Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Coronavirus

Las advertencias sobre el coronavirus que fueron ignoradas

Lo que ya sabemos es preocupante.

La pandemia de gripe H1N1 de 1977-78, que surgió en el noreste de Asia y mató a unas 700.000 personas en todo el mundo, tuvo características curiosas.

En primer lugar, afectó casi exclusivamente a personas de veinticinco años o menos.

Los científicos descubrieron otra rareza que podría explicar la primera: era prácticamente idéntica a una cepa que circuló en la década de 1950.

Entrada de una estación de metro de Beijing, el 28 de enero de 2020. Foto de NOEL CELIS / AFP.

Entrada de una estación de metro de Beijing, el 28 de enero de 2020. Foto de NOEL CELIS / AFP.

Las personas nacidas antes de eso tenían inmunidad que las protegía, y las más jóvenes no.

¿Pero cómo se había mantenido tan estable genéticamente, ya que los virus mutan continuamente?

Los científicos supusieron que había sido congelado en un laboratorio.

Se comprobó que era sensible a la temperatura, algo esperado para los virus utilizados en la investigación de vacunas.

No fue hasta 2004 cuando un destacado virólogo, Peter Palese, escribió que Chi-Ming Chu, un respetado virólogo y antiguo miembro de la Academia China de las Ciencias, le dijo que “la introducción de este virus H1N1 de 1977” se debía efectivamente a los ensayos de vacunas que implicaban “el desafío de varios miles de reclutas militares con el virus H1N1 vivo”.

Por primera vez, la propia ciencia parecía haber provocado una pandemia mientras trataba de prepararse para ella.

Ahora, por segunda vez en 50 años, se cuestiona si estamos ante una pandemia causada por la investigación científica.

Aunque la obstrucción del gobierno chino puede impedirnos saber con certeza si el virus, el SARS-CoV-2, vino de la naturaleza directamente o a través de un laboratorio en Wuhan o si hubo experimentación genética, lo que ya sabemos es preocupante.

Una autopista casi desierta en Wuhan, el viernes 24 de enero de 2020. Foto Chen Yanxi vía AP.

Una autopista casi desierta en Wuhan, el viernes 24 de enero de 2020. Foto Chen Yanxi vía AP.

Los años de investigación sobre los peligros de los coronavirus, y el amplio historial de accidentes y errores de laboratorio en todo el mundo, proporcionaron a los científicos muchas razones para proceder con precaución al investigar esta clase de patógenos.

Sin embargo, las prácticas de seguridad preocupantes persistieron.

Y lo que es peor, el éxito de los investigadores a la hora de descubrir nuevas amenazas no siempre se tradujo en preparación.

Incluso si el coronavirus saltó de los animales a los humanos sin la participación de las actividades de investigación, el trabajo de base para un desastre potencial se había establecido durante años, y aprender sus lecciones es esencial para prevenir otros.

Hasta el brote de SARS, los coronavirus se consideraban bastante benignos y sólo causaban resfriados leves o moderados.

Incluso cinco meses después de la aparición del SARS en el sur de China, en noviembre de 2002, el gobierno chino estaba ocultando detalles sobre su amenaza, mientras la enfermedad se extendía a otros países.

En el verano de 2003, se había contenido, pero no antes de infectar a más de 8.000 personas y matar a 774.

Las autoridades pudieron contener el SRAS porque las personas infectadas lo propagaron cuando estaban visiblemente enfermas, lo que facilitó la identificación y el aislamiento de las personas.

Pero estuvo muy cerca, y esa tasa de letalidad de aproximadamente el 10% hizo saltar las alarmas.

La prevención de la siguiente pandemia de coronavirus se convirtió en una prioridad científica.

En 2005, los investigadores -entre ellos el Dr. Shi Zhengli, virólogo del Instituto de Virología de Wuhan- habían identificado a los murciélagos de herradura como el probable animal huésped principal del que había surgido el SRAS.

En los años siguientes, los científicos persiguieron los coronavirus de los murciélagos sobre el terreno y los estudiaron en el laboratorio.

Una civeta, el animal sospechoso de transmitir el virus del SARS a los humanos, en Wuhan, China. Foto Agence France-Presse - Getty Images.

Una civeta, el animal sospechoso de transmitir el virus del SARS a los humanos, en Wuhan, China. Foto Agence France-Presse – Getty Images.

A menudo se asume que el SARS se contagió a los humanos a través de las civetas de palma, un pequeño y adorable mamífero que a veces se vende en los mercados de animales salvajes, aunque para 2008 se sospechaba que los coronavirus de los murciélagos podían infectar directamente las células pulmonares humanas sin necesidad de un animal intermediario.

En 2013, los experimentos de laboratorio del Dr. Shi demostraron que esto podía ocurrir.

Aun así, los científicos trabajaron a veces con murciélagos, muestras de murciélagos y virus de murciélagos en condiciones que desde entonces han creado escozor.

La naturaleza de los virus es mutar continuamente, con accidentes aleatorios que alteran, añaden o eliminan partes de su genoma o con trozos de código genético que se intercambian con otros virus: la recombinación.

