Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Sociedad

Una historia que apunta directo al corazón: 6 hermanitos pidieron ser adoptados juntos

Son de Salta. Pero la convocatoria está abierta a todo el país. No tienen preferencia por un tipo de hogar: entienden que hay distintos modos de familias.

Seis hermanos salteños que esperan ser adoptados por una familia pidieron a la Justicia no ser separados.

Un varón de 12 años; una niña de 11; otros dos varones, gemelos de 10; otro de 9 y una nena de 7 años quieren seguir siendo parte de la misma familia, y por eso buscan ser adoptados todos juntos.

Actualmente, residen todos juntos en un dispositivo Pequeño Hogar, a cargo de la Secretaría de Primera Infancia, Niñez y Familia del Poder Ejecutivo salteño. Asisten a una escuela común y comparten las actividades recreativas cotidianas. “Se trata de un grupo de hermanos muy unido“, explicaron desde sede judicial.

El proceso de búsqueda de adoptantes comenzó hace un mes. Hubo un pedido de colaboración a nivel nacional, pero sin resultado: no hay familias inscriptas para una adopción de estas características. Por eso, desde la Justicia salteña se hizo una convocatoria pública.

Matías Palomo es psicólogo del Registro de Adopciones de la provincia de Salta, y en diálogo con Clarín contó que el viernes estuvo con los chicos “porque como estos casos se difunden mucho, es importante que ellos sepan qué esperar cuando hay cuestiones que van a estar vinculadas a su historia”.

Por sus edades, estos seis hermanos deberían estar en distintos hogares del Estado, pero como la Secretaria de la Niñez de Salta tiene estos dispositivos “Pequeño Hogar” para que grupos familiares tengan una convivencia conjunta, se dispuso que vivieran allí.

El Estado intervino en 2018 en la vida de estos chicos por la existencia en su familia de una situación de riesgo que derivó en que los chicos sean institucionalizados. Se intentó que los chicos volvieran con su familia biológica, para reconstituir el vínculo, que era lo que ellos querían.

Se trató de que el grupo familiar pueda contenerlos, pero los intentos no dieron resultado y la Justicia los incluyó en el sistema de protección en 2019, y en noviembre de 2020 salió su declaración de adoptabilidad.

Tras la decisión de la Justicia y al no haberse registrado una apelación de parte de sus progenitores, “la familia que se está buscando es para una adopción plena”, explicó Palomo a este diario.

Los chicos no quieren que se difundan sus nombres ni sus caras. Foto: Shutterstock.

Los chicos no quieren que se difundan sus nombres ni sus caras. Foto: Shutterstock.

Consultado sobre el conocimiento de los menores de su situación, el psicólogo explicó: “Hay un equipo que trabaja con ellos respecto de las situaciones judiciales que fueron atravesando con su familia. No fue factible que se quedaran con su mamá; se buscó a su familia ampliada y eso tampoco funcionó. Por ello la jueza les explicó la decisión tomada, les explicó que no había posibilidades de que ellos volvieran a su familia nuclear ni ampliada, y ellos tomaron lo que les dijo la jueza y el único pedido que hicieron fue tener la posibilidad de mantenerse los seis juntos”.

“Los chicos son muy despiertos y atentos a su situación. Lo primero fue que ellos no querían que salieran sus nombres ni sus caras. El mayor de los hermanos, que tiene 12, es el que toma la palabra inicialmente, es el que tiene una postura de sobreprotección sobre los más chicos”, relató Palomo.

Algo que destacan quienes siguen de cerca este caso es que los chicos plantearon además que “no tienen preferencia por un modo de conformación familiar particular, porque entienden que hay distintos modos de familias”, y son conscientes también de que “circunscribirse a un solo tipo de familia achicaba las posibilidades, pero también saben que “quizás un solo papá o una sola mamá se cansaría mucho con ellos, siendo seis”.

“Son fanáticos de los Legos. Hace muy poquito, una familia que adoptó a una adolescente del hogar les regaló una PlayStation 2, así que están empezando a tener contacto con los juegos y hacen competencias entre ellos”, detalló Palomo sobre la rutina de los chicos.

