Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Coronavirus

Una periodista china que mostró el brote de Wuhan está presa, enferma y en huelga de hambre

Zhang Zhan fue condenada a cuatro años por sus videos. Ahora pesa menos de 41 kilos, dice su ex abogado.

Una periodista ciudadana china que fue encarcelada por exponer los fallos de la respuesta inicial del gobierno al brote de coronavirus en Wuhan está gravemente enferma por una huelga de hambre, según los mensajes de su familia compartidos por su antiguo abogado y un amigo.

La periodista, Zhang Zhan, de 37 años, había viajado a Wuhan desde su casa en Shanghai y pasó los primeros días del brote documentando el estricto cierre de la ciudad y el grave impacto que tuvo en los medios de vida y las libertades de los residentes.

Los informes de Zhang pusieron en tela de juicio los esfuerzos del gobierno por presentar su respuesta como competente y solidaria.

Un agente de policía intenta detener a los periodistas mientras Zhang Keke, abogado que representa a Zhang, llega a un tribunal de Shanghai en diciembre. Foto Kyodo News, via Associated Press

Un agente de policía intenta detener a los periodistas mientras Zhang Keke, abogado que representa a Zhang, llega a un tribunal de Shanghai en diciembre. Foto Kyodo News, via Associated Press

El año pasado fue condenada a cuatro años de prisión tras un juicio a puerta cerrada de tres horas de duración por “provocar peleas y problemas“, una acusación imprecisa que suele utilizarse para atacar a los disidentes.

Zhang inició una huelga de hambre tras su detención en mayo del año pasado.

Sus abogados dijeron anteriormente que las autoridades habían utilizado una sonda para alimentarla y le habían inmovilizado las manos.

Su madre, Shao Wenxia, la describió como una “huelga de hambre parcial”, en la que Zhang comía fruta y galletas, pero no carne, arroz o verduras.

La periodista compareció en su juicio en diciembre en silla de ruedas, y uno de sus abogados dijo entonces que ya había perdido mucho peso y que su aspecto había cambiado mucho respecto a unas semanas antes.

Zhang, que mide 1,70 metros y pesaba unos 65 kilos antes de su detención, pesa ahora menos de 45 kilos, según un mensaje que Shao envió a su antiguo abogado, Zhang Keke.

Éste compartió el mensaje con The New York Times.

La madre de Zhang no ha podido verla en persona desde su detención porque las autoridades se han negado a permitirle la visita, dijo Zhang Keke.

Shao dijo en el mensaje que su hija fue hospitalizada el 31 de julio, y que a su familia se le permitió hablar con ella por teléfono el 2 de agosto.

Volvió a la cárcel el 11 de agosto.

“Sigue insistiendo en que no es culpable, y no va a comer regularmente”, escribió Shao. Zhang sufría una úlcera gástrica y estaba tan débil que necesitaba ayuda para levantarse, dijo su madre en otro mensaje a Zhang Keke.

No fue posible contactar con Shao para que hiciera comentarios.

Un funcionario de la Oficina de Administración Penitenciaria de Shanghai, al ser contactado por teléfono el martes, confirmó que Zhang había regresado a la Prisión de Mujeres de Shanghai tras recibir tratamiento médico, pero se negó a responder a más preguntas sobre su estado.

Hasta ahora, Zhang no ha respondido a las peticiones de su familia para que vuelva a comer con normalidad.

“Nuestra primera esperanza es que pueda abandonar su huelga de hambre”, dijo Peng Yonghe, abogado chino y amigo de Zhang.

“En segundo lugar, esperamos que pueda salir lo antes posible”.

Peng advirtió que era poco probable que el estado de Zhang condujera a una liberación anticipada.

Aunque el sistema chino permite la libertad condicional por motivos médicos, las condiciones provocadas por una huelga de hambre no cumplirían los requisitos, dijo.

Los activistas de derechos humanos temen que, si la salud de Zhang no mejora, podría compartir el destino de otros disidentes chinos que han muerto bajo custodia.

“Podría morir realmente en prisión”, dijo Wang Jianhong, que dirige el grupo de derechos con sede en Estados Unidos Humanitarian China.

“No es infundado porque hemos visto muchos ejemplos anteriores”.

Cao Shunli, que había exigido que un informe oficial sobre derechos humanos que China presentó a Naciones Unidas incluyera voces ciudadanas, murió de una infección pulmonar en 2014.

Su familia dijo que se le había negado el tratamiento médico oportuno. Liu Xiaobo, que ganó el Premio Nobel de la Paz estando en prisión, murió de cáncer de hígado mientras estaba bajo vigilancia en un hospital en 2017.

Zhang se había negado a apelar su condena, diciendo a sus abogados que se negaba a reconocer la validez del proceso legal utilizado para encarcelarla.

Fue la primera periodista ciudadana juzgada por desafiar la narrativa oficial de la respuesta de China a la pandemia.

Otros, como Chen Qiushi y Li Zehua, fueron detenidos y, al parecer, liberados posteriormente, aunque Chen parece estar bajo vigilancia.

El paradero de otro, Fang Bin, sigue sin estar claro.

Los medios de comunicación en China están estrictamente controlados por el gobierno, y las plataformas de medios sociales como Weibo censuran los temas sensibles.

Sin embargo, en los primeros días de la pandemia, cuando las autoridades estaban distraídas con el control del brote, algunos periodistas ciudadanos, trabajando de forma independiente, desmenuzaron la narrativa oficial de una respuesta heroica.

Mientras estaba en Wuhan, la ciudad donde surgió el coronavirus, Zhang publicó videos que mostraban cómo el brote había desbordado un hospital y un crematorio.

Mostró cómo el severo cierre de la ciudad había obligado a los negocios a cerrar y había hecho subir los precios de las verduras.

Después de que un funcionario municipal dijera que había que enseñar a los residentes a expresar adecuadamente su gratitud al gobierno, entrevistó a la gente en la calle para saber si se sentían agradecidos.

“Somos adultos”, dijo.

“No necesitamos que nos enseñen”.

En el que resultó ser su último video antes de su detención, criticó lo que consideraba medios excesivamente duros para aplicar el bloqueo en Wuhan.

“La forma que tiene el gobierno de gestionar esta ciudad ha sido simplemente la intimidación y las amenazas“, dijo.

“Esto es realmente la tragedia de este país”.

Noticias relacionadas

Aire Libre Acebal