Este constante ensayo y error permite la aparición de características que pueden permitir a los virus infectar a una nueva especie.

Manipulación​

Para anticiparse a estos saltos, el ser humano ha intentado dirigir este proceso.

En lo que a veces se llama investigación de ganancia de función, manipulan genéticamente los virus para ver cómo pueden volverse más peligrosos.

En un artículo publicado en Nature Medicine en 2015, los investigadores de dos de los principales laboratorios de coronavirus del mundo -el Dr. Shi; Ralph Baric, profesor de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill; y otros- escribieron que habían hecho bioingeniería de un coronavirus.

El trabajo se llevó a cabo en el laboratorio del Dr. Baric en la U.N.C.

Tomaron una proteína de espiga, la “llave” que utilizan los coronavirus para desbloquear e infectar las células, de un virus de murciélago de herradura y la combinaron con un virus del SARS humano adaptado para ratones.

Informaron que este virus “quimérico” podía infectar células humanas, lo que sugiere que algunos virus de murciélago pueden ser “capaces de infectar a los humanos sin necesidad de mutación o adaptación”.

Esta fue la segunda vez desde los experimentos del Dr. Shi en 2013 que un coronavirus de murciélago similar al SARS mostró la capacidad en el laboratorio de infectar directamente las células de las vías respiratorias humanas.

Este tipo de manipulación genética ya había suscitado preocupación, sobre todo después de que laboratorios de los Países Bajos y Estados Unidos anunciaran en 2011 que habían creado cepas de virus de la gripe utilizando material genético del virus de la gripe A H5N1, que es muy mortífero pero que, por lo general, aún no puede propagarse entre las personas.

Estas nuevas cepas podrían propagarse por el aire entre los hurones, que tienen pulmones parecidos a los humanos.

El revuelo fue inmediato.

En defensa del experimento sobre el coronavirus realizado en 2015 por la doctora Shi y sus colegas, Peter Daszak, cuya organización, EcoHealth Alliance, ha colaborado estrechamente con ella y ha recibido decenas de millones de dólares en la última década del gobierno de Estados Unidos, dijo que los hallazgos permitirían a los científicos centrarse en el mayor riesgo porque “haría que este virus pasara de ser un patógeno emergente candidato a un peligro claro y presente.

Otros estaban más preocupados.

“Si el virus se escapara, nadie podría predecir la trayectoria”, dijo Simon Wain-Hobson, virólogo del Instituto Pasteur en París.

La historia reciente ofrecía muchos motivos para esa preocupación.

Otros casos

Casi todos los casos de SARS desde la epidemia original se han debido a fugas en los laboratorios: seis incidentes en tres países, incluidos dos en un solo mes procedentes de un laboratorio de Beijing.

En un caso, murió la madre de un trabajador del laboratorio.

En 2007, la fiebre aftosa, que puede devastar el ganado y causó una crisis masiva en Gran Bretaña en 2001, se escapó por una fuga en una tubería de drenaje en un laboratorio inglés con la máxima calificación de bioseguridad, BSL-4.

Incluso la última persona conocida que murió de viruela fue alguien infectado por un incidente de laboratorio en Gran Bretaña en 1978.

En su primera encuesta publicada sobre los sistemas de notificación en los laboratorios estadounidenses que trabajan con patógenos peligrosos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informaron en 2012 de 11 infecciones adquiridas en el laboratorio a lo largo de seis años, a menudo en laboratorios BSL-3, la categoría de seguridad reservada a patógenos como la tuberculosis.

En todos los casos, la exposición no se detectó ni se notificó hasta que los trabajadores del laboratorio se infectaron.

En enero de 2014, el C.D.C. contaminó una muestra de virus de la gripe benigna con el mortal A(H5N1), pero no descubrió el peligro hasta meses después.

Y en junio de 2014, envió por error bacterias de ántrax indebidamente desactivadas a los laboratorios, exponiendo potencialmente al menos a 62 empleados del C.D.C. que trabajaron con las muestras sin equipo de protección.

Un mes después, se encontraron viales de virus de viruela vivos en un almacén de los Institutos Nacionales de Salud.

En octubre de 2014, tras esa serie de incidentes de gran repercusión, Estados Unidos puso en pausa su financiación de nuevas investigaciones de ganancia de función, con pocas excepciones.

La moratoria se levantó en 2017.

Pronto surgirían preguntas mucho más serias sobre la seguridad científica.

El 30 de diciembre de 2019, una lista pública de correo electrónico administrada por la Sociedad Internacional de Enfermedades Infecciosas advirtió que había aparecido una “neumonía inexplicable” en Wuhan, China, y los informes relacionaban los primeros casos con el mercado de mariscos Huanan de la ciudad.

El 10 de enero de 2020, un científico chino publicó el genoma del virus -que pronto se denominaría SARS-CoV-2– en una base de datos abierta de Internet, confirmando que se trataba de un coronavirus.

El gobierno chino negó que el virus se estuviera propagando entre los seres humanos hasta el 19 de enero de 2020; tres días después, anunció el cierre total de Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes.

