Connect with us

Hi, what are you looking for?

Economia

Stablecoins, los “dólares digitales” sin cepo ni límites: qué son y cómo se compran en Argentina

A diferencia del Bitcoin, su valor es previsible. Se usan para ahorrar y para conseguir dólares reales.

 

Guardar dólares sigue siendo la elección mayoritaria de los argentinos para ahorrar. Pero muchos ya no quieren tener los billetes verdes en “el colchón”, en un cofre o en el banco. Prefieren adquirir y atesorar stablecoins: unas criptomonedas distintas al Bitcoin que equivalen a sus dólares.

Algunos llaman a estos valores 100% virtuales “dólares digitales” o “criptodólares“, dado que su cotización siempre replica la de la moneda estadounidense, el euro u otras de las fuertes.

Y su creciente elección como “refugio” de valor, en Argentina y el mundo entero, no obedece sólo a una caprichosa adoración por la tecnología, sino a que ofrecen ventajas concretas.

Entre los mayores atractivos de ahorrar en “dólares digitales”, en comparación con los comunes, sus promotores en el país destacan que:

1) Se pueden comprar fácil y rápido por Internet sin el tope de US$ 200 mensuales del cepo cambiario, y hoy a un costo menor que el del “dólar solidario”.

2) Quedan protegidos bajo contraseña en redes globales, lo que evita los riesgos de robo de guardar plata física en el hogar, así como los altos costos de alquilar cajas de seguridad.

El dólar, la moneda de ahorro por excelencia para los argentinos. Foto Xinhua

El dólar, la moneda de ahorro por excelencia para los argentinos. Foto Xinhua

3) Al no ser controlados por gobiernos o bancos centrales, estos criptoactivos no pueden quedar en “corralitos” ni ser pesificados o confiscados. Nadie más que su dueño puede acceder a ellos.

4) Los “criptodólares” se pueden usar para hacer pagos y transferencias en el país y el mundo muy a bajos costos. Y se los puede vender y convertir en dólares comunes en cualquier momento.

¿Pero cómo funcionan las stablecoins y en qué se basa su equivalencia con otras monedas? ¿Cuáles son las más usadas y cómo se pueden comprar? A continuación, una guía básica y práctica con todo lo que se necesita saber.

¿En qué se diferencian del Bitcoin?

Las stablecoins, al igual que el famoso Bitcoin, son criptomonedas. Es decir, medios para intercambiar valores por Internet basados en registros contables encriptados que se distribuyen entre los usuarios de una determinada red, que pueden ser millones alrededor del mundo.

Estas tecnologías permiten, con total seguridad y exactitud, emitir dinero digital y que luego millones de usuarios puedan ahorrarlo, intercambiarlo o usarlo para pagar.

Ahora bien, hoy existen miles de criptomonedas, muy diferentes entre sí. Algunas, como el Bitcoin (BTC) o el Ethereum​ (ETH), tienen constantes y abruptas fluctuaciones en su cotización, dado que ésta cambia a cada rato según la oferta y la demanda.

Surgido en 2008, el Bitcoin es la criptomoneda más conocida, pero también surgieron muchas otras. Foto Reuters

Surgido en 2008, el Bitcoin es la criptomoneda más conocida, pero también surgieron muchas otras. Foto Reuters

Pero esa cualidad, que complica el uso de Bitcoins para ahorrar y pagar, es justamente lo que no tienen las stablecoins o criptomonedas estables.

Este gran grupo de criptomonedas, entre las que se destacan el USD Coin (USDC) y el DAI, se distingue por mantenerse siempre en paridad 1 a 1 con una moneda fuerte tradicional. Los dos casos mencionados, USDC y DAI, son espejos digitales del dólar.

“Las stablecoins crecen como opción entre los ahorristas dado que brindan un resguardo ante la volatilidad de otros activos tradicionales y hasta del mismo Bitcoin. También crece su uso para realizar transferencias o pagos internacionales rápidos, a bajo costo y sin la intervención de entidades financieras”, explicó a Clarín Guido Quaranta, cofundador y CEO de SeSocio.

