Connect with us

Hi, what are you looking for?

Economia

Para compensar el alivio de Ganancias a los trabajadores, subirán la alícuota para las empresas

El Gobierno busca que el Congreso trate los dos proyectos al mismo tiempo. Así buscan evitar que se genere un agujero fiscal de $ 40.000 millones.

El Gobierno quiere evitar que al alivio de Ganancias para los trabajadores se convierta en un agujero fiscal de $ 40.000 millones. Para esto, junto con la iniciativa de Sergio Massa que busca liberar del pago de este impuesto a los empleados que cobran hasta $ 150.000 brutos, el Congreso debatirá otro proyecto que deja en suspenso las rebajas de las alícuotas de Ganancias para las empresas que se habían establecido en la reforma impositiva llevada adelante por el macrismo en 2017.

La intención del Gobierno es que la suspensión de la rebaja rija para las empresas que tuvieron “alta rentabilidad” durante la pandemia.

El proyecto de ley de Massa beneficiará a 1,2 millones de trabajadores. Y cuenta con el aval tanto del presidente Alberto Fernández como del ministro de Economía, Martín Guzmán.

Alberto Fernández y Martín Guzmán.

Alberto Fernández y Martín Guzmán.

El presidente, el ministro y el propio Massa estuvieron analizando el tema el 17 de enero pasado, en Chapadmalal. Alberto Fernández había ido hasta esa localidad balnearia para tomarse unos días de descanso.

En esa reunión Massa consiguió el OK para armar el proyecto, bajo la consigna de “corregir defectos de los cambios que se realizaron en 2017, que incluyeron en Ganancias a unos 300.000 asalariados”, indicaron fuentes oficiales.

Ante la consulta de este diario acerca de cómo compensarán la caída de estos $ 40.000 millones, fuentes oficiales indicaron que “otro proyecto de ley oportunamente presentado determina el alcance de Ganancias sobre empresas, por lo que se buscará que los cambios sean neutros en términos fiscales”.

Se trata de un proyecto generado en el Poder Ejecutivo que deja en suspenso la rebaja de alícuotas para empresas que se habían fijado en 2017. La primera rebaja llevó la alícuota del 35% al 30% y la siguiente, que empezaba a regir este año, la llevaría del 30% al 25%.

Es ese paso del 30% al 25% el que ahora se busca dejar en suspenso, en una sesión en la que se tratarían los dos proyectos a la vez.

Además, se aumentará del 7% al 13% la alícuota de Ganancias para las utilidades distribuidas por los socios de las empresas. En la reforma de 2017 se había establecido que esa alícuota subiría de forma gradual. Ahora se buscará pasar de una sola vez al nivel más alto.

“El nuevo esquema no implica pérdida de recursos fiscales respecto a lo previsto en el Presupuesto 2021″, indicaron fuentes oficiales. “Esto es así porque esta medida se tomará en simultáneo con la modificación de la Ley 27.430 del año 2017 que establecía una reducción de la alícuota de Ganancias Sociedades, al 25% vigente para el año 2021″, agregaron.

Según detallaron “lo que se busca es construir un sistema tributario más progresivo, donde la carga tributaria se distribuya en forma más justa entre los distintos niveles de ingresos”.

Y remarcaron que “a las empresas que mantuvieron una alta rentabilidad, incluso en el marco de la crisis económica desatada por la pandemia del Covid-19, se les suspenderá la baja en la alícuota de Ganancias respecto a lo previsto, mientras se eleva el piso a partir del cual los trabajadores y trabajadoras quedarán alcanzadas por este impuesto”.

Lo que resta definir es a partir de qué parámetro se determina que una empresa tuvo “alta rentabilidad”. Este cambio en las alícuotas de las empresas marca una nueva suba de la presión fiscal, en medio de las quejas permanentes del sector productivo por este tema.

Los $ 40.000 millones de costo fiscal del proyecto de Massa equivalen al 0,1% del producto bruto, según los cálculos de Juan Ignacio Paolicchi, de la consultora Empiria.

Este monto equivale a poco menos de la mitad de lo que destinaba el Estado el año pasado a cada una de las cuotas del bono de $ 10.000 del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE)

Con 9 millones de beneficiarios, cada pago del IFE -hubo tres en el el año- demandaba recursos por $ 90.000 millones. Con el acceso a los mercados cerrados, esos montos se cubrieron con emisión monetaria .

Para este año, la emisión no sería una veta posible, ya que el Gobierno quiere lograr que la inflación no supere el 29%, lo que supone una reducción importante con relación al 36,1% del año pasado.

El anuncio de los cambios en Ganancias se da casi en paralelo con la reanudación de las negociaciones con el Fondo Monetario para llegar a un acuerdo que permita extender el plazo de los pagos de la deuda y, eventualmente, acceder a fondos frescos.

Y a la vez se superpone con la amenaza del presidente Fernández al campo al decir que podría recurrir a subas de las retenciones o cupos a las exportaciones para frenar al suba de los alimentos.

También te puede interesar

Policiales

Ocurrió esta mañana en Boulogne. El conductor de la formación declaró que vio a la víctima y al victimario forcejear antes del hecho. El...

Economia

Las consultoras empiezan a medir lo que fueron los precios en la primera quincena y señalan que los valores se aceleraron. Diciembre, con 4%,...

Nacionales

El Buque “Afonso de Albuquerque”, de Jan De Nul, alcanzó el 100% de tripulación argentina. Jan De Nul, la compañía familiar de origen belga,...

Nacionales

“Cuando el trabajador se juega la vida y no puede pagar el alquiler, eso no se puede tolerar”, exigió el personal de la salud....