Aproximadamente una semana después del cierre, los científicos chinos publicaron un artículo en la revista médica The Lancet que identificaba a los murciélagos como la fuente probable del virus.

Los autores señalaron que el brote se produjo durante la temporada de hibernación de los murciélagos locales y “no se vendieron ni se encontraron murciélagos en el mercado de marisco de Huanan”, por lo que razonaron que podría haber sido transmitido por un animal intermediario.

Los brotes pueden producirse lejos de su origen.

Distancias

El brote de SARS de 2002 comenzó en Guangdong, a unos mil kilómetros de las cuevas de Yunnan con los murciélagos de herradura de los que se cree que surgió.

Las civetas de palma enmascaradas, criadas y comercializadas en toda China, a menudo en condiciones de hacinamiento e insalubridad que las hacen propensas a los brotes, fueron citadas como el vehículo que probablemente utilizó el SARS para viajar de Yunnan a Guangdong.

Dado que el SARS-CoV-2 se detectó por primera vez en un mercado en el que podían venderse animales salvajes vivos, se sospechó inmediatamente del comercio de animales salvajes.

Los usuarios de las redes sociales en China fueron los primeros en mostrarse más escépticos.

¿Acaso la propagación de una enfermedad procedente de los murciélagos comenzó en Wuhan, sede del Instituto de Virología de Wuhan, uno de los pocos centros de investigación de coronavirus de murciélagos más importantes del mundo?

¿Y qué hay del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Wuhan, que también realiza investigaciones sobre murciélagos, a unos cientos de metros del mercado de marisco?

El 19 de febrero de 2020, 27 destacados científicos publicaron una carta abierta en The Lancet.

Denunciaban “las teorías conspirativas que sugieren que el Covid-19 no tiene un origen natural”.

Al considerar su origen, la cuestión no es tanto si el SARS-CoV-2 pudo salir de un laboratorio -los accidentes ocurren- sino si pudo entrar y cómo se habría manejado allí.

Poco después del cierre de Wuhan en enero de 2020, se hizo evidente que el SARS-CoV-2 estaba relacionado con un virus que los científicos conocían desde hacía años.

El 3 de febrero de 2020, el Dr. Shi y sus coautores anunciaron en Nature que habían encontrado un virus en su base de datos, el RaTG13, cuya secuencia genómica era idéntica en un 96,2 por ciento al SARS-CoV-2 y que se había detectado previamente en murciélagos de herradura de Yunnan.

Los suspicaces de Internet rastrearon las bases de datos genómicos y descubrieron que el RaTG13 coincidía exactamente con un coronavirus de murciélago llamado 4991 recuperado de una cueva implicada en un brote inexplicable de neumonía en 2012 entre los mineros que recogieron guano de murciélago en una mina de Yunnan.

Tres de los seis mineros murieron.

En mayo de 2020, un antiguo profesor de ciencias de la India, con el seudónimo de Twitter TheSeeker268, encontró una tesis de máster de 2013, así como una tesis de doctorado de 2016, supervisada por George Fu Gao, actual director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China.

La tesis de máster planteaba la hipótesis de que la enfermedad de los mineros fue causada por la transmisión directa de un coronavirus similar al del SARS desde un murciélago de herradura.

La tesis doctoral era más cauta, pero seguía calificando el brote de “notable”.

También revelaba que un equipo del Instituto de Virología de Wuhan había recogido muestras de murciélagos en la cueva.

La tesis señalaba que los cuatro mineros a los que se les hicieron pruebas de anticuerpos contra el SRAS los tenían en la sangre unas semanas después de haber enfermado.

Ninguno de esos hechos cruciales -el cambio de nombre o la relación con el anterior brote mortal posiblemente de un coronavirus similar al SARS- se mencionaba en el documento original sobre el RaTG13.

En una entrevista publicada en marzo de 2020, el Dr. Shi dijo que el hongo era el patógeno que había enfermado a los mineros, no un coronavirus.

Más dudas

Las preguntas persistieron.

En julio pasado, el Dr. Shi confirmó que el RaTG13 era efectivamente el 4991 renombrado.

En noviembre de 2020, su artículo en Nature se actualizó finalmente, reconociendo además lo que los investigadores también habían descubierto.

Su equipo secuenció genéticamente el RaTG13 en 2018.

El posible vínculo del coronavirus de los murciélagos con las muertes de los mineros seguía sin reconocerse.

La menos que clara revelación  -un virus con dos nombres, la conexión con un brote mortal, enfermedades cambiantes e historias inconsistentes- alimentó las sospechas.

Algunos especularon con la posibilidad de que el RaTG13 hubiera sido sometido a una manipulación de tipo ganancia de función para crear el SARS-CoV-2.

Pero el RaTG13 es más bien un primo lejano del SARS-CoV-2, lo que significa que es poco probable que haya producido el SARS-CoV-2 como descendiente, ya sea por evolución reciente en la naturaleza o por manipulación en el laboratorio.

Incluso si el RaTG13 no tuvo nada que ver con el brote de Covid-19, se plantearon preguntas sobre por qué el Dr. Shi y otros parecían tan poco receptivos al respecto.

Luego surgieron más preguntas.