Esa es una de las plataformas a través de las cuales, en la Argentina, hoy se puede abrir una “billetera cripto” para comprar stablecoins con pesos o dólares, tenerlos ahorrados y luego venderlos para volver a tener moneda tradicional.

Otras de las “casas de cambio digitales” que facilitan actualmente esas operaciones son RipioSatoshitangoBitso y Buenbit.

Aunque el Bitcoin es la criptomoneda más conocida, existen miles de ellas y no todas tienen grandes altibajos en su cotización.

Aunque el Bitcoin es la criptomoneda más conocida, existen miles de ellas y no todas tienen grandes altibajos en su cotización.

¿Cuáles son las stablecoins más usadas y qué garantía ofrecen?

Mariano Craiem, cofundador de Satoshitango, explicó a Clarín que hay distintos tipos de stablecoins.

1) Las que se respaldan en dinero común o en bienes

Por un lado, están las que respaldan cada unidad virtual circulante con reservas de dinero tradicional (como dólares o euros) o con productos (como oro, cobre o petróleo). Suelen ser creadas y reguladas por la organización dueña del sistema criptográfico que las emite.

Criptomonedas como Thether (USDT), que sigue al dólar, o Euro Stasis (EURS), atada al euro, son algunos ejemplos. Aunque hoy la más reconocida es el USD Coin (USDC).

Los emisores del USDC -las firmas del sector Coinbase y Circle- garantizan que por cada unidad digital circulante existe un dólar real en una cuenta bancaria, al que representa y por el que se puede canjear.

Esa cuenta es auditada por distintos actores, entre ellos entidades financieras tradicionales. El sistema inspiró tanta confianza que Visa, la tarjeta de crédito más importante del mundo, acaba de anunciar que comenzará a procesar pagos hechos en USDC.

Visa anunció en que comenzará procesar pagos en criptomonedas. Foto EFE

Visa anunció en que comenzará procesar pagos en criptomonedas. Foto EFE

2) Las que se respaldan en otros criptoactivos

Por otro lado, según repasó Craiem, hay stablecoins que se emiten y regulan de modo descentralizado (lo hace su comunidad de usuarios) y que no están respaldadas por dinero tradicional ni por materias primas, sino por otros criptoactivos.

La stablecoin más conocida dentro de esta familia es el DAI, una criptomoneda que opera sobre el sistema blockchain abierto Ethereum y que está programada para que tienda a valer siempre como el dólar.

“Su precio fijo es 1 DAI = 1 US$. Cuando el valor del DAI supera levemente 1 US$, el algoritmo ofrece incentivos económicos a los usuarios del Ethereum para que lo cambien por DAI, lo que hace bajar su precio; y si el valor es inferior a 1 US$, se ofrecen incentivos para cambiar DAI por ETH, lo que hace subir el valor”, explicaron en Satoshitango.

Emiliano Limia, vocero de Buenbit, define así al DAI: “Es una suerte de dólar digital que surgió de un equipo de programadores (la comunidad MakerDAO) que identificó la necesidad de crear una criptomoneda de valor estable, pero que, al mismo tiempo, tuviera lo mejor del Bitcoin y cuyo valor residiera enteramente en la tecnología blockchain, sin garantías atadas al mundo financiero tradicional”.

DAI es una de las criptomonedas más usadas en América Latina, con un destacado papel de la Argentina. Imagen MakerDAO

DAI es una de las criptomonedas más usadas en América Latina, con un destacado papel de la Argentina. Imagen MakerDAO

Paso a paso, ¿cómo comprar stablecoins en la Argentina?

1) Buscar una “casa de cambio digital”

La manera más rápida y sencilla de adquirir USDC, DAI u otras criptomonedas estables es recurrir a una plataformas de compraventa que admita esas operaciones.

Son sitios que funcionan como “casas de cambio” digitales: permiten abrir una cuenta con una billetera a través de la cual se pueden comprar, guardar y vender todo tipo de activos digitales.

