InicioEconomiaEl Banco Central hizo una jugada de alto costo para que no...

El Banco Central hizo una jugada de alto costo para que no se escapen los dólares financieros

Volvió la intervención con bonos del BCRA, una estrategia que ayer se llevó cerca de USD 40 millones de sus alicaídas reservas

El Banco Central golpeó sobre el final de la rueda con los bonos GD30 y AL30, destruyendo sus paridades, para recortar el alza de los dólares financieros. La historia se repite: prima la imagen y no el fondo. Los dólares subieron, pero menos de lo que lo venían haciendo.

La imagen va a durar hasta la apertura de hoy, donde los compradores seguirán demandando dólares y agradeciendo al Banco Central que estas intervenciones les abaraten las compras. Esto sucede todas las ruedas desde que anunciaron el plan de recompra de bonos en enero, una excusa para intervenir en el mercado cambiario

El dólar MEP que había llegado a $419 cerró con un alza de 97 centavos (+0,2%) a $408,77. El contado con liquidación fue más difícil de combatir y después de un máximo de $432 cerró a $429,65. Subió $3,35 (+0,9%). Los negocios estuvieron entre los más elevados del año: USD 256 millones.

El costo para el Banco Central fue de USD 40 millones de dólares que salieron de las escasas reservas netas. La estrategia es pagar en dólares los bonos que le compra al mercado. Previamente, vendió bonos nominados en dólares a cambio de pesos. Una jugada de alto costo para mantener un valor artificial a 2 minutos del final de la rueda. En ese lapso el bono Global 2030 (GD30) perdió 7,55% de su valor. Este título cotizaba a USD 36 cuando comenzó el plan de recompra de bonos y hoy vale USD 25, perdió 30% de su valor en dólares en tres meses.

Lo cierto es que esto equivale a endeudarse a 50% anual en dólares, que es la tasa de retorno que tienen los títulos de la deuda argentina tras perder ayer hasta 7% de su valor. De hecho, el riesgo país aumentó 107 unidades (+4,3%) a 2.584 puntos básicos y hoy podría perforar los 2.600 puntos y aproximarse a los 2.700.

El trader Esteban Monte observó que “se intervino desde muy temprano. Apenas a una hora y media de la apertura el volumen operado en el bono GD30 era de más de $10 mil millones. Al final de la rueda operaron $40 mil millones, un récord histórico, que tuvo poco efecto sobre el dólar, pero hizo perder a los bonos 12% de su valor”.

El dólar libre, que está ajeno a las intervenciones, subió $5 a $423. “En tres ruedas, el dólar libre aumentó 5,75% y promete seguir subiendo por la inquietud que genera el calendario electoral”, agregó Monte. En la plaza mayorista, el dólar subió 54 centavos a $217,48. Es una aceleración de la devaluación a cuenta de una eventual suba de tasas que podría decidirse hoy que puede ser de 5 puntos y alcanzar 83% anual que equivale a 129% efectivo anual.

El problema es que el agro no liquidó un solo dólar. Desde la cámara que los agrupa adujeron problemas gremiales en los puertos y atraso en las cosechas. Lo cierto es que el CAM 9 donde se anotan las operaciones de dólar soja, terminó en blanco, mientras el Banco Central vendió USD 197 millones que hicieron que las reservas bajen USD 266 millones a 36.365 millones.

Es la octava rueda hábil desde que rige el dólar soja y solo pudo comprar divisas en tres ruedas. En esta tercera parte del dólar soja acumula compras por USD 998 millones de las que, según Salvador Vitelli, “solo retuvo 27%. El Banco Central acumula por esta situación una pérdida de $61.240 millones y emitió $142.500 millones”.

No hay que olvidar que el Central paga el dólar a $300 y los vende a $217 a los importadores. En otras palabras, de toda la soja que se liquidó al Banco Central le quedaron USD 174 millones.

Vitelli agregó que “llamó la atención el fuerte movimiento sobre el maíz ya que la cosecha de Brasil es muy importante y eso pone presión a los precios de la Argentina. El maíz quedó muy golpeado por esta novedad y afecta aún más a los productores”.