Por ejemplo, el mismo grupo de detectives de Internet que vinculó a RaTG13 con la mina también descubrió que una base de datos genómica mantenida por el Instituto de Virología de Wuhan, con información sobre miles de muestras de murciélagos y al menos 500 coronavirus de murciélagos recientemente descubiertos, se desconectó en septiembre de 2019.

La explicación oficial -que se desconectó porque había sido objeto de un hackeo– no explica por qué nunca se compartió de forma segura de alguna otra manera con investigadores independientes responsables.

Estas lagunas hacen más difícil descartar escenarios preocupantes.

Si hubiera habido un accidente de laboratorio con el SARS-CoV-2 o un virus similar que se hubiera recogido en la naturaleza o experimentado en el laboratorio, la base de datos podría haber sido eliminada para que hubiera menos pruebas que pudieran ayudar a otros a atar cabos.

Los funcionarios podrían haber investigado posibles casos de laboratorio y haber creído prematuramente que estaban libres de sospecha.

Sin embargo, los casos pueden ser asintomáticos, y podrían haber pasado por alto el que inició una cadena de transmisión y permitió que el virus circulara silenciosamente hasta un evento de superdifusión en diciembre.

El secretismo y el encubrimiento han dado lugar a algunas teorías frenéticas: por ejemplo, que el virus se filtró desde un laboratorio de armas biológicas, lo que no tiene mucho sentido, ya que, para empezar, las armas biológicas suelen ser patógenos más letales con una cura o vacuna conocida, para proteger a quienes las emplean.

Pero amenazas mucho más mundanas acechaban.

El trabajo científico del Dr. Shi dependía de la recogida y el análisis de cientos de muestras de murciélagos.

Y fue su trabajo el que mostró los peligros asociados a esta tarea.

El artículo de 2013 del Dr. Shi, el Dr. Daszak y otros demostró que un coronavirus de murciélago vivo procedente de una muestra de Yunnan podía unirse a los receptores de las células pulmonares humanas, demostrando que “los huéspedes intermedios pueden no ser necesarios para la infección humana directa.”

Ese controvertido experimento de 2015, del que fue coautor un grupo de investigadores entre los que se encontraban los doctores Baric y Shi, se llevó a cabo después de que encontraran otro coronavirus de murciélago que sospechaban que podía infectar a los humanos, pero que era difícil de cultivar.

Entonces crearon ese quimérico utilizando su pico.

Demostraron que también podía infectar directamente a las células de las vías respiratorias humanas.

En octubre de 2015, el laboratorio del Dr. Shi tomó muestras de más de 200 personas que vivían a pocos kilómetros de dos cuevas de murciélagos de Yunnan y descubrió que seis daban positivo a los anticuerpos contra el coronavirus de los murciélagos, lo que indicaba una infección pasada.

Los seis declararon haber visto murciélagos y sólo 20 personas en total habían declarado haber visto murciélagos volando cerca de sus casas, lo que sugiere que la exposición creó un gran riesgo de infección.

Las prácticas de investigación, sin embargo, pueden no haber incorporado siempre estas lecciones.

Mientras que un artículo chino de 2017 señalaba la precaución de los trabajadores del Instituto de Virología de Wuhan y los mostraba encapuchados y algunos con máscaras N95, ese mismo año un reportaje de la televisión estatal china sobre los estudios del doctor Shi mostraba a los investigadores manipulando murciélagos o heces de murciélago con las manos desnudas o con los brazos expuestos.

Una persona de su equipo comparó la mordedura de un murciélago con “ser pinchado con una aguja”.

En una publicación del blog de 2018 que luego fue eliminada, el Dr. Shi dijo que el trabajo “no era tan peligroso” como todos pensaban.

“La posibilidad de infectar directamente a los humanos es muy pequeña”, escribió.

“En la mayoría de los casos solo se tomará la protección ordinaria”, a menos que se sepa que un murciélago es portador de un virus que podría infectar a los humanos.

Repitió algo similar en un vídeo al estilo de las charlas TED de 2018, según The Washington Post, señalando que la “protección más sencilla” -ilustrada con diapositivas de colegas sin máscara o con máscara quirúrgica y con las manos desnudas- era adecuada porque se creía que los patógenos de los murciélagos solían necesitar un huésped intermedio.

El Dr. Shi dijo que toda la investigación en el instituto se realiza de acuerdo con las estrictas normas de bioseguridad y que el laboratorio es examinado anualmente por una institución externa.

El C.D.C. de Wuhan también realiza investigaciones sobre los virus transmitidos por los murciélagos.

Uno de sus miembros, Tian Junhua, se ha ganado la reputación de aventurero en sus descubrimientos científicos.

Un artículo de 2013 señala que su equipo capturó 155 murciélagos en la provincia de Hubei.

El Washington Post informó que en un video publicado el 10 de diciembre de 2019, se jactó de “haber visitado docenas de cuevas de murciélagos y estudiado 300 tipos de vectores de virus.”

Anteriormente, también habló de haber cometido errores en el campo, como olvidar el equipo de protección personal y ser salpicado por la orina de los murciélagos o manchar accidentalmente su piel con sangre de murciélago, según el Post.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud informó de que la agencia negó haber almacenado o trabajado con virus de murciélago en el laboratorio antes de la pandemia.

