InicioInternacionalIncendio en un centro de migrantes: las políticas fronterizas de EE.UU. han...

Incendio en un centro de migrantes: las políticas fronterizas de EE.UU. han creado un volátil atasco en México

Mientras EE.UU. reprime las entradas por la frontera, México soporta la carga de alojar y alimentar a decenas de miles de migrantes desesperados.

Una serie de nuevas y estrictas políticas fronterizas han reducido drásticamente el número de migrantes que cruzan a Estados Unidos a sus niveles más bajos desde que el Presidente Joe Biden asumió el cargo, pero las medidas han creado un cuello de botella combustible a lo largo de la frontera norte de México, con decenas de miles de migrantes frustrados languideciendo en refugios abarrotados desde Tijuana hasta Reynosa.

La situación estalló el lunes, cuando una protesta en un centro de detención de migrantes gestionado por el gobierno en Ciudad Juárez provocó un incendio en el que murieron al menos 40 personas.

Pero las escenas de hacinamiento y desesperación se han ido sucediendo en las últimas semanas a lo largo de la frontera, mientras el gobierno de Biden se prepara para un nuevo aumento de la migración esta primavera.

A principios de este mes, en Juárez, cientos de migrantes, en su mayoría procedentes de Venezuela, intentaron cruzar por la fuerza los puentes internacionales para llegar a El Paso. Foto Herika Martinez/Agence France-Presse - Getty ImagesA principios de este mes, en Juárez, cientos de migrantes, en su mayoría procedentes de Venezuela, intentaron cruzar por la fuerza los puentes internacionales para llegar a El Paso. Foto Herika Martinez/Agence France-Presse – Getty Images

Los migrantes han estado esperando un importante cambio de política, previsto para mayo, cuando Estados Unidos planea levantar una política sanitaria de la era de la pandemia que ha permitido a las autoridades fronterizas estadounidenses expulsar rápidamente a muchos migrantes que cruzan ilegalmente desde México.

Las nuevas restricciones de entrada que ya han entrado en vigor exigen que la mayoría de los inmigrantes que esperan obtener asilo estadounidense soliciten una cita en un puerto de entrada.

Los problemas con la nueva aplicación móvil han dejado a miles de personas intentando en vano obtener una cita mientras se encuentran varadas en ciudades fronterizas mexicanas, donde muchos llevan ya meses esperando.

“Lo que tenemos en Tijuana y otras ciudades fronterizas mexicanas es un cuello de botella”, dijo Enrique Lucero, director de la oficina de servicios de migración de la ciudad de Tijuana, al otro lado de la frontera de San Diego.

“Miles de migrantes esperan la oportunidad de entrar en Estados Unidos, y siguen llegando más”.

Los 30 albergues de la ciudad tienen capacidad para 5.600 personas; hasta 15.000 migrantes se encuentran actualmente en la ciudad, dijo.

“El número de personas que pueden acceder a Estados Unidos es de un par de cientos al día”, dijo, “pero aquí tenemos a miles. Los refugios están a pleno “.

Según las autoridades mexicanas, el incendio se produjo después de que los inmigrantes colocaran pequeños colchones a la entrada del albergue y les prendieran fuego en señal de protesta, tras enterarse de que iban a ser deportados. Foto Go Nakamura para The New York TimesSegún las autoridades mexicanas, el incendio se produjo después de que los inmigrantes colocaran pequeños colchones a la entrada del albergue y les prendieran fuego en señal de protesta, tras enterarse de que iban a ser deportados. Foto Go Nakamura para The New York Times

Incluso antes del incendio del lunes, la frustración se había desbordado a principios de este mes en Juárez, cuando cientos de migrantes, en su mayoría procedentes de Venezuela, intentaron cruzar por la fuerza los puentes internacionales para llegar a El Paso, Texas, sólo para chocar con las autoridades estadounidenses.

Bajo la presión de Estados Unidos, México ha acordado aceptar el creciente número de migrantes devueltos por las autoridades estadounidenses y tomar otras medidas para ayudar a controlar el número de personas que cruzan a Estados Unidos.

Algunos funcionarios locales del lado estadounidense de la frontera dijeron que el gobierno de Biden había creado la situación al prometer poner fin a la política de expulsión relacionada con la pandemia, conocida como Título 42, que dio lugar a que miles de personas viajaran a la frontera, y luego imponer rápidamente nuevas restricciones.

“Es desesperación”, dijo Ricardo Samaniego, juez del condado de El Paso, situado al otro lado de la frontera con Ciudad Juárez.

“Colgas el extremo del Título 42 y luego dices: ‘No importa’, y la gente se queda atascada”.

Inmigrantes haciendo cola el año pasado para comer en la Primera Iglesia Bautista. Foto Tamir Kalifa para The New York TimesInmigrantes haciendo cola el año pasado para comer en la Primera Iglesia Bautista. Foto Tamir Kalifa para The New York Times

Dijo que se había enterado a través de sus homólogos en México de que los albergues y centros de detención en Juárez estaban casi al límite de su capacidad y que se estaban preparando para una nueva oleada en los próximos días y semanas con planes para levantar el Título 42 el 11 de mayo.

Los defensores de los inmigrantes llevan meses advirtiendo de que la situación se estaba volviendo explosiva.

“Las 39 vidas perdidas anoche en Ciudad Juárez son una horrible acusación. Los sistemas de aplicación de la ley que hemos erigido para patrullar a las personas que emigran son manos de acero con guantes de terciopelo, y la muerte forma parte de la sobrecarga. Todos somos responsables”, afirmó en Twitter Dylan Corbett, director ejecutivo del Hope Border Institute, una organización religiosa.

