Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Coronavirus

Segundas dosis: ya aplican 155% más por día, pero la fecha en la que saldarían el déficit está lejos

Es porque no hay enfermeros suficientes para reforzar el operativo. Por eso reducen las primeras dosis. Mientras la variante Delta apura, el tiempo para domar la brecha iría bastante más allá de agosto.

La ministra Carla Vizzotti aseguró en varias oportunidades durante la última semana que agosto será “el mes de las segundas dosis”. Luego aclaró: para que el 60 por ciento de los mayores de 50 años esté cubierto. ¿Qué sucederá con el resto de la gente?

Para completar los esquemas de todos aquellos que hoy tienen una sola vacuna aplicada se necesitarían -en base al promedio cotidiano actual de inoculaciones- además de agosto, también los meses de septiembre, octubre y parte de noviembre: un total de 110 días: 18 millones de personas a razón de 161 mil inyecciones diarias.

El ritmo de las segundas dosis muestra, efectivamente, un fuerte incremento. Mientras que hasta el 18 de julio el promedio diario de segundas dosis era de 63 mil inyecciones, ahora trepó a 161 mil. Esto es un 155 por ciento más. Si se lo compara con fines de julio (cuando daban 90 mil segundas dosis por día), es un 80 por ciento más. Este miércoles, por primera vez, fueron aplicadas más segundas dosis que primeras: 219.724 contra 192.498.

Si esta tendencia se profundiza, la demora para llegar a todos los que esperan la segunda podría ser menor. Ese aumento, sin embargo, no ha implicado una suba en la cantidad total de dosis aplicadas en el país. El promedio cada 24 horas sigue siendo casi el mismo que a mediados de julio: 342 mil contra 344 mil.

Lo que cambió fue que la cantidad de primeras dosis inoculadas bajó en el mismo periodo un 35 por ciento: de 279 mil a 182 mil. La priorización de las segundas dosis es eso, privilegiar éstas con respecto a las primeras. Es decir, resignar la posibilidad de avanzar más rápido en la inmunización de la población con al menos medio esquema, para ahora sí cubrir con el esquema completo, lo antes posible, a los grupos de mayor riesgo.

La curva de la vacunación

Día por día, las dosis aplicadas en Argentina.

Tocá para explorar los datos Tocá para explorar los datos



Fuente: Monitor Público de VacunaciónInfografía: Clarín

La ecuación cambió a partir de la aparición de la variante Delta en la brújula argentina. Hasta entonces, el Gobierno prefirió transformar su escaso arsenal contra el Covid, casi de forma excluyente, en primeras dosis. La idea era evitar la enfermedad grave y las muertes en una mayor cantidad de personas. Ahora que la variante nacida en la India sobrevuela el aire local, contagiarse empezará a ser más fácil y para combatir ese peligro se precisa las dos dosis.

La política de acelerar las primeras dosis, que se decidió en marzo, generó durante cuatro meses -toda la segunda ola- una enorme brecha con las segundas dosis aplicadas: uno de los desfases más significativos del mundo. Con esa decisión el Gobierno logró llegar a fin de julio con el 55 por ciento de los argentinos vacunados con una dosis, pero sólo el 15 por ciento inoculados con dos.

Esto implica que el país parte desde muy atrás en su voluntad de ponerse “al día” con las segundas dosis, y demasiado sobre la fecha en que la variante Delta empieza a coquetear con la circulación comunitaria, aunque las autoridades prefieran no llamarlo aún de esa manera. Como sea, hay al menos dos casos registrados en la Ciudad sin nexo epidemiológico con viajeros.

Otros países que también habían decidido en el comienzo de sus campañas de vacunación priorizar las primeras dosis fueron Inglaterra y Canadá. Pero luego consiguieron achicar la brecha mucho más rápido. Al día de hoy, el 69 por ciento de los británicos tiene una dosis y el 56 por ciento, las dos. En el caso de los canadienses, el 72 por ciento tiene una dosis y el 59 por ciento, ambas.

Inyecciones para inocular a los Argentinos. Faltan recursos humanos para acelerar. Foto: Los Andes

Inyecciones para inocular a los Argentinos. Faltan recursos humanos para acelerar. Foto: Los Andes

Es llamativa la velocidad con la que sobre todo Canadá ha logrado recuperar el terreno perdido en segundas dosis durante los primeros meses del año. El 17 de mayo, Clarín había consignado que menos del 10 por ciento de los canadienses había recibido los esquemas completos de vacunación. Hoy, casi tres meses después, Argentina en esa materia está apenas seis puntos porcentuales mejor que lo que estaba entonces Canadá.

Si no habilitaran en los próximos meses la vacunación para menores de 12 años -o incluso la de los que tienen entre 12 y 17 sin comorbilidades-, la equiparación de primeras dosis con segundas se podría saldar antes. Hoy quedan unos 5 millones de mayores de 18 años que no han recibido siquiera la primera aplicación.

Al ritmo actual de primeras dosis, ese número se completaría en 22 días: fin de agosto. Con lo que luego, a partir de septiembre podría dedicarse toda la capacidad a las segundas dosis. Para entonces, se calcula que quedarían por completar 19 millones de esquemas: esto implicaría 55 días más, septiembre y casi todo octubre. Esta segunda estimación estaría dejando afuera de la cuenta a los menores de 18 años.

El tiempo que demandará completar las segundas dosis pendientes podría acortarse, claro, si el promedio diario de inoculaciones aumenta. Hay bastante terreno para ganar aún, por ejemplo, durante la flaca performance de los fines de semana.

Gente que concurrió para la segunda dosis, este miércoles, a un vacunatorio mendocino. Foto: Los Andes

Gente que concurrió para la segunda dosis, este miércoles, a un vacunatorio mendocino. Foto: Los Andes

A la vez, el cálculo más optimista supone que sigan arribando al país, a ritmo sostenido, nuevos lotes de vacunas, sobre todo del laboratorio AstraZeneca, ya que el stock más caudaloso actualmente es de Sinopharm. En lo inmediato, la previsión del Gobierno no incluye nuevos lotes de la de Oxford, un dato importante si se la tiene en cuenta como eventual reemplazo del segundo componente de la Sputnik V.

¿Por qué no se puede escalar todavía más en la vacunación? ¿Por qué hay que dejar de dar primeras dosis para aplicar más segundas? Fuentes bonaerenses explicaron que el principal problema es la falta de enfermeros. “Para aplicar más segundas dosis no hay más remedio que bajar la cantidad de primeras”, explicó un vocero de uno de los principales municipios de la Provincia.

Es el corolario de la lentitud que condujo la campaña de vacunación desde su comienzo en diciembre, por un problema que en realidad es multicausal. Desde ya, el desparejo arribo inicial de vacunas. Pero también “hay gente que hasta el día de hoy no está enterada que se habilitó la vacunación libre en el Conurbano”, explicaron desde el mismo municipio.

Antes de que se habilitara la vacunación libre, el problema de conectividad de muchos vecinos complicaba que se inscribieran, como así también la recepción del turno on line. Inconvenientes, en suma, que excedieron durante 2021 la escasez de dosis y no escaparon a los problemas que arrastra el país desde la época en que no existía el Covid.

Noticias relacionadas

Deportes

Maximiliano Fornari viajó al otro lado del mundo para cumplir su sueño de jugar en Europa, quedó varado y sin dinero. Todo comenzó la...

Internacional

En el marco de un programa de reactivación pos pandemia, la embajada informó cuáles son los requisitos para trabajar en el país nórdico. A...

Sociedad

Fue elegido de manera “unánime” por el jurado que destacó su trayectoria en medicina y especialidades asistenciales. El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, fue...

Coronavirus

Es el escenario que abriría la nueva normativa que entrará en vigencia en ese país en noviembre. Más de 10 millones de argentinos recibieron...

Aire Libre Acebal