Este mes de marzo la O.M.S. informó que el laboratorio del C.D.C. de Wuhan “se trasladó el 2 de diciembre de 2019 a una nueva ubicación cerca del mercado de Huanan”.

El informe de la O.M.S. decía que “no hubo interrupciones ni incidentes” durante el traslado.

Dada la falta de franqueza del gobierno chino, eso hace sospechar que las muestras del laboratorio, si no los propios murciélagos, estaban siendo transportadas cerca del mercado en el momento del brote.

Muchas de estas prácticas de investigación no se desviaron de las normas internacionales.

Una investigadora de campo de murciélagos en Estados Unidos me dijo que ahora siempre lleva un respirador en las cuevas de murciélagos, pero que antes no era una práctica habitual.

No es una idea descabellada sugerir que la investigación de campo corre el riesgo de desencadenar un brote.

La Dra. Linfa Wang, viróloga chino-australiana afincada en Singapur, que trabaja a menudo con el Dr. Shi y que fue pionera en la hipótesis de que los murciélagos estaban detrás de la epidemia de SARS de 2003, declaró a Nature que existe una pequeña posibilidad de que esta pandemia haya sido provocada por un investigador que se infectó inadvertidamente con un virus desconocido mientras recogía muestras de murciélagos en una cueva.

Los murciélagos podrían crear otros riesgos si se alojan en laboratorios, como el que supone la venta de animales salvajes en los mercados urbanos.

El 10 de diciembre, Peter Daszak, que organizó la carta de The Lancet en la que se denunciaba el cuestionamiento de los orígenes naturales del Covid-19 y que fue anunciado como miembro del comité de investigación de los orígenes de la OMC el pasado otoño, insistió en que era una teoría de la conspiración sugerir que había murciélagos vivos en los laboratorios con los que había colaborado durante 15 años.

“Así no es como funciona esta ciencia”, escribió en un tuit que luego borró.

“Recogemos muestras de murciélagos, las enviamos al laboratorio. Liberamos a los murciélagos donde los atrapamos”.

Pero se han acumulado pruebas de lo contrario.

Un investigador asistente dijo a un reportero que el Dr. Shi asumió el papel de alimentar a los murciélagos cuando los estudiantes estaban fuera.

Otro informe de noticias en 2018 dijo que un equipo dirigido por uno de sus aprendices de doctorado “recogió un estante lleno de hisopos y embolsó una docena de murciélagos vivos para realizar más pruebas de vuelta en el laboratorio.”

El sitio web de la Academia China de Ciencias ha enumerado que el instituto de Wuhan tiene al menos una docena de jaulas para murciélagos, y en 2018 el instituto solicitó una patente para una jaula para murciélagos.

El Dr. Shi ha hablado de monitorear los anticuerpos en los murciélagos a lo largo del tiempo – lo que no se haría en una cueva.

Recientemente, salió a la luz otro vídeo que supuestamente mostraba murciélagos vivos en el instituto.

Hace apenas unas semanas, el Dr. Daszak cambió sus afirmaciones.

“No me sorprendería que”, dijo, “como muchos otros laboratorios de virología, estuvieran tratando de establecer una colonia de murciélagos”.

Mientras tanto, todavía no se ha encontrado ningún animal intermediario, a pesar de las pruebas realizadas a miles de animales en los alrededores de Wuhan.

El mes pasado, un ex comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos, Scott Gottlieb, dijo que este fallo se sumaba a las pruebas de una fuga de laboratorio, aunque el Dr. Daszak sugirió que los investigadores buscaran más allá, en las granjas de animales salvajes del sur de China.

Pero si la transmisión de murciélago a humano es la forma en que se produjo la fuga, no es necesario ningún animal intermediario, ya que podría haber sido cualquier interacción con un murciélago, por parte de un aldeano o un investigador de campo.

A pesar de las afirmaciones generalizadas de que los virus de los murciélagos necesitan un animal intermediario para propagarse a los humanos, la investigación ni siquiera está resuelta sobre si la civeta de palma propagó el SRAS a los humanos a partir de los murciélagos.

Sí sabemos que las civetas de palma amplificaron el brote una vez que el SARS llegó al mercado de Guangdong y que fue posible la transmisión de ida y vuelta entre humanos y civetas.

Sin embargo, las únicas poblaciones infectadas generalizadas de civetas que los investigadores encontraron fueron las de los mercados urbanos y, a veces, las de las granjas -donde están las personas-, y no en la naturaleza.

Sabemos que podemos infectar a los animales.

El año pasado, Dinamarca tuvo que matar a 17 millones de visones después de que se contagiaran el SARS-CoV-2 de las personas.

Es posible que los humanos fueran el animal intermediario inicial de las civetas y que las simpáticas criaturas fueran incriminadas.

Otras fuentes de riesgo fueron las propias actividades del laboratorio.

Se ha especulado mucho con la posibilidad de que el SARS-CoV-2 fuera el resultado de la ingeniería genética.