En los últimos cinco años hubo tres casos similares a este, grupos de cinco o seis hermanos que pedían mantenerse unidos en una adopción. De todas formas —explicó Palomo— Salta tiene un protocolo de vinculación fraterna que prevé que si los chicos son adoptados por distintas familias se mantenga el vínculo y la cercanía entre ellos.

Los chicos saben que si transcurre determinado tiempo es posible que sean destinados a familias diferentes, señaló Palomo.

La ilusión, ante todo

En uno de los muchos encuentros con los hermanos, Palomo les llevó un mapa de la Argentina, con la provincia de Salta pintada y haciéndoles entender que en este proceso puede haber familias interesadas de cualquier punto del país.

“Los chicos planteaban la fantasía de que si fuera una provincia del sur podrían esquiar, si era cerca de la costa podían conocer el mar, imaginaban distintos escenarios. Ellos necesitan poder anticipar lo que va a ir sucediendo para pensarse en distintos escenarios”, contó el profesional.

El mayor de los hermanos les repite a los más chicos que “lo único que importa de la familia es que te quiera y que te cuide”.

Sobre esa ilusión y la posibilidad de que tarde en aparecer la familia adecuada para ellos, Palomo aseguró: “Los desalienta la idea de pensar que nadie se postule a adoptarlos a los seis juntos, es algo que les genera algún tipo de angustia”.

El proceso de adopción

El primer paso, explicaron desde sede judicial a Clarín, es que si alguien está pensando que podría adoptar a los chicos salteños, debe contactarlos. Un contacto inicial no implica obligación legal alguna y suele ser útil para despejar cualquier duda que haya.

“El concepto que queremos transmitir es que si alguien está previendo que puede postularse, mínimamente que se contacte, que no requiere ningún compromiso. Cuando se pide la entrevista de despeje, aun en esa instancia no hay obligación legal, sino es ordenar y filtrar”, amplió Palomo.

Las familias que se postulen a esta convocatoria deberán poseer una estructura material que le permita afrontar este compromiso de manera mínima suficiente, así como permeabilidad al acompañamiento profesional que necesariamente implica el proceso. La Justicia salteña señaló que no responderá consultas contrarias a la solicitud de adopción de todos los niños involucrados.

Se convoca a familias de todo el país que se consideren en condiciones de adoptar a este grupo de hermanitos que no quieren ser separados.

Las personas que se encuentren interesadas en postularse a esta convocatoria pueden contactarse con el Registro de Adopciones de la provincia de Salta al correo electrónico a regadop1@justiciasalta.gov.ar. Para consultas telefónicas, la Secretaría Tutelar atenderá en el 0387-425-8026, de lunes a viernes de 8 a 13.

Aquellas familias que contacten al Registro desde otras Jurisdicciones deberán realizar una entrevista de despeje, a partir de la cual el Registro correspondiente a su provincia efectuará un informe primario de idoneidad para determinar la procedencia y viabilidad de la postulación, conforme el Protocolo de Convocatorias Públicas acordado por la totalidad de provincias y la DNRUA.

Si hubiera más de una familia en condiciones, sería la propia jueza la que, valorando la historia de los chicos, decidiría cuál de ellas se adapta mejor a los intereses de los chicos.

“Los requerimientos no son dificultosos, la dificultad que hay es que las personas inscriptas solo quieren adoptar niños de 0 a 3 años. Si los chicos superan los seis años de edad, si forman parte de un grupo de hermanos o tienen alguna patología, no hay familias dispuestas a adoptarlos”, reveló Palomo sobre la situación actual respecto de los pedidos de adopciones.

El profesional sugiere además que “las personas que piensan en adoptar hagan un profundo análisis de su deseo y si está atado solamente a un bebe o niño de hasta tres años, es un deseo que tiene muchas limitaciones”.

“En la medida en que uno pueda flexibilizar el rango etario o la cantidad de niños que están dispuestos a adoptar, o lo vinculado a discapacidad o patología, amplían las chances de concretar sus deseos de ser padres”, añadió el psicólogo.

Y concluyó: “El instituto de la adopción está para garantizar el derecho de un niño a ser parte de una familia y necesitamos más familias que tengan estas variables de flexibilidad”.

Independientemente de esta convocatoria puntual, hay muchísimos niños en todo el país esperando a ser adoptados.

Noticias relacionadas

Aire Libre Acebal