Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Internacional

Navalny en la cárcel: “Tenemos que lidiar con una persona que perdió la cabeza, Putin”.

En su primera entrevista dice que los presos políticos rusos están sometidos a presión “psicológica” y que debe ver televisión estatal durante más de ocho horas al día.

En una entrevista con The New York Times, el líder de la oposición rusa Alexei Navalny habla de la vida en la Colonia Penal nº 2 de Pokrov (Rusia), donde se encuentra recluido; del presidente ruso Vladimir Putin; de las sanciones internacionales impuestas a Rusia; de las próximas elecciones a la Duma, la cámara baja del Parlamento ruso; de su envenenamiento con el arma química Novichok; de su seguimiento por parte del Servicio Federal de Seguridad, o FSB, la agencia sucesora del KGB; y de otras muchas cuestiones.

Estos extractos han sido editados por razones de espacio y claridad.

Colonia penal nº 2, donde está recluido Navalny. . Foto Dimitar Dilkoff/Agence France-Presse - Getty Images.

Colonia penal nº 2, donde está recluido Navalny. . Foto Dimitar Dilkoff/Agence France-Presse – Getty Images.

P: ¿Cómo lo han tratado en la cárcel?

R: Antes, mi zona era famosa por las temibles palizas a los reclusos. Ahora, no se golpea a nadie, o al menos yo no me he enterado.

Pero como dicen: “Al principio trabajas para tu reputación, y luego tu reputación trabaja para ti”. Y eso es cierto en esta prisión.

La gente que tiene la mala suerte de que le digan que va a servir en Pokrov llega notablemente sometida y asustada.

La zona está especializada en la violencia psicológica.

Esta es, con mucho, más sofisticada.

No te golpearán, sino que, con continuas provocaciones, te pondrán en la situación de tener que golpear a alguien, pegar a alguien, amenazar a alguien.

Y entonces el acto está hecho: hay cámaras de vídeo por todas partes, y la administración, con gran placer, abrirá una nueva causa penal contra ti por cargos de agresión, añadiendo unos cuantos años a tu condena. No sucumbir a la provocación, esto es lo más importante que hay que aprender aquí.

Los primeros meses se me dio muy bien esto, y ahora las cosas se calmaron. Decidí que esto se convertiría en una excelente práctica cristiana.

Hablamos continuamente de amar a tu enemigo, pero en realidad, sólo hay que intentar comprender y perdonar a las personas a las que, literalmente, no soportabas en absoluto hace poco tiempo.

Pero lo estoy intentando.

P: ¿Cuál es la probabilidad de que te maten en la cárcel?

R: En las entrevistas, en puntos como éste, suele haber un comentario entre paréntesis (risas). Usted no puede verme ahora mismo, pero le aseguro que me estoy riendo.

Durante muchos años, me vi obligado a poner excusas en respuesta a preguntas como: “¿Por qué no te han matado todavía?” y “¿Por qué no te han encarcelado?”.

Ahora que tengo marcadas estas dos casillas (la del asesinato con una nota al margen: “Bueno, casi”), me piden que calcule la probabilidad de mi propia muerte mientras esté en prisión.

Bien, la respuesta, obviamente, puede sacarse de un chiste: 50%. O me matan o no me matan.

No olvidemos que claramente tenemos que lidiar con una persona que ha perdido la cabeza, Putin.

Un mentiroso patológico con megalomanía y delirio persecutorio. Veintidós años en el poder harían eso a cualquiera, y lo que estamos presenciando es una situación clásica de un zar medio loco.

Como sabemos ahora, los asesinos del FSB empezaron a seguirme en mis viajes por el país, literalmente, el día después de que hiciera públicos mis planes de presentarme a la presidencia.

¿Fue una jugada inteligente?

En serio, ¿ordenarle a tus servicios de seguridad que maten a tu oponente político con un arma química?

Una idea poco estelar.

Pero Putin lo hizo porque está poseído por sus propios miedos e ideas.

P: ¿Qué opina de las políticas occidentales de poner sanciones a Rusia por su represión a la oposición?

R: “No hay necesidad de aplicar sanciones a Rusia.

