Connect with us

Hi, what are you looking for?

Internacional

Una base remota de la CIA en el Sahara que crece constantemente

La agencia ha estado realizando vuelos de vigilancia aunque cualquier ataque con drones sería por ahora limitado.

 

WASHINGTON – En las profundidades del Sahara, la CIA sigue realizando vuelos secretos con drones desde una base aérea pequeña pero en constante expansión, incluso cuando el gobierno de Biden ha limitado temporalmente los ataques con drones contra presuntos terroristas fuera de las zonas de guerra convencionales, como Afganistán, mientras sopesa si endurecer las normas de la era Trump para tales operaciones.

Poco después de establecer la base en el norte de Níger hace tres años, la CIA estaba preparada para lanzar ataques con drones desde el lugar.

Pero no hay pruebas públicas de que la agencia haya llevado a cabo nada más que misiones de vigilancia hasta ahora.

Imagen de satélite de una base aérea, donde se ha ampliado la pista de aterrizaje, en Dirkou, Níger. Foto Planet Labs vía The New York Times.

Imagen de satélite de una base aérea, donde se ha ampliado la pista de aterrizaje, en Dirkou, Níger. Foto Planet Labs vía The New York Times.

La CIA ha estado realizando vuelos de vigilancia desde la base, que ha crecido desde 2018. . Foto Planet Labs vía The New York Times.

La CIA ha estado realizando vuelos de vigilancia desde la base, que ha crecido desde 2018. . Foto Planet Labs vía The New York Times.

La base se añadió a un pequeño aeropuerto comercial en gran medida para prestar más atención al suroeste de Libia, un notorio refugio para Al Qaeda, el Estado Islámico y otros grupos extremistas que operan en la región del Sahel de Níger, Chad y Mali.

La ampliación de las capacidades de la base indica que la CIA estaría preparada para llevar a cabo ataques armados con drones si la revisión de alto nivel lo permite.

Mientras tanto, las misiones de vigilancia y reconocimiento de la agencia parecen seguir adelante, dentro de las limitaciones temporales de los ataques.

Nuevas imágenes satelitales muestran que la base aérea en Dirkou, Níger, ha crecido significativamente desde que The New York Times informó por primera vez sobre las operaciones de la CIA allí en 2018, para incluir una pista mucho más larga y una mayor seguridad.

Las nuevas imágenes también muestran por primera vez lo que parece ser un dron MQ-9 Reaper rodando hacia o desde un hangar.

Anteriormente, el Times observó lo que probablemente era un U-28A, una aeronave utilizada a menudo para apoyar a las fuerzas de operaciones especiales.

En virtud de una directiva que el asesor de seguridad nacional del presidente Joe Biden, Jake Sullivan, impuso discretamente el 20 de enero, día de la toma de posesión, los militares y la CIA deben ahora obtener el permiso de la Casa Blanca para atacar a sospechosos de terrorismo en lugares mal gobernados donde hay escasas o nulas tropas de tierra, como Somalia, Yemen y Libia.

Bajo la administración de Trump, se les había permitido decidir por sí mismos si las circunstancias sobre el terreno cumplían ciertas condiciones y se justificaba un ataque.

Amenaza

La revisión de la administración Biden se produce en un momento en el que las oleadas de terrorismo y violencia se han apoderado de la región africana del Sahel, un vasto matorral subsahariano que se extiende desde Senegal hasta Sudán, y amenaza con extenderse.

El Estado Islámico en Libia ha buscado activamente nuevos reclutas que viajen hacia el norte desde las naciones de África Occidental, incluidos Senegal y Chad.

Los grupos armados han atacado puentes, convoyes militares y edificios gubernamentales.

La amenaza se está extendiendo hacia el sur desde el Sahel a zonas que hasta ahora no se habían visto afectadas por la violencia extremista, como Costa de Marfil, Benín, Togo y Ghana, donde el Pentágono tiene un centro logístico.

La seguridad ha empeorado hasta el punto de que el Mando de África del Pentágono dijo el año pasado al inspector general del Departamento de Defensa que había abandonado por el momento la estrategia de debilitar a los militantes islamistas y que, en su lugar, estaba tratando principalmente de contener la amenaza.

“La seguridad sigue deteriorándose en el Sahel a medida que la inestabilidad se extiende y amenaza la costa de África Occidental”, dijo Colin Kahl, el candidato de Biden para ser el máximo responsable de la política del Pentágono, al Comité de Servicios Armados del Senado, en respuestas escritas a preguntas antes de una audiencia la semana pasada.

“No podemos ignorar que el conflicto persistente en África seguirá generando amenazas para el personal, los socios y los intereses de Estados Unidos por parte de organizaciones extremistas violentas”.

El Mando de África del Pentágono opera aviones no tripulados MQ-9 Reaper desde Niamey, la capital de Níger, a 1300 kilómetros al suroeste de Dirkou; y desde una base de aviones no tripulados de 110 millones de dólares en Agadez, Níger, a 600 kilómetros al oeste de Dirkou.

Los militares han llevado a cabo ataques con drones contra militantes de Al Qaeda y del Estado Islámico en Libia, pero ninguno desde septiembre de 2019.

Algunos analistas de seguridad se preguntan por qué Estados Unidos necesita operaciones militares y de drones de la CIA en la misma vecindad general para combatir a los insurgentes en Libia y el Sahel.

Además, Francia, que tiene unos 5.100 soldados en la región del Sahel, comenzó a realizar sus propios ataques con drones Reaper desde Niamey contra insurgentes en Níger, Burkina Faso y Malí.