Según el informe del analista financiero Andrés Reschini, “el derrape se sigue acelerando. Es la segunda rueda consecutiva de aceleración del tipo de cambio que viaja a un ritmo de 8,4% efectivo mensual y el ritmo promedio de las últimas 2 ruedas fue de 8%. Simulando este ritmo, a fin de mes tendremos un dólar en $222,54 que acumularía un aumento de 6,5% en abril”.

“La escalada de los dólares financieros achica el premio ofrecido con el tipo de cambio diferencial a $300 y en términos de dólar MEP tenemos una soja por debajo de cuando comenzó el plan”, señala el informe.

La tonelada de soja, de acuerdo con el último precio negociado, calculada en dólares MEP, está en USD 247 un valor que no conforma ni por lejos al productor.

Sobre los dólares alternativos, Reschini señaló que “siguen escalando y, sumado a la aceleración del dólar oficial, dejan terreno fértil para que la inflación siga afirmándose. La estrategia de cargar órdenes de venta a última hora para marcar menores valores de referencia en los financieros, ya la vimos y tiene efectos muy acotados y en una situación de estrés como esta es aún más limitado y atenta directamente contra las paridades de los bonos”.

Respecto del mercado de futuro del dólar, indicó que “sigue subiendo la temperatura y es la tercera rueda consecutiva con más de 1 millón de contratos negociados. Hoy hubo nuevas y fuertes subas en todas las posiciones de fin de mes. El Banco Central acá tiene un enorme poder de fuego para intervenir porque el FMI lo autoriza. Pero no parece estar entre sus prioridades marcar la curva de futuros. Diciembre de 2023 cerró a $466,95 que es 164% más alto que el cierre de fin de 2022. Sin dudas, tenemos estrés cambiario. Faltan señales y reina la incertidumbre. Ya sabemos que Aracre no va a Economía, pero no sabemos cómo van a apagar este incipiente incendio. Por ahora los pesos solo encuentran refugio en el dólar. Mañana (por hoy) tendremos noticias de la suba de tasas que dispondrá el Banco Central, pero habrá que ver como la toma el mercado”.

infobae

En tanto, en la licitación de bonos del Tesoro se llegó a pagar una tasa efectiva anual de 149% anual por una Letra de Descuento (LEDE) que vence el 18 de julio. El 58% de la demanda fue sobre la Letra que ajusta por CER que vence en la misma fecha y se explica porque se espera una inflación más elevada en los próximos meses. Las ofertas por este bono fueron de $132.215 millones sobre $227.132 millones recaudados. Se pudo haber recaudado más, pero la Secretaría de Finanzas decidió no convalidar tasas más elevadas. Tenía $408 mil millones en total para colocar. Como los vencimientos son de 4190 mil millones, las ofertas aceptadas representan 120% de esa cifra.

Desaparecido el carry trade (invertir en activos en pesos para tomar ganancias en dólares) por la suba del dólar, la Bolsa tuvo una rueda negativa. Los inversores decidieron tomar sus ganancias en moneda local y cubrirse en dólares.

El monto de negocios alcanzó fue elevado, lo que indica una salida masiva de inversores. Se operaron $8.990 millones un monto más elevado que en las ruedas de euforia. El S&P Merval, el índice de las acciones líderes, perdió 3,12% en pesos y 4% en dólares.

Los negocios en ADRs -certificados de tenencias de acciones que cotizan en las Bolsas de Nueva York- sumaron $10.479 millones. El resultado fue absolutamente desfavorable porque casi todo el panel estuvo en rojo. Las bajas más notables fueron las de Telecom y Banco Macro con 8,5%.Banco Supervielle perdió 7,9% y BBVA, 7,5%.

La rueda de hoy abrirá tensa porque la intervención del Banco Central estuvo lejos de calmar a los inversores que vieron como los bonos se derrumbaban y su paridad se acercaba a 25% de su valor nominal. El ministro de Economía, Sergio Massa, lo sabe. Y ante la segunda sorpresa (la primera fue la de la sequía) de la falta de liquidación de dólares de los productores de soja, está intentando que el FMI le adelante un giro de USD 10 mil millones correspondientes al tramo de junio. Vitelli y otros analistas apuntaron que el mercado refuerza su apuesta a una devaluación tras la rueda de ayer.

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS