzó esferas de un diámetro que oscilaba entre un dieciseisavo y un cuarto de pulgada a diferentes velocidades.

Varios sensores, incluidas cámaras que grabaron hasta 71.000 fotogramas por segundo, documentaron los impactos.

El objetivo era determinar el punto en el que un meteorito deja de ser simplemente empujado por un impacto y comienza a fragmentarse.

Los investigadores encontraron una diferencia significativa en la fuerza de los dos tipos de meteoritos que probaron.

Las condritas carbonáceas tendían a fragmentarse con mucha más facilidad:

sólo podían soportar una sexta parte del impulso que podían recibir las condritas ordinarias antes de romperse.

Estos resultados tienen implicaciones para desviar un asteroide real, sugiere el equipo.

Si un asteroide más rico en carbono se dirigiera hacia nosotros, podría ser necesario darle una serie de empujones más suaves para evitar que se rompa.

“Tal vez haya que utilizar múltiples impactos”, dijo Flynn.

El año que viene, los investigadores probarán por primera vez la desviación por impacto cinético en un asteroide real del sistema solar con la misión Double Asteroid Redirection Test (DART) de la NASA.

Sin embargo, el asteroide objetivo de la nave, un trozo de roca de aproximadamente 1,5 metros conocido como Dimorphos, no corre peligro de chocar con la Tierra.

El lanzamiento de la misión está previsto para noviembre.

Las investigaciones de laboratorio sobre la desviación cinética del impacto arrojan luz sobre cómo responderá un asteroide al ser impactado, dijo Nancy Chabot, que es la líder de coordinación de la misión DART y no participó en el trabajo experimental.

“Es muy importante realizar estos experimentos”, dijo Chabot, que también es científica planetaria del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins.

La misión DART trata de estar preparada para lo que probablemente sea una inevitabilidad cósmica.

“Es una de esas cosas que esperamos no tener que hacer nunca”, dijo Chabot.

“Pero la Tierra ha sido golpeada por objetos durante toda su historia, y seguirá siendo golpeada por objetos en el futuro”.

Noticias relacionadas

Aire Libre Acebal