Ripio, Satoshitango, SeSocio, Bitso y Buenbit son algunas de estas empresas. Cada una tiene sus particularidades, pero en general los pasos son similares.

2) Registrarse

Primero, los sitios piden crear una cuenta dando los principales datos personales. Luego pueden exigir verificar la identidad informada enviando una foto del DNI y tomando una selfie. Terminado esto, la billetera o wallet queda creada.

Venta de la stablecoin USDC en la web de Ripio.

Venta de la stablecoin USDC en la web de Ripio.

3) Ingresar los fondos

Una vez que se tiene la billetera, hay que enviar allí los dólares o los pesos que se pretende invertir o digitalizar.

Eso puede hacerse en general por transferencia desde una cuenta bancaria (por CBU) o desde una billetera virtual como Mercado Pago (por CVU), y en algunos casos en efectivo vía Pago Fácil o Rapipago.

Desde que se hace el depósito la acreditación en la billetera puede demorar 24 o 48 horas.

4) Adquirir las criptomonedas

Una vez que los fondos se ingresan en la billetera, el ahorrista ya está en condiciones de convertirlos en la stablecoin que prefiera, con unos pocos clics.

Para hacerlo debe ir al menú de compra de cada sistema e indicar cuántos de los pesos o dólares depositados quiere pasar a la criptomoneda.

Tras dar la orden, la operación se realiza al tipo de cambio del momento y queda terminada en minutos. En la billetera, así, en vez de los pesos o dólares, aparecen sus equivalentes virtuales.

Venta de la stablecoin DAI en Buenbit, con las cotizaciones del día en pesos argentinos.

Venta de la stablecoin DAI en Buenbit, con las cotizaciones del día en pesos argentinos.

5) Enviar, recibir y pagar con stablecoins

Dentro de las plataformas, los “dólares digitales” comprados se pueden mantener ahorrados, pero también pueden ser enviados a otros usuarios del país o del mundo que tengan una criptobilletera.

Algunos sistemas también permiten usar los criptoactivos depositados para hacer pagos cotidianos, como cargar saldo en el celular. O para comprar en tiendas web del exterior que acepten esa forma de abonar.

6. Volver a tener el dinero tradicional

Así como el ahorrista depositó pesos para adquirir USDC o DAI, en cualquier momento puede liquidar en el mercado esas criptomonedas para volver a tener los dólares equivalentes y retirarlos.

Para esto, las plataformas suelen ofrecer la chance de enviarlos por transferencia a una cuenta bancaria propia en dólares. O, si el rescate es en pesos, también a una billetera virtual (como Mercado PagoUalá Naranja X).

¿Afecta el cepo cambiario a las stablecoins?

No. Valen como dólares, pero no lo son. De ahí que para comprarlas no se aplique el límite de US$ 200 mensuales qué sí rige a la hora de comprar dólares reales en los bancos, por el cepo cambiario.

La cotización que se aplica es la de mercado, actualmente cercana a la del dólar bursátil y el informal.

Este martes 30 de marzo, por ejemplo, un 1 DAI o un USDC se podían comprar en la Argentina por $ 145 o $ 146, precio inferior al del dólar “solidario” ($ 161) y casi igual que el contado con liquidación, aunque algo mayor que el blue ($ 141) o el MEP ($ 141).

Las plataformas muestran la cotización del día de cada criptomoneda frente al peso y su evolución histórica.

Las plataformas muestran la cotización del día de cada criptomoneda frente al peso y su evolución histórica.

¿Se pueden usar stablecoins para conseguir dólares reales?

Sí. El procedimiento consiste en depositar pesos en una criptobilletera, comprar con ellos una stablecoin, vender luego la criptomoneda en el mercado pidiendo dólares a cambio, y finalmente enviar los dólares obtenidos a una cuenta bancaria.

“Es una operatoria bastante común de algunos usuarios. Se le llama dólar cripto y a veces resulta más barato que el dólar blue”, explicaron a Clarín en Buenbit. Y afirmaron que así resulta legal conseguir más de US$ 200 al mes.