Esta hipótesis no puede descartarse basándose únicamente en el análisis genómico, y las sospechas han aumentado debido a la respuesta opaca de las autoridades chinas.

Se han negado a compartir los registros directos del laboratorio.

El Dr Shi se hizo eco de esta postura en mayo, cuando un grupo de científicos, entre los que se encontraba su coautor, el Dr. Baric, presionó por una mayor transparencia.

“Definitivamente no es aceptable”, envió un correo electrónico a un reportero en respuesta a la solicitud del grupo para ver los registros de su laboratorio.

Mientras tanto, a lo largo de diciembre de 2019, los médicos de Wuhan sospecharon que un virus similar al SARS andaba suelto, y el gobierno local arrestó a los denunciantes, incluyendo al menos a un trabajador de la salud.

El encubrimiento por parte de los funcionarios del Partido Comunista continuó hasta que el destacado científico del SARS Zhong Nanshan viajó a Wuhan el 18 de enero y dio la alarma.

Dicho esto, las pruebas circunstanciales arrojan algunas dudas sobre la afirmación de que el SARS-CoV-2 fue creado mediante bioingeniería.

Por ejemplo, los aspectos del virus que han hecho sospechar a algunos de que fue creado mediante bioingeniería también podrían ser pruebas de que el virus evolucionó de forma natural.

Se ha prestado mucha atención a una característica inusual en su proteína de espiga llamada sitio de corte de furina, con la que el virus puede infectar mejor una célula humana.

Es una de las varias características extrañas del SARS-CoV-2 que son lo suficientemente extrañas como para que incluso los virólogos que dudan mucho de la implicación del laboratorio me dijeran que se sorprendieron al verlo.

De hecho, incluso más allá del sitio de escisión de la furina, el SARS-CoV-2 era un virus que los científicos nunca habían visto antes.

La evolución puede ser una acumulación aleatoria de características extrañas y novedosas.

Para la investigación sobre virus que científicos como el Dr. Shi realizan para publicaciones científicas de alto nivel, una combinación así sería incongruente.

Su trabajo suele consistir en examinar o cambiar un elemento de un virus a la vez para averiguar lo que hace cada elemento y lo que se puede hacer.

Si tu computadora se estropea, por ejemplo, no vería lo que falla cambiando simultáneamente la fuente de alimentación, el cable y la toma de corriente.

Probarías cada uno de ellos por separado.

Tener una variedad de elementos inusuales conduce a resultados difíciles de evaluar, no a un artículo en Nature.

Pero incluso si dejamos de lado la ingeniería dirigida, el trabajo habitual de los laboratorios de Wuhan ha suscitado preocupación.

En 2016, el instituto de Wuhan informó que experimentaba con un coronavirus de murciélago vivo que podía infectar células humanas en un laboratorio BSL-2, un nivel de bioseguridad que se ha comparado con el del consultorio de un dentista.

El equipo de protección, aparte de los guantes y las batas de laboratorio, suele ser opcional en este nivel, y a menudo no hay un control del flujo de aire que selle la ventilación entre la zona de trabajo y el resto del edificio.

Michael Lin, profesor asociado de neurobiología y bioingeniería en Stanford, me dijo que era “un verdadero escándalo, registrado en la prensa”, que un virus similar al del SARS capaz de replicarse en células humanas se trabajara en condiciones de seguridad tan bajas.

El mero hecho de intentar cultivar virus de murciélago en el laboratorio puede generar riesgos de los que los científicos ni siquiera son conscientes.

Mientras intentan y fracasan en el cultivo de una cepa, podrían cultivar inadvertidamente otra que ni siquiera conocen

Incluso es posible, me dijo el Dr. Lin, que los virus puedan coexistir en una misma muestra y recombinarse silenciosamente, dando lugar a algo novedoso pero no detectado.

En condiciones BSL-2 o incluso en condiciones BSL-3 descuidadas, los investigadores podrían verse expuestos a un patógeno que no sabían que existía.

Varios de los científicos que firmaron la carta de The Lancet denunciando la consideración de cualquier cosa que no sea de origen natural han dicho desde entonces que están más abiertos a la participación de los laboratorios.

Uno de ellos, Bernard Roizman, virólogo emérito de la Universidad de Chicago con cuatro cátedras honoríficas en universidades chinas, dijo que se inclinaba por creer que hubo un accidente de laboratorio.

“Estoy convencido de que lo que ocurrió es que el virus fue llevado a un laboratorio, empezaron a trabajar con él”, dijo, “y algún individuo descuidado lo sacó”.

Y añadió: “No pueden admitir que hicieron algo tan estúpido”.

Charles Calisher, de la Universidad Estatal de Colorado, otro de los firmantes, declaró recientemente a ABC News que “hay demasiadas coincidencias” como para ignorar la teoría de la fuga del laboratorio y que ahora cree que “es más probable que saliera de ese laboratorio.”

Peter Palese, el virólogo que escribió sobre la pandemia de gripe de 1977, dijo que “ha surgido mucha información inquietante desde la carta de The Lancet que firmé” y que quiere que se realice una investigación para obtener respuestas.

