InicioInternacionalFaltan 10 bidones de material nuclear en Libia, según la ONU

Faltan 10 bidones de material nuclear en Libia, según la ONU

El organismo de control nuclear de la ONU declaró que faltaban 2,5 toneladas de concentrado de uranio natural, pero que el mineral en sí no presentaba apenas riesgos de radiación.

Más de 2,5 toneladas de uranio natural han desaparecido de un emplazamiento en Libia, país devastado por la guerra, según declaró el miércoles el director general del organismo de control nuclear de la ONU, quien informó a los Estados miembros de que la agencia estaba buscando el material.

Según Sinead Harvey, portavoz del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el mineral de uranio en sí no supone un gran peligro radiactivo.

El director general de la agencia nuclear, Rafael Grossi, ha informado a los Estados miembros de la ONU sobre los barriles desaparecidos. Foto Saul Loeb/Agence France-Presse - Getty ImagesEl director general de la agencia nuclear, Rafael Grossi, ha informado a los Estados miembros de la ONU sobre los barriles desaparecidos. Foto Saul Loeb/Agence France-Presse – Getty Images

Sin embargo, dijo que el material, contenido en 10 bidones, requiere una manipulación segura y puede presentar “un riesgo radiológico, así como problemas de seguridad nuclear” si no se encuentra.

El martes se descubrió que faltaba el material nuclear durante una inspección en Libia del organismo de control de la ONU, dijo Harvey.

El director general del organismo, Rafael Grossi, informó a los Estados miembros de la ONU sobre la desaparición de los barriles al día siguiente, según informó el OIEA en un comunicado.

El organismo no precisó dónde tuvo lugar la inspección ni si el lugar estaba bajo el control del gobierno libio.

Expertos independientes en control de armamento coincidieron con el OIEA en que el material no constituía necesariamente un peligro inmediato.

“Se trata de concentrado de uranio, a menudo denominado torta amarilla, lo que significa que en su mayor parte se trata de uranio 238 y que no constituye en sí mismo una gran preocupación en términos de proliferación nuclear”, declaró Patricia Lewis, física nuclear y experta en control de armamento.

“La radiación que emite este tipo de uranio es muy baja.

“Pero lo que puede ocurrir, y esto preocupa desde hace mucho tiempo, es que grupos armados no estatales puedan empaquetar una bomba convencional con este material”, dijo Lewis, que dirige el programa de Seguridad Internacional de Chatham House, un grupo de investigación con sede en Londres.

Zia Mian, físico y experto en proliferación nuclear de la Universidad de Princeton, afirmó que la cantidad de material desaparecido se sitúa por debajo del umbral de “cantidad significativa” de 10 toneladas establecido por el OIEA.

El organismo considera que es la cantidad aproximada de material nuclear para la que no puede excluirse la posibilidad de fabricar un artefacto explosivo nuclear.

El jueves, el OIEA dijo que era “consciente” de informes no confirmados de que el material podría haber sido encontrado.

“La agencia está trabajando activamente para verificarlos”, declaró.

El OIEA describió el lugar de inspección como “declarado por el Estado de Libia en virtud del Protocolo Adicional”, en referencia a un acuerdo de 2004 que concedió a los inspectores del organismo de control nuclear de la ONU un mayor acceso a los lugares del país para evaluar el programa nuclear del país, ahora extinto.

El líder de Libia en 2003, Moammar Gadhafi, renunció a su programa de armas nucleares tras la invasión estadounidense de Irak, y ya había adquirido centrifugadoras que permitían al país enriquecer uranio.

Gran parte del material relacionado con los incipientes programas nuclear y de misiles balísticos de Libia fue sacado del país y trasladado a unas instalaciones en Tennessee.

El último uranio enriquecido de Libia fue retirado del país en 2009, según Naciones Unidas.

Pero el organismo estimó en 2013 que quedaban unos 6.400 barriles de torta amarilla en el suroeste de Libia, y sus inspectores han seguido esforzándose por inspeccionar los emplazamientos libios.

En la última década, desde que Gadafi perdió el control del país en una revuelta popular, se han enfrentado a peligrosos obstáculos para su labor.

Estados Unidos y sus aliados europeos lanzaron ataques aéreos en apoyo del levantamiento contra él en 2011, y ese mismo año fue asesinado y su gobierno derrocado.

Desde entonces, Libia ha estado dividida por facciones beligerantes y crisis políticas, lo que ha creado muchos obstáculos para el organismo de control nuclear de la ONU.

La inspección de esta semana estaba prevista inicialmente para el año pasado, pero “tuvo que posponerse debido a la situación de seguridad en la región”, según un informe de Reuters, que citaba una declaración confidencial del director general del OIEA, Grossi.

El organismo no respondió inmediatamente a las preguntas sobre ese informe.

Lewis, el experto de Chatham House, dijo que los inspectores de la ONU “no han podido vigilar” el material nuclear en Libia.

Añadió que la amenaza potencial del material “depende completamente de dónde haya ido a parar”.

“O se ha perdido por accidente, lo que suena ridículo pero ha ocurrido en el pasado”, dijo, señalando el ejemplo reciente de una cápsula radiactiva perdida en el desierto de Australia Occidental.

“O se ha vendido a un país al margen de los mecanismos normales de información y salvaguardia”, añadió.

Otra posibilidad era que los contrabandistas se llevaran el material sin comprender plenamente su valor, dijo, añadiendo que esto había sucedido al final de la Guerra Fría y podría dar como resultado uranio en el mercado negro internacional.

“Ahora mismo hay demasiadas incógnitas”, añadió.

El OIEA no respondió el jueves a una petición de aclaraciones sobre si las autoridades libias habían solicitado su ayuda para localizar el material nuclear desaparecido.

Harvey dijo que la agencia “está dispuesta”, a petición de Libia, “a proporcionar la asistencia necesaria sobre esta cuestión para la aplicación de las normas internacionales de seguridad nuclear y las directrices de seguridad nuclear.”

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS