Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Ciencia

Hallan un ancestro fosilizado de la “comida de los dinosaurios

Esta antigua planta podría ser aún más antigua de lo que los paleobotánicos creían.

Antes de los primeros mamíferos, antes de que los dinosaurios vagaran por la Tierra, una planta crecía en Gondwana, un enorme continente del hemisferio sur.

Casi 280 millones de años después, en lo que hoy es Brasil, los científicos han identificado los restos fósiles de esa planta como un miembro temprano de un linaje llamado cícadas, o cycadales, que continúa hasta nuestros días.

El descubrimiento amplía la comprensión científica de la resistencia de estas plantas, que persistieron durante dos extinciones masivas.

El fósil, hallado en Brasil, es la primera vez que se ve la parte leñosa de una cicadácea tan antigua. Foto Spiekermann et al., Review of Palaeobotany and Palynology, 2021.

El fósil, hallado en Brasil, es la primera vez que se ve la parte leñosa de una cicadácea tan antigua. Foto Spiekermann et al., Review of Palaeobotany and Palynology, 2021.

“La anatomía vegetativa de esta planta es notablemente similar a las que viven hoy en día”, dijo Rafael Spiekermann, estudiante de posgrado en el Instituto de Investigación Senckenberg y el Museo de Historia Natural en Alemania y el autor principal de un artículo que describe el fósil en la revista Review of Palaeobotany and Palynology.

La especie conservada ha sido bautizada como Iratinia australis; “australis” significa “sur” en latín, y el fósil procede de la parte meridional de una capa de roca conocida como Formación Irati.

Se trata de un pequeño trozo de madera -un poco más de 12 centímetros de largo y unos 7 centímetross de diámetro-, pero eso fue suficiente para ver que compartía características clave con las plantas que viven en la actualidad.

“Si se corta con un machete una cicadale hoy en día”, dijo Spiekermann, “se verá el mismo patrón anatómico que se puede ver en nuestro fósil”.

Las cícadas supervivientes suelen denominarse “fósiles vivientes”, de forma parecida a los peces celacantos actuales, que conservan muchas de las características de los peces ancestrales de hace cientos de millones de años.

Este linaje soportó un par de cataclismos cuando la mayor parte de la vida desapareció del planeta.

El primero se produjo al final del periodo geológico del Pérmico, hace 250 millones de años, y suele denominarse la Gran Mortandad.

Fue la mayor extinción masiva de la historia de la Tierra y abrió la puerta evolutiva al surgimiento de los dinosaurios.

La otra fue la extinción de hace 66 millones de años que puso fin a la era de los dinosaurios.

“Es una historia realmente larga en la Tierra”, dijo André Jasper, profesor de biología de la Universidad del Valle de Taquari en Brasil y autor del trabajo.

“Puedes encontrarla, este tipo de planta, en Australia, en Asia, en África, en América. Se extendió por todo el mundo”.

Las cicadales nunca han dominado el reino vegetal, aunque han prosperado en ciertos lugares.

Su apogeo fue hace más de 120 millones de años, antes de que ellas, e incluso plantas más antiguas como las coníferas, fueran superadas por la llegada de las plantas con flor, que se reproducían más rápidamente y se adaptaban a los nichos ecológicos cambiantes.

“Estos tipos eran la comida de los dinosaurios”, afirma Dennis Stevenson, conservador emérito del Jardín Botánico de Nueva York y experto en cicadales que no participó en la investigación.

Sin embargo, las cicadales nunca desaparecieron y hoy existen unas 350 especies.

Quizá la más conocida sea la palmera sagú, una planta ornamental que parece una pequeña palmera, pero que en realidad no lo es.

En cambio, como todas las cicadales, la palmera de sagú posee una estructura distintiva de venas que van desde las hojas hasta el tronco.

Las cicadales fósiles también conservan esta característica, denominada trazos de hojas ceñidas.

El fósil de Iratinia australis fue desenterrado hace varias décadas.

Basándose en la forma de sus hojas, los botánicos lo identificaron erróneamente como perteneciente a un grupo diferente de plantas conocido como licópidos.

Los licópidos eran numerosos en esta parte del Gondwana en aquella época, por lo que el fósil no llamó mucho la atención hasta que Spiekermann, que está trabajando en su tesis doctoral sobre los licópidos, lo examinó de cerca.

“Vi una anatomía totalmente diferente”, dijo Spiekermann.

Anteriormente se habían encontrado en China algunas hojas fosilizadas de la misma época que se creía que eran partes de plantas cícadas.

Pero ésta era la primera vez que se veía la parte leñosa de una cycadale tan antigua.

“Los detalles anatómicos son simplemente asombrosos”, dijo Stevenson.

“Creo que es lo que todo paleobotánico sueña con encontrar, y el primero identificado en las rocas de lo que fue Gondwana”.

La amplia distribución geográfica sugiere que incluso entonces las cicadales ya existían desde hacía tiempo.

“La noción es: Vaya, tenemos uno de esos tipos aquí en Brasil y los otros en China”, dijo Stevenson.

“Esos tipos deben ser mucho más antiguos que lo que tenemos hasta ahora en el registro fósil para llegar a toda la faz de la Tierra”.

William A. DiMichele, conservador de paleobotánica del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian, que no participó en la investigación de la Iratinia australis, dijo que el descubrimiento formaba parte de una tendencia de plantas antiguas que resultan ser aún más antiguas.

“En los últimos 10 ó 15 años se han descubierto muchas plantas que aparecen mucho antes de lo que se creía”, dijo.

Noticias relacionadas

Aire Libre Acebal