“En realidad no estás comprando dólares directamente. Por lo tanto, no hay límite. Comprás criptomonedas en pesos y luego las vendés en dólares. Es una operatoria muy similar a la del dólar bolsa, en donde uno compra y vende bonos”, compararon.

¿Hay costos al invertir en stablecoins?

Desde ya que las “casas de cambio digitales” que mantienen las billeteras y dan acceso a la inversión no brindan sus servicios a cambio de nada. La mayoría fija comisiones y cargos para las distintas operaciones o movimientos.

En general, al ingresar pesos en una billetera pueden descontar entre el 0,5% y el 6% del monto, dependiendo del método elegido (los depósitos por transferencia suelen tener las menores comisiones y los que son en efectivo, las más elevadas).

Por cada compra o venta de criptomonedas, la comisión puede ser del 1%. Y retirar la plata de la criptobilletera no suele tener costos, salvo que sea en efectivo.

En el caso de Buenbit, su esquema es diferente: no cobra comisiones al ingresar o retirar pesos y dólares, ni tampoco al comprar o vender criptomonedas. Su ganancia surge, en cambio, de las diferencias entre los precios de compra y de venta.

“Entre las ventajas de las stablecoins está que no hay mínimos para invertir. Es decir, que si una persona tiene 2, 5 o 10 dólares de ahorro ya puede adquirir una parte de un criptodólar”, destacaron en SeSocio.

Guardar dólares reales conlleva muchas veces la necesidad de alquilar cajas de seguridad, si no se los quiere tener en una cuenta bancaria. Los dólares digitales ahorran ese costo. Foto Ingot

Guardar dólares reales conlleva muchas veces la necesidad de alquilar cajas de seguridad, si no se los quiere tener en una cuenta bancaria. Los dólares digitales ahorran ese costo. Foto Ingot

¿Además de atesorar las stablecoins, se pueden invertir para obtener ganancias en dólares?

Sí. Al volverse digitales, los dólares pueden ser invertidos fácilmente para conseguir ganancias atractivas.

“Frente a la opción de tener los dólares en una caja de seguridad, donde quedan estáticos, los ‘dólares digitales’ pueden ser reinvertidos fácilmente para obtener rentabilidad en dólares”, destacaron en SeSocio.

Por otra parte, algunas de las “casas de cambio” cripto hoy le pagan un interés al ahorrista por el mero hecho de tener criptomonedas depositadas en la billetera. Como si estuvieran en un plazo fijo, pero disponibles en cualquier momento.

La fintech Lemon Cash, por ejemplo, anunció que lanzará un servicio por el cual todas las criptomonedas que los usuarios ahorren en su app rendirán intereses, que se liquidarán semanalmente. Para quien tenga USDT, prometen, la ganancia será del 7% anual.

En Buenbit, por su parte, tener DAI actualmente en la billetera produce intereses que se acreditan cada día y que equivalen, afirman, a un retorno del 8% anual en DAI.

Como comparación, por depositar dólares a plazo fijo los bancos pagan tasas del 0,5% anual, y el dinero no se puede utilizar hasta el vencimiento.

“Como consejo para los principiantes, antes de invertir, es indispensable investigar, informarse y entender los conceptos básicos de las criptomonedas, recordando la importancia de diversificar nuestras inversiones para así reducir el riesgo que implica apostar a un sólo activo”, indicaron en Buenbit.

También te puede interesar

Policiales

Ocurrió esta mañana en Boulogne. El conductor de la formación declaró que vio a la víctima y al victimario forcejear antes del hecho. El...

Economia

Las consultoras empiezan a medir lo que fueron los precios en la primera quincena y señalan que los valores se aceleraron. Diciembre, con 4%,...

Nacionales

El Buque “Afonso de Albuquerque”, de Jan De Nul, alcanzó el 100% de tripulación argentina. Jan De Nul, la compañía familiar de origen belga,...

Coronavirus

Ni el tratamiento básico. Ni el plasma. Ni la ivermectina. Ni el suero equino. Ni en la Argentina ni en el mundo existe consenso...