Las sanciones, mucho más duras que las actuales, deberían aplicarse a quienes roban a Rusia, empobrecen a su pueblo y le privan de un futuro.

Debería llamarse “paquete de sanciones en apoyo del pueblo ruso, contra la corrupción, la mentira y la tiranía”.

Digamos esto claramente:

Por ahora, todas las sanciones fueron diseñadas para evitar a casi todos los participantes significativos de la banda de gánsteres de Putin.

¿Quiere pruebas?

Nombre un solo malhechor real que haya sufrido.

Los aviones, los yates, los miles de millones en los bancos occidentales: todo está en su sitio.

Los líderes de Occidente, y en primer lugar el presidente Biden, deberían mostrar verdadera decisión en la lucha contra la corrupción.

En primer lugar, dejar de llamar empresarios a los oligarcas de Putin.

Cualquier bandido o mafioso de Putin que se autodenomine “hombre de negocios” es visto casi inmediatamente como “casi uno de los nuestros”, una persona con la que se pueden hacer negocios.

Es interesante que las legislaturas entiendan esto.

Las declaraciones de los líderes y participantes del caucus anticorrupción, recientemente formado en el Congreso de EE.UU., dan en el clavo.

Los diputados del Parlamento Europeo se muestran firmes a la hora de imponer sanciones a los oligarcas.

Pero los poderes ejecutivos de ambos lados del océano luchan con un ejército de abogados, grupos de presión y banqueros que luchan por el derecho de los propietarios del dinero sucio y sangriento a permanecer impunes.

Por eso pido que se persiga personalmente a los oligarcas y a los malhechores.

Tales acciones de Occidente serán plenamente apoyadas por la sociedad rusa y serán motivo de júbilo.

A los ojos de una persona corriente, concretamente estas medidas demostrarán que Occidente no es hipócrita -no son todos iguales- y que por fin alguien ha defendido los intereses de la gente corriente.

P: ¿La amenaza de nuevas sanciones occidentales le ayuda a protegerse en la cárcel?

R: Es difícil de decir.

Por un lado, con los ingresos reales de la población que ya han caído durante siete años seguidos,

Putin está sinceramente preocupado por que las nuevas sanciones sectoriales hagan caer la economía rusa.

Por otro lado, la actitud de “no cedo a las presiones” hace tiempo que se ha convertido en su característica lucha irracional.

Si me exigen algo, haré lo contrario, aunque sea en detrimento de mis propios intereses.

Como dicen en Rusia, “me congelaré las orejas para fastidiar a mi madre”.

P: Las elecciones nacionales se acercan el mes que viene. ¿Puede vencer a Putin? Es posible el cambio político a través del sistema electoral ruso, o habrá que esperar a la muerte o jubilación del señor Putin?

R: La respuesta a la pregunta: “¿Se puede vencer a Putin?” – la estamos recibiendo ahora mismo.

La campaña de la Duma está en marcha, y las únicas noticias son sobre la prohibición de los candidatos.

Primero, sacaron a todos los que trabajaban en nuestra organización, declarándolos extremistas.

Luego, a todos los que nos apoyaban de alguna manera.

Luego, incluso a la “oposición sistémica”, que podría ganar con nuestro apoyo.

Y ahora prohíben a los candidatos mediocres, temerosos de que nuestro “voto inteligente” (la estrategia de votación en la que pedimos a los votantes un apoyo consolidado para el segundo candidato más fuerte de la papeleta, que tiene más posibilidades de vencer al candidato del gobierno) les lleve incluso a la victoria.

Así que respondo con firmeza y sin una gota de duda:

Sí. Si pudiéramos participar en las elecciones, incluso sin dinero ni recursos informativos, derrotaríamos ahora mismo al partido de Putin, Rusia Unida.

En las elecciones federales y regionales.

En las grandes ciudades ni siquiera tendríamos que esforzarnos mucho.

Ahora mismo estamos ofreciendo a la gente una alternativa.

Nuestro programa es mejor y tenemos una visión para el futuro de Rusia, mientras que Putin no la tiene.

Putin no es eterno, ni física ni políticamente.

Lo importante es esto: El régimen de Putin es un accidente histórico, no una fatalidad.

Fue la elección de la corrupta familia Yeltsin.

Tarde o temprano, este error se arreglará y Rusia pasará a una vía de desarrollo democrática y europea.

Sencillamente, porque eso es lo que quiere el pueblo.

P: ¿Deben los rusos votar en las elecciones parlamentarias del próximo mes?

R: Sí, llamamos a la participación en las elecciones aunque cada vez parezcan más una broma.

Votaciones de tres días, exclusión de candidatos, prohibición de observadores.

Llamamos a todos a participar por una razón:

Nuestra estrategia de “voto inteligente” funciona incluso en estas condiciones.

No en todas partes: en las partes del país en las que los resultados se reescriben sin más, nada funciona.

Pero sí que funciona en las grandes ciudades.

Probamos la estrategia durante varios años, en Moscú, en San Petersburgo, en ciudades siberianas.

Fue un éxito en todas partes.

Por primera vez en 20 años, podemos derrotar a candidatos progubernamentales en distritos con un solo mandato.

Sí, ahora no se trata de elegir a buenos candidatos -todos los buenos están prohibidos-, pero podemos elegir no a los que el Kremlin tenía previsto.

La palabra clave es “elegir”: los votantes, y no Putin, hacen que los candidatos sean miembros del Parlamento.

El planteamiento disminuye la mayoría de Putin, recorta el monopolio de Rusia Unida y hace más complejo el sistema político.

Y, lo que es más importante, gracias al “voto inteligente” la voluntad de los ciudadanos vuelve a ganar valor.

P: Usted ha construido su movimiento en gran medida sobre la lucha contra la corrupción. ¿Ha cambiado la cárcel su visión política?

R: La lucha contra la corrupción es nuestra especialidad.

Sigo considerando que la corrupción es el principal problema de Rusia, que corroe el país, priva a la gente de un futuro y obstaculiza cualquier reforma.

Es la base del actual gobierno.

Mi país podría convertirse ahora mismo en un Estado rico y exitoso que avanzara por la senda europea del desarrollo.

Somos específicos, como cualquier nación, pero somos Europa.

Somos Occidente.

La estructura política básica debería ser la democracia parlamentaria, y las elecciones justas, los tribunales independientes y la plena libertad de los medios de comunicación deberían ser conceptos sagrados en la nueva Rusia.

El principal objetivo del nuevo gobierno debería ser el aumento de los ingresos del pueblo. Los rusos son demasiado pobres. Son ciudadanos pobres de un país rico.

La pobreza, en particular, es lo que más preocupa a los rusos.

Aquí, en la cárcel, volví a convencerme de ello.

Mi prisión está a sólo 100 kilómetros de Moscú, pero aún así la sensación flota en el aire: la penuria, la ausencia de futuro.

Los pobres reclusos comparten un cigarrillo entre dos.

Pobres empleados de la prisión con sueldos miserables.

Las enfermeras del hospital de la prisión tienen sueldos tan bajos que les da vergüenza hablar de ellos.

Y lo más importante: una especie de melancolía y una comprensión muy clara de que nada va a cambiar.

Una comprensión que, por desgracia, no conduce a la protesta o a la demanda de una vida mejor, sino a la indiferencia y la obediencia.

Pero la experiencia demuestra que la obediencia puede convertirse fácilmente en ira.

Los nuevos retos globales nos dicen que Rusia debe convertirse en líder en la lucha contra el cambio climático.

Es nuestra misión histórica preservar los bosques siberianos y el agua dulce, importantes para la supervivencia de todo el planeta.

Vivimos en un momento único.

Existen graves conflictos locales y regionales, pero no una guerra mundial.

No tenemos enemigos que busquen esa guerra.

Obtenemos fantásticos beneficios de las exportaciones de materias primas.

Debemos aprovechar esta oportunidad, para que la historia de la primera mitad del siglo XXI se convierta en un período de progreso y prosperidad para los ciudadanos de Rusia, y no en años de degradación y miseria, como ahora.

Noticias relacionadas

Aire Libre Acebal