Con los albergues de muchas ciudades fronterizas llenos, los recién llegados han recurrido a dormir en hoteles de mala muerte hasta que se les acaba el dinero, y entonces han acabado en las calles y en edificios abandonados.

Las tensiones han estallado, provocando enfrentamientos con las fuerzas del orden mexicanas, a las que los migrantes han acusado de golpearles, detenerlos y extorsionarlos.

Los poderosos cárteles que controlan el paso ilegal por la frontera han secuestrado y torturado a migrantes.

Todos los días llegan familias de migrantes desaliñadas a Pro Amore Dei, un refugio católico de Tijuana, la ciudad más grande del lado mexicano, suplicando un lugar donde descansar la cabeza.

“Todos los días rechazo al menos a 10 familias con niños”, explica Leticia Herrera, directora del centro, donde familias enteras comparten ya una cama.

“Que Dios nos ayude, ya hemos superado nuestra capacidad”, dijo sobre la instalación, que puede alojar a 250 personas.

Lo mismo ocurre en otro albergue de Tijuana, Juventud 2000, donde casi 200 familias de inmigrantes duermen en tiendas de campaña naranjas, verdes y azules instaladas en un almacén reconvertido.

“Pasamos de estar semivacíos el año pasado a tener que rechazar a gente”, explica José María García, el fundador.

“Ahora tenemos que hacerlo constantemente, día tras día”.

Mientras los refugios de migrantes mexicanos están llenos, se ha producido un descenso significativo del número de migrantes en el lado estadounidense de la frontera.

“El número de personas a nuestro cuidado se ha reducido a la mitad desde el comienzo del año”, dijo Kate Clark, directora de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Con la intención de frenar los cruces, la administración Biden recurrió a medidas más restrictivas.

Amplió el uso del Título 42 para rechazar una nueva avalancha de inmigrantes procedentes de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela, al tiempo que establecía un programa que permitía a los nacionales de esos países solicitar la libertad condicional para entrar en Estados Unidos desde sus países de origen, si contaban con un patrocinador financiero.

Desde la puesta en marcha de ese programa, los cruces ilegales se han desplomado en general. Tras una cifra récord de detenciones fronterizas el año pasado, que alcanzó los 2,4 millones, este año los encuentros se han reducido a unos 128.000 al mes.

El mes pasado, los departamentos de Seguridad Nacional y Justicia fueron más allá y anunciaron una nueva norma, que entrará en vigor tras la supresión del Título 42 el 11 de mayo, por la que se presumirá que los inmigrantes no tienen derecho a asilo si entraron ilegalmente en el país, y se les exigirá que hayan solicitado asilo a otro país por el que hayan pasado antes de solicitarlo en Estados Unidos.

Sin embargo, a quienes consiguieran llegar a la frontera se les permitiría entrar si cumplían ciertos criterios y utilizaban la aplicación móvil para concertar una cita.

La aplicación, destinada a proporcionar un sistema ordenado y racionalizado para tramitar las solicitudes de asilo, se ha visto desbordada por la demanda masiva y plagada de fallos cuando decenas de miles de migrantes han intentado utilizarla.

Según datos de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos, el mes pasado se atendió a 740 inmigrantes al día en ocho puertos de entrada de la frontera.

En el punto de entrada adyacente a Tijuana, se concedieron 200 citas al día.

“Los migrantes llegan a la frontera ya angustiados tras su viaje. Han gastado todo su dinero para llegar aquí, y sus esperanzas se desvanecen cuando no consiguen una cita en la aplicación”, dijo Lucero, director de la oficina de migrantes en Tijuana.

Hasta que se puso en marcha la nueva aplicación, los abogados de inmigración estadounidenses podían ayudar a los migrantes especialmente vulnerables a entrar rápidamente en Estados Unidos, a menudo escoltándoles a través de los puertos de entrada.

Ahora, no se distingue entre los que corren más peligro y los demás.

Hace un mes, un bebé de 4 meses que necesitaba una intervención quirúrgica de urgencia murió porque los padres no pudieron conseguir una cita a través de la aplicación, dijo Herrera, del refugio Pro Amore Dei de Tijuana.

“El año pasado, la familia habría sido llevada al otro lado de la frontera, y el bebé estaría vivo ahora”, dijo Herrera.

En los siete años que lleva dirigiendo el albergue, la situación nunca había sido tan grave.

“Personas que han sido torturadas, golpeadas y que huyen para salvar sus vidas están atrapadas aquí”, dijo.

“Las personas más vulnerables son las que parecen esperar más tiempo”.

En la ciudad mexicana de Piedras Negras, fronteriza con Eagle Pass (Texas), las emociones se han vuelto especialmente crudas.

El año pasado, los inmigrantes que llegaban a la Primera Iglesia Bautista, una estructura de dos plantas donde la gente duerme en colchones andrajosos, a menudo en el suelo, solían quedarse uno o dos días antes de cruzar a Estados Unidos.

Pero Israel Rodríguez, un pastor que dirige el refugio, dijo que ahora los migrantes se quedaban más tiempo.

El martes, había unas 160 personas hacinadas en el refugio, la mayoría familias.

“Todos están en el limbo. Vienen aquí con la esperanza de cruzar, pero la aplicación que se les pide no funciona”, dijo Rodríguez.

“Así que se quedan, algunos durante meses, y no tienen adónde ir”.

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS

Aire Libre Acebal