Otros científicos también han dicho que han cambiado de opinión.

Uno de ellos, James Le Duc, director recientemente jubilado del Laboratorio Nacional de Galveston, un importante laboratorio que estudia el coronavirus y que formó a muchos de los especialistas en bioseguridad de Wuhan, dijo en mayo que era “importante examinar de cerca las condiciones del laboratorio y explorar qué se hacía dónde y realizar una investigación seria”.

Ian Lipkin, director del Centro de Infección e Inmunidad de la Universidad de Columbia y coautor de un influyente artículo en Nature Medicine que argumentaba a favor de un origen natural en marzo de 2020, también es ahora más escéptico.

“La gente no debería estar buscando virus de murciélago en laboratorios BSL-2”, dijo al periodista científico Donald G. McNeil Jr, el mes pasado.

“Mi opinión ha cambiado”.

Los historiales médicos de los trabajadores del laboratorio podrían ayudar a aclarar estas cuestiones.

El pasado mes de julio, el Dr. Shi dijo que “no existía la posibilidad” de que alguien relacionado con el instituto pudiera haberse infectado “mientras recogía, tomaba muestras o manipulaba murciélagos”.

Añadió que recientemente había realizado pruebas a todos los miembros del personal y los estudiantes del instituto para detectar anticuerpos que mostraran una infección pasada por el SARS-CoV-2 o virus relacionados con el SARS y había encontrado “cero infecciones” e insistió en que podía descartar esta posibilidad para todos los laboratorios de Wuhan.

Es difícil ver cómo un científico cuidadoso podría descartar la más mínima posibilidad para todos los laboratorios, incluidos los que no son los suyos.

“Cero infección” significaría que no hay ni un solo caso entre los cientos de personas del instituto, aunque un estudio descubrió que el 4,4% de la población de Wuhan se había infectado.

Más tarde, el equipo de la O.M.S. pidió más información sobre los primeros casos de Covid-19 en Wuhan, incluyendo datos anónimos pero detallados de los pacientes -algo que debería ser habitual en cualquier investigación sobre el origen de un brote- y se les negó el acceso.

Todo esto deja abiertas muchas posibilidades y mucha confusión.

Dudas

Dado que la mayoría de las pandemias se han debido a eventos zoonóticos, que surgen de los animales, ¿hay razones para dudar de la participación de los laboratorios?

Tal vez si se mira toda la historia de la humanidad.

Un mejor período de comparación es el tiempo transcurrido desde la llegada de la biología molecular, cuando se hizo más probable que los científicos causaran brotes.

La pandemia de 1977 estuvo ligada a actividades de investigación, mientras que las otras dos pandemias que se han producido desde entonces, el SIDA y la gripe porcina H1N1 de 2009, no lo estuvieron.

Además, una vez que se ha producido un acontecimiento raro, como una pandemia, hay que tener en cuenta todas las posibles vías de acceso a la misma.

Es como investigar un accidente de avión.

Volar suele ser muy seguro, pero cuando se produce un accidente, no nos limitamos a decir que los errores mecánicos y de los pilotos no suelen provocar catástrofes y que el terrorismo es raro.

Más bien, investigamos todas las vías posibles, incluidas las inusuales, para poder averiguar cómo prevenir sucesos similares.

Tal vez la mayor pregunta ha sido qué leer en la ubicación del brote, a miles de kilómetros de los parientes virales conocidos más cercanos, pero cerca de una institución de investigación líder.

A veces se ha escatimado la curiosidad sobre su ubicación con la explicación de que los laboratorios se instalan donde hay virus.

Sin embargo, el Instituto de Virología de Wuhan lleva donde está desde 1956, investigando en microbiología agrícola y medioambiental con otro nombre.

Se actualizó y comenzó a centrarse en la investigación de los coronavirus sólo después del SARS.

Wuhan es una metrópolis con una población mayor que la de Nueva York, no un puesto rural cerca de las cuevas de murciélagos.

El Dr. Shi dijo que el brote de diciembre de 2019 la sorprendió porque “nunca esperó que este tipo de cosas sucedieran en Wuhan, en el centro de China”.

Cuando su laboratorio necesitó una población con una menor probabilidad de exposición al coronavirus del murciélago, utilizaron a los residentes de Wuhan, señalando que “los habitantes tienen una probabilidad mucho menor de contacto con los murciélagos debido a su entorno urbano.”

Sin embargo, la ubicación en sí misma tampoco es una prueba.

Los escenarios plausibles que implican las actividades de investigación no descartan otras opciones.

Esta semana, Jesse Bloom, profesor asociado del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson, me dijo que cuando recuperó y analizó un conjunto de secuencias genéticas tempranas parciales de Wuhan que habían sido extraídas de un archivo genómico, apoyó “las pruebas sustanciales existentes de que el SARS-CoV-2 circulaba en Wuhan antes del brote del mercado de mariscos”.

Tanto los primeros informes de los científicos chinos como la investigación más reciente de la OMC de este invierno encontraron que muchos de los primeros casos no tenían conexión con el mercado de mariscos, incluyendo el caso más temprano reconocido hasta ahora, el 8 de diciembre de 2019.

