InicioSociedadFalta de pediatras: ahora hay más vacantes que inscriptos para hacer la...

Falta de pediatras: ahora hay más vacantes que inscriptos para hacer la residencia

El brote de bronquiolitis puso el foco en este problema, que se disparó con la pandemia. Por qué los médicos jóvenes eligen otras especialidades.

El aumento de casos de bronquiolitis dejó en evidencia la situación de los pediatras. La malas condiciones de trabajo en las que deben ejercer su profesión y los sueldos que no condicen con la importancia de su tarea y con su capacitación hacen que cada vez menos médicos se inclinen por esta especialidad, según confirman a Clarín referentes de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

Miguel Javier Indart De Arza, vicepresidente de la SAP, dice que se trata de un cambio reciente. “Hasta hace unos años los postulantes excedían ampliamente las vacantes. Eso pasó hasta 2021, pero el panorama se modificó en los últimos dos años”, advierte el pediatra, que se refiere a inscriptos y cupos para las residencias de pediatría en el sector público del examen unificado, que incluyen a CABA, Provincia de Buenos Aires y Nación.

Según la misma fuente, en 2022 había 540 vacantes y se postularon 400 médicos para la especialidad de pediatría.

En tanto, la convocatoria para este año cerró en estos días e Indart De Arza comenta que hubo 394 postulantes para 525 vacantes.

“Creo que son múltiples las causas asociadas a esta tendencia. Los médicos jóvenes están interesados en especialidades más rentables como anestesia, cirugía o cardiología. En esos rubros pasa todo lo contrario: hay un exceso de oferta en relación a la demanda”, detalla.

En parte, esto tiene que ver con que los pediatras deben recurrir al pluriempleo para llegar a fin de mes y eso impacta en su calidad de vida. “No es lo mismo cobrar por intervención, como ocurre con un cirujano, que por trabajar en una guardia”, remarca el referente de la SAP.

Las malas condiciones laborales a las que se enfrentan los pediatras llevan años: sin embargo, la pérdida de interés se advierte en el último tiempo. Indart De Arza sospecha que la pandemia marcó el quiebre.

“El coronavirus tuvo sus consecuencias. Los profesionales de la salud trabajamos muchísimo y el reconocimiento social y económico nunca llegó, eso lo vieron las nuevas generaciones de médicos”, asegura el vicepresidente de la SAP.

Angela Nakab, que es pediatra, jefa de servicio en el Hospital de Niños Pedro de Elizalde y trabaja a diario con residentes de esa especialidad, confirma que en los últimos años observan una merma de entre un 20% y un 30% en los postulantes a formarse en pediatría.

La guardia del hospital Pedro de Elizalde, colmada la semana pasada con el aumento de la demanda por los casos de bronquiolitis. Foto Rolando Andrade StracuzziLa guardia del hospital Pedro de Elizalde, colmada la semana pasada con el aumento de la demanda por los casos de bronquiolitis. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

“Es una especialidad con mucha demanda y que está mal paga. Además, son cuatro años de especialización para dedicarse a práctica clínica. Es decir que no pueden realizar intervenciones o trabajar con imágenes, por ejemplo. Esto hace que las posibilidades laborales se limiten a atender por consultorio o en guardia y que tengan que hacer, en muchos casos, una subespecialización”, señala.

En su caso, cuenta que tiene 37 años de carrera como pediatra y trabaja en tres lugares. “Estoy en un hospital y dos consultorios privados. La demanda en nuestro rubro es permanente: los pacientes son nenes que tienen fiebre, dificultad respiratoria, se brotan. Por eso nos contactan a toda hora”, explica.

Nakab comenta que conoce la situación de algunos hospitales de la provincia de Buenos Aires en los que en los últimos dos años no ingresaron residentes de pediatría. “Los de tercero y cuarto año están intentando hacerse cargo y contener la demanda pero la falta de postulantes se nota”, aporta.

También asegura que hay residentes que le manifiestan sus intenciones de emigrar. “Muchos se quieren ir a España, por el idioma, pero hay otros que eligen Italia o Alemania. No es tan fácil, porque tienen que revalidar el título y, en algunos casos, volver a hacer la especialización. Otra opción para algunos es Chile, donde los sueldos son más elevados que acá”, agrega.

Sobre este punto también se refirió el ministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, quien dijo que una vez que se reciben de médicos, un sector se va al exterior, a países en los que no hay profesionales.

“En España o Inglaterra necesitan médicos, allá ellos no pueden formar el caudal que se forma acá, y pueden ganar muchos euros y (por eso) algunos se van”, sostuvo Kreplak el miércoles mientras hablaba de la atención de los casos de infecciones respiratorias en lo que él llamó “la peor epidemia de bronquiolitis de la que tengamos registro”.

En la provincia de Buenos Aires y según datos compartidos por la cartera de Salud bonaerense, en 2020 había 229 cupos para especializarse en pediatría y se ocuparon apenas 142. En 2021, se cubrieron 94 de los 227 disponibles y en 2022, 64 de 226.

Miriam Bruno, pediatra infectóloga del Hospital Durand, coincide en que cada vez son menos los que eligen esta especialidad y que una de las razones seguramente tenga que ver con que no es tan rentable como otras.

Afirma que, con el aumento de casos de bronquiolitis, queda a la vista la falta de profesionales aunque aclara que no es la única especialización complicada.

El camino para revertir la situación y sumar residentes a pediatría tiene que ver con mejorar los honorarios y poder garantizarles un trabajo de calidad acorde al esfuerzo que representa capacitarse tantos años para transformarse en pediatra.

El texto de la SAP

El jueves pasado, la Sociedad Argentina de Pediatría emitió un comunicado en el que expuso esta situación al exigir una mejora de las condiciones laborales de esta especialidad y pidió un compromiso del Estado y de las instituciones privadas en este sentido.

Entre los puntos más salientes, la entidad instó “a las autoridades competentes a convocar a una mesa de diálogo, con el fin de encontrar una respuesta que considere una solución adecuada a esta situación de sobrecarga de trabajo para los pediatras y obstáculos para una atención oportuna a los pacientes”.

Este año, la temporada de Infecciones Respiratorias Agudas Bajas (IRAB) se adelantó, con una mayor circulación de virus y una fuerte carga del sincicial respiratorio, que es el que provoca la bronquiolitis.

El hospital Paroissien de La Matanza. El martes pasado, Clarín comprobó hasta seis horas de demora en la atención. Foto Guillermo Rodríguez AdamiEl hospital Paroissien de La Matanza. El martes pasado, Clarín comprobó hasta seis horas de demora en la atención. Foto Guillermo Rodríguez Adami

El brote afecta a bebés y niños pequeños. Y según pudo comprobar Clarín tanto en hospitales del GBA como de la Ciudad, la mayor demanda está impactando en la atención. En el Paroissien de La Matanza, por ejemplo, el martes de la semana pasada había hasta seis horas de demora.

El sueldo de un pediatra

Según Rodolfo Pablo Moreno, presidente de la SAP, en provincia de Buenos Aires y el interior del país “por 36 horas de trabajo semanal, entre 24 de guardia y 12 de planta, un pediatra del sector público gana entre 250 y 300 mil pesos, dependiendo de la antigüedad”.

Consultado sobre el sueldo en esta especialidad, Jorge Gilardi, ex presidente de la Asociación de Médicos Municipales de CABA, afirma que en el ámbito de la Ciudad están ganando 250 mil pesos por 30 horas semanales.

En tanto, fuentes del sector privado de la salud aseguran que un pediatra cobra de las prepagas entre 1.500 y 3.400 pesos por consulta.

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS