Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aire Libre Acebal

Economia

Unión Industrial: “Los que no quieran vacunarse no tienen por qué seguir cobrando su salario”

Lo planteó su titular, Daniel Funes de Rioja, tras una reunión de la Junta Directiva de la entidad fabril. Se les negará el regreso a la fábrica a los no vacunados, como parte del protocolo. Y la entidad respaldará a las empresas que dejen de pagar el salario en esos casos.

La Unión Industrial Argentina (UIA) planteó que aquellos trabajadores fabriles que decidan no vacunarse contra el Coronavirus no podrán regresar a su puesto de trabajo como parte de los protocolos sanitarios adoptados por cada empresa. Pero, al mismo tiempo, según la UIA esos trabajadores que nieguen la posibilidad de vacunarse deberán también perder el beneficio que tenían hasta ahora de percibir un salario o asignación no remunerativa.

Así lo aseguró el titular de la entidad, Daniel Funes de Rioja, durante una conferencia de prensa posterior a la reunión de la Junta Directiva de la entidad fabril, en la noche del martes.

“La dispensa de los trabajadores no vacunados fue modificada por normativa nacional y la gente con primera vacuna ya fue convocada“, dijo Funes de Rioja. “Aquellos que no se vacunan o no quieren hacerlo, nadie puede obligarlos a vacunarse. Pero en ese caso, lo que se plantea es que cese la dispensa, para que a su vez cese la asignación no remunerativa correspondiente“, dijo el directivo.

Añadió: “No hablamos de despedir. Hemos adoptado métodos de prevención en los ámbitos fabriles, y respetamos las consignas. Una que hoy es inevitable es que quien quiera reingresar en un lugar de trabajo colectivo como es una fábrica tiene que tomar las medidas del caso como es vacunarse, y si no lo hace no podrá ingresar. Y en ese caso, de hecho, cesa la dispensa”.

Funes añadió que mientras duró la emergencia sanitaria, el personal que estaba exceptuado de asistir a las fábricas por razones de tipo sanitario seguían percibiendo sus haberes o bien asignaciones no remunerativas en el marco del Artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo. “Pero ahora hay vacuna. Y hay una contrapartida que es el cese del pago respectivo”.

-¿Entonces la empresa puede no pagar el salario? -se le preguntó.

Exactamente. En la medida en que un trabajador que quiera volver y decida no vacunarse, es así. Por supuesto tiene las puertas abiertas para vacunarse y dependerá de que estén dadas las condiciones para la vacunación en el lugar donde corresponda.

-¿No habrá a partir de eso una serie de reclamos judiciales?

-Bueno, estamos hablando de la postura de la Unión Industrial con respecto a este tema, no estamos hablando de un caso particular. Hasta ahí llegamos nosotros. Las situaciones concretas en cada empresa habrá que verlas, cada uno sabrá. Pero en la Industria, con una primera dosis de vacunación, ya se da por cumplido el protocolo. Y de hecho, quien no se quiera vacunar no se va a dar ni la primera ni la segunda dosis.

-¿Esa decisión está respaldada por el ministerio de Trabajo?

-Lo que estamos planteando en este momento es la posición de la Junta Directiva de la Unión Industrial. Pero el tema lo hemos conversado con la gente del ministerio y, de hecho, es un tema que está en la ley de Contrato de Trabajo, en lo referido al principio de buena fe.

Funes compartió la conferencia de prensa, que dio por zoom desde la sede de Avenida de Mayo de la UIA junto con el director ejecutivo de la entidad, Diego Coatz. Otro de los temas que “causaron preocupación” en la Junta de la UIA, según Funes, es el proyecto de ampliación de las licencias por paternidad que impulsa el Frente de Todos.

“Hay iniciativas que están en el Congreso y preocupan a la UIA, como las licencias parentales, que pueden generar un incremento de costos del orden del 7% entre las pequeñas y medianas empresas. Entendemos que eso debe ser tratado en el marco de las negociaciones colectivas de trabajo, que son más de 800 convenios en el caso de la UIA”, dijo Funes.

Diego Coatz, director ejecutivo de la Unión Industrial Argentina. Foto Juan Manuel Foglia.

Diego Coatz, director ejecutivo de la Unión Industrial Argentina. Foto Juan Manuel Foglia.

-¿Ese incremento de costos es una estimación o ya fue medido?

-Sí, lo hicimos nosotros en un estudio de costos – terció Coatz.

En cuanto a las inversiones dentro de las fábricas, Coatz señaló que hay una “mejora” de las inversiones de corto plazo, alentadas por la brecha cambiaria. “La inversión de corto plazo crece porque el ciclo se mejora, hay brecha cambiaria, crece maquinaria agrícola en el agro y eso tira para arriba. Lentamente, también, se recupera inversión pública. Pero para las inversiones a largo plazo, lo que se viene dialogando con Poder Ejecutivo es generar mecanismos de amortización acelerada, IVA, para que quien invierte tenga mecanismos de compensación”.

Funes agregó: “Para conseguir inversión de mayor capacidad instalada, para preparar la industria para la economía 4.0, es importante que haya expectativas desde la macro, como es el acuerdo con FMI y Club de París, a efectos de normalización de la Argentina y su contexto. Lo segundo son los incentivos y la orientación de la inversión”.

-¿Qué tipo de incentivos?

-Estímulos a la contratación de personal, por ejemplo a través del programa de reducción de cargas sociales. Las políticas de inversión obviamente la fija el Estado, pero el rol de la iniciativa privada es muy importante, para saber hacia donde se quiere esa inversión sea dirigida.

Noticias relacionadas

Aire Libre Acebal