Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Tecnología

SpaceX va a Júpiter: la NASA eligió un cohete de Elon Musk para una misión clave

La misión Europa Clipper utilizará el poderoso Falcon Heavy para explorar una de las lunas del gigante gaseoso en 2024.

La NASA eligió a la empresa del magnate estadounidense Elon Musk, SpaceX, para explorar la gélida luna Europa de Júpiter a través de una misión que está prevista concretarse en octubre del 2024.

La misión Europa Clipper comenzará con el despegue del cohete Falcon Heavy desde el Centro Espacial Kennedy en Florida, para lo cual SpaceX recibirá 178 millones de dólares.

Muchos esperaban que el despegue lo realizara la NASA con su cohete SLS, pero su desarrollo está plagado de demoras y crecientes costos.

Mientras el SLS aún no está operativo, el Falcon Heavy realizó misiones comerciales y gubernamentales desde su vuelo inaugural en 2018 cuando llevó el Tesla Roadster de Musk al espacio.

El Falcon Heavy ya realizó misiones comerciales y gubernamentales desde su vuelo inaugural en 2018. Foto: DPA

El Falcon Heavy ya realizó misiones comerciales y gubernamentales desde su vuelo inaugural en 2018. Foto: DPA

Este cohete requiere una gran potencia de despegue. Su propulsor es capaz de generar más de cinco millones de libras de empuje (22 millones de Newtons) en el despegue, lo que equivale a 18 aviones 747.

El orbitador Europa hará entre 40 y 50 pasadas cercanas sobre la luna “Europa” para determinar si cuenta con condiciones adecuadas para la vida.

Su carga incluirá cámaras y espectrómetros para producir imágenes de alta resolución y mapas de la superficie y la atmósfera, así como un radar para perforar la capa de hielo en busca de agua líquida.

Musk recibirá un financiamiento de 178 millones de dólares para la misión. Foto: AFP

Musk recibirá un financiamiento de 178 millones de dólares para la misión. Foto: AFP

La misión retoma los estudios realizados por la sonda espacial Galileo durante los ocho años en que orbitó en torno al planeta gaseoso, los cuales permitieron determinar la existencia de un océano bajo la superficie de Europa.

Los planes para enviar una sonda a Europa fueron concebidos inicialmente con proyectos tales como Europa Orbiter y Jupiter Icy Moons Orbiter, en los que una sonda espacial sería colocada orbitando Europa.

De acuerdo a los datos recabados, se sabe que Europa posee un océano global interno del doble del tamaño que todos los de la Tierra juntos. Además, tiene el potencial de condiciones adecuadas para la vida.

Vida en el vecindario

Sin embargo, llegar a su núcleo no es una tarea sencilla. Las gélidas temperaturas y el incesante impacto en la superficie de la radiación de Júpiter lo convierten en un objetivo difícil de explorar.

El desafío para los ingenieros y científicos de la misión es diseñar una nave espacial lo suficientemente resistente para que la radiación no la afecte, pero a la vez, lo suficientemente sensible para reunir la ciencia necesaria para investigar el medio ambiente de Europa.

El módulo de propulsión de Europa Clipper en pleno desarrollo. Johns Hopkins APL/Ed Whitman

El módulo de propulsión de Europa Clipper en pleno desarrollo. Johns Hopkins APL/Ed Whitman

A medida que avanza este trabajo, los líderes del proyecto continúan planificando la carga científica de la misión. Los instrumentos de la nave espacial medirán la profundidad de la corteza de hielo, del océano interno y qué tan espeso y salado es.

Otra de las cámaras permitirá capturar imágenes en color de la geología de la superficie en detalle y analizarán las columnas potenciales.

Los científicos están especialmente interesados en lo que constituye la superficie de la luna. La evidencia sugiere que el material expuesto allí se ha mezclado a través de la corteza helada y quizás proviene del océano debajo de ella.

Ilustración de Europa, la luna de Júpiter, muestra cómo la superficie helada puede brillar en su lado nocturno. NASA/JPL-CALTECH

Ilustración de Europa, la luna de Júpiter, muestra cómo la superficie helada puede brillar en su lado nocturno. NASA/JPL-CALTECH

Europa Clipper también investigará el campo de gravedad de la luna, lo que les dirá a los científicos más sobre cómo la luna se flexiona cuando Júpiter tira de ella y cómo esa acción podría potencialmente calentar el océano interno.

Pero cuantos más instrumentos lleva una nave espacial, más interacción generan, lo que podría afectar al funcionamiento de los demás. En estos momentos se están realizando pruebas para que todos puedan funcionar al mismo tiempo sin interferencias electromagnéticas.

El conjunto completo de instrumentos se someterá a pruebas exhaustivas después de su llegada a JPL en este año. A principios de 2022 marcará el inicio de las operaciones de montaje, prueba y lanzamiento. Ha comenzado la cuenta atrás.

Noticias relacionadas

Aire Libre Acebal