Estrategias fallidas

Un informe reciente del International Crisis Group concluye que la estrategia de “primero el ejército” de Francia y sus aliados, incluido Estados Unidos, ha fracasado.

La organización de investigación y defensa, que se centra en las zonas de conflicto, señaló en su informe que centrarse en los esfuerzos locales de pacificación podría lograr más.

“París y sus socios deberían reorientar su enfoque hacia uno basado en los esfuerzos por dar prioridad a la gobernanza, especialmente calmando las crecientes tensiones entre las comunidades y entre éstas y el Estado en las zonas rurales, que los yihadistas explotan, y mejorando la prestación de servicios básicos por parte de los gobiernos a los ciudadanos”, concluye el informe.

La CIA comenzó a establecer la base en Dirkou en febrero de 2018 para mejorar la vigilancia de la región, en parte en respuesta a una emboscada en octubre de 2017 en otra parte de Níger que mató a cuatro soldados estadounidenses.

El aeródromo de Dirkou fue etiquetado como una base de la Fuerza Aérea de Estados Unidos como un cubierta, dijo un funcionario estadounidense, que habló bajo la condición de anonimato para discutir asuntos operativos confidenciales.

La operación de la CIA en Dirkou tiene pocas o ninguna de las sensibilidades políticas a las que se enfrenta el ejército estadounidense en sus emplazamientos, dijo un antiguo funcionario estadounidense implicado en el proyecto.

Un portavoz de la CIA, Timothy L. Barrett, declinó hacer comentarios.

Una portavoz del Mando de África, Nicole Kirschmann, dijo que el emplazamiento de Dirkou se consideraba “una base no permanente” para los militares, y que el mando no había participado en ninguna construcción reciente en la base.

Está claro que alguien lo ha hecho.

Nuevas instalaciones

La pista de aterrizaje original de 1.500 metros ha duplicado su longitud en los últimos dos años y ha sido ampliada en algunas partes, con pavimentación y otras construcciones evidentes en las imágenes de satélite tomadas la semana pasada.

Una expansión inicial de la pista de aterrizaje se vio por primera vez en imágenes de satélite a principios de 2019.

Una pista más larga se utiliza normalmente para acomodar aviones más rápidos o más grandes. Sin embargo, no se han construido nuevos hangares que puedan albergar aviones adicionales.

A finales de su presidencia, Barack Obama trató de poner a los militares a cargo de los ataques con aviones no tripulados después de que surgiera una reacción por una serie de ataques muy visibles, algunos de los cuales mataron a civiles.

La medida pretendía, en parte, aportar mayor transparencia a unos ataques en los que Estados Unidos a menudo se negaba a reconocer su papel.

Obama había restringido el papel letal de la CIA limitando sus vuelos de aviones no tripulados, especialmente en Yemen.

Sin embargo, el programa de la CIA no se cerró por completo en todo el mundo, ya que la agencia y sus partidarios en el Congreso se opusieron.

La política de aviones no tripulados se modificó en 2017, después de que Mike Pompeo, el director de la CIA en ese momento, presentara un argumento contundente al presidente Donald Trump de que los esfuerzos más amplios de la agencia en la lucha contra el terrorismo se estaban limitando innecesariamente.

La CIA amplió sus operaciones con drones con el traslado a Dirkou, añadiendo a las limitadas misiones encubiertas de la agencia en ese momento en el este de Afganistán para ataques en Pakistán, y en el sur de Arabia Saudí para ataques en Yemen.

La revisión por parte de la administración Biden de los marcos legales y políticos que rigen la selección de objetivos está todavía en fases preliminares.

Se dice que los funcionarios están recopilando datos, incluidas las estimaciones oficiales de las víctimas civiles en los ataques tanto militares como de la CIA fuera de las zonas de combate durante la era Trump.

Una portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Emily Horne, dijo que no se ha tomado ninguna decisión sobre las nuevas normas.

Algunos de los principales congresistas republicanos han criticado los límites temporales de la administración a los ataques con drones antiterroristas y a las redadas de comandos.

“Esta medida es otro impedimento burocrático creado por la administración Biden que dará a nuestros enemigos una ventaja sobre Estados Unidos y nuestros aliados”, dijo el representante Mike Rogers de Alabama, el republicano de mayor rango en el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes.

A él se unió el representante Michael McCaul de Texas, el republicano de mayor rango en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara, en la declaración de la semana pasada.

Los especialistas en contraterrorismo advierten que sin las operaciones del Pentágono y la CIA para apoyar las misiones dirigidas por Francia en el Sahel, la situación de seguridad podría salirse aún más de control.

“Al-Qaida y el Estado Islámico han ampliado sus operaciones en el Sahel”, dijo Bill Roggio, editor del Long War Journal, un sitio web dirigido por la Fundación para la Defensa de las Democracias que hace un seguimiento de los ataques militares contra los grupos militantes.

“Los costos de operar desde Dirkou, tanto financiera como políticamente, son extremadamente bajos”.

También te puede interesar

Policiales

Ocurrió esta mañana en Boulogne. El conductor de la formación declaró que vio a la víctima y al victimario forcejear antes del hecho. El...

Economia

Las consultoras empiezan a medir lo que fueron los precios en la primera quincena y señalan que los valores se aceleraron. Diciembre, con 4%,...

Nacionales

El Buque “Afonso de Albuquerque”, de Jan De Nul, alcanzó el 100% de tripulación argentina. Jan De Nul, la compañía familiar de origen belga,...

Coronavirus

Ni el tratamiento básico. Ni el plasma. Ni la ivermectina. Ni el suero equino. Ni en la Argentina ni en el mundo existe consenso...