Así que el mercado de mariscos puede no haber sido la ubicación original del brote.

También es plausible que un brote haya comenzado en otro lugar y se haya detectado en Wuhan simplemente por ser una ciudad grande.

Analizar los bancos de sangre de toda China, especialmente en las zonas cercanas a las granjas de animales salvajes y a las cuevas de murciélagos, sería de gran ayuda, pero, con limitadas excepciones, el gobierno chino no ha llevado a cabo este tipo de investigaciones, o no ha permitido que se compartan los resultados, si es que lo ha hecho.

Con tantas pruebas retenidas, es difícil decir algo sobre el origen del Covid-19 con certeza, e incluso una verdadera investigación se enfrentaría a desafíos.

Algunos brotes nunca han sido rastreados hasta su origen.

Secretismo

 Pero incluso si se nos niegan las respuestas, podemos aprender lecciones.

Quizá la más importante sea que, de un modo u otro, nos esperaba un brote de coronavirus de murciélago, y que la investigación que demuestra la capacidad de los coronavirus de murciélago para saltar a los humanos fue una advertencia que no se tuvo en cuenta.

Los científicos y los funcionarios del gobierno deben sopesar los beneficios y los peligros de la forma en que trabajamos con los murciélagos y los virus, en el campo y en el laboratorio, especialmente porque otras inversiones en salud pública pueden hacer mucho más para prevenir una pandemia.

Podría ser más eficaz instituir una vigilancia rigurosa en los lugares donde se sabe que prosperan los patógenos amenazantes, y preparar mejor a nuestras instituciones para que reaccionen con rapidez y transparencia ante el primer signo de un brote.

La investigación puede orientarse más a la respuesta que a la predicción; estas tareas se superponen pero no son idénticas.

Encontrar un virus peligroso en una cueva o en una placa de Petri puede ser útil, pero es un poco como pinchar a un oso que estamos tratando de evitar.

La investigación de campo sobre los murciélagos debería haberse hecho con más cuidado.

Los virus de los murciélagos no deberían estudiarse en laboratorios BSL-2, y la investigación en laboratorios BSL-3 debería hacerse sólo bajo la más estricta precaución.

Los murciélagos deben ser tratados como una amenaza seria en los laboratorios.

Las interacciones humanas con los murciélagos deben realizarse bajo estricta regulación y vigilancia.

Alison Young, una reportera de investigación que ha cubierto durante mucho tiempo los incidentes en los laboratorios, escribió que entre 2015 y 2019, hubo más de 450 accidentes reportados con patógenos que el gobierno federal regula debido a su peligro.

Se encontraron tasas comparables de incidentes en los laboratorios británicos – y la investigación sugiere que los accidentes de laboratorio ni siquiera se reportan siempre.

Algunos científicos han propuesto imponer controles más estrictos y un mayor análisis de riesgo-beneficio para la investigación de patógenos que podrían desencadenar pandemias sin querer.

Algunas investigaciones pueden seguir valiendo la pena, y se ha propuesto trasladar estos laboratorios fuera de las ciudades densamente pobladas.

La cooperación con China en estos temas es vital, incluyendo la seguridad de los laboratorios y la vigilancia de los brotes.

Algunos argumentan que criticar la respuesta de China a la pandemia y las prácticas científicas que podrían haberla provocado pondrá en peligro esa cooperación.

Es difícil ver cómo los airados artículos de opinión pueden hacer que los funcionarios chinos sean más intransigentes de lo que ya son.

Es comprensible que la gente se muestre recelosa de que estas afirmaciones puedan demonizar a los científicos de otros países, sobre todo teniendo en cuenta el racismo antiasiático que ha abundado.

Pero, ¿por qué perpetuar este estado de cosas sería beneficioso para ellos?

Después de un accidente de laboratorio con bacterias de ántrax en la Unión Soviética en 1979 que mató a docenas de personas, los principales científicos occidentales aceptaron las excusas del gobierno soviético, que resultaron ser todas mentiras.

Eso no ayuda a mejorar las normas de seguridad, incluidas las que beneficiarían a los científicos de los países autoritarios.

Pero el mejor camino a seguir es el de una verdadera cooperación mundial basada en el beneficio mutuo y la reciprocidad.

A pesar de los actuales disimulos, debemos suponer que el gobierno chino tampoco quiere volver a pasar por esto, sobre todo teniendo en cuenta que el SARS también empezó allí.

Esto significa anteponer el interés público a las ambiciones personales y reconocer que, a pesar de las maravillas de su poder, la investigación biomédica también encierra peligros.

Para ello, los funcionarios del gobierno y los científicos deben tener una visión de conjunto:

Buscar la cortesía y la verdad en lugar de limitarse a evitar la vergüenza.

Desarrollar un marco que vaya más allá de culpar a China, ya que las cuestiones planteadas son realmente globales.

Y darse cuenta de que la próxima gran cosa puede significar simplemente tener mucho cuidado con un montón de pequeños detalles.

La Dra. Tufekci es una escritora de opinión que ha examinado exhaustivamente la pandemia de Covid-19

Noticias relacionadas

